Hace algún tiempo fuimos de excursión por Viveiro y alrededores y vimos un cartel que indicaba una ruta de senderismo a la Fervenza (cascada) de Augacaída, en el concello coruñés de Mañón. 

En esa ocasión no pudimos visitarla, pero aprovechando que hace unos días nos fuimos a conocer O fuciño do Porco, una preciosa pasarela de madera al borde  del mar, en el concello lugués de O Vicedo, realizamos una pequeña ruta para disfrutar de otra fervenza de Galicia, y ya van unas cuantas las que conocemos: como la fervenza del Toja en Silleda, la fervenza de Brañas en Toques, la fervenza de Belelle en Neda, la fervenza de Ézaro en Dumbría, las fervenzas de Rexidoira en Oza-Cesuras o la fervenza del Río Barosa. Nos quedan por visitar muchas, pero hay una que se nos resistió ya por dos veces, la fervenza de Augacaída de Merce, en la Ribeira Sacra y eso que ya hemos estado varias veces, la última haciendo una preciosa ruta de miradores por la Ribeira Sacra.


Hay varias formas de llegar hasta la fervenza de Augacaída de Mañón, pero aquí os vamos a dar dos opciones, la más fácil y otra más "complicada". 
La forma más fácil de acceder a la Fervenza de Augacaída es desde el Mirador do Couce (43.641334, -7.718130), que te llevará a la parte de alta de la cascada, por lo que las vistas no serán muy buenas, pero descendiendo unas escaleras de madera durante unos 5 minutos llegarás a los pies y verás como cae sobre el río Sor. En este mirador hay una pequeña área recreativa con mesas si te apetece un picnic.

Nosotros escogimos la forma un poco más complicada, que fue realizando una ruta de senderismo desde el Área recreativa de Ponte Segade (43.621737, -7.736906), a unos 10 minutos en coche de la anterior.
La ruta que nosotros hicimos es parte de una más grande, la PR-G 204, de 12 km lineales, denominada Ruta da Ribeira do Bispo - Mirador de Augas Caídas, de unas 4 horas de duración, pero de 24 km y 8 horas para volver al punto de inicio y que nos pareció demasiado.

Partimos de Ponte Segade hasta la fervenza y volvimos a Ponte Segade en un tramo de 9,2 km que nos llevó un par de horas y es que aunque el tramo inicial es sobre un sendero de pescadores, hay algunas zonas un poco más complicadas y no tan limpias que hacen que reduzcas la marcha.

Durante el trayecto pasamos por los refugios de Salustio y de Cubelas, buenos lugares para comer un bocata si no lo has hecho como nosotros en las estupendas mesas de Ponte Segade. Hay que ver lo bien que sabe un bocata al aire libre, verdad?

En los últimos años no ha llovido mucho en Galicia y eso hace que, entre otras cosas, las fervenzas bajen con muy poquito caudal. Una lástima!! Desde Ponte Segade a los pies de la fervenza de Augacaída os llevará una horita o un poco más, pero si deciís subir las empinadas escaleras para alcanzar el Mirador do Couce, contar con unos 20 minutos más entre subir y bajar. Yo decidí no subir hasta el mirador porque nos encontramos con una pareja que nos advirtió que no valía la pena ese pequeño esfuerzo final. Luismi sí que lo hizo y es cierto, no vale la pena subirlas, porque aunque las vistas al bosque son bonitas, ya las aprecias durante el resto de la ruta y de la fervenza no podrás ver absolutamente nada, porque lo más bonito está abajo, a sus pies.





Tras descansar un ratito sobre una roca en la ribera del río, era hora de volver sobre nuestros pasos. Hemos hecho otras rutas de senderismo mucho más bonitas, pero esta también lo es.


Si os apetece comer algo más que bocatas, en Ponte Segade hay un pequeño mesón, que por lo que nos han dicho dan muy buena comida.

Si queréis más ideas para disfrutar de Galicia, no os perdáis "Qué ver y qué hacer en Galicia".
Hacía tiempo que teníamos ganas de descubrir Punta Socastro, más conocida como O Fuciño do Porco (el hocico del cerdo) por tener, supuestamente, esa forma.

O Fuciño do Porco se encuentra en el norte de la provincia de Lugo, en la zona de la Mariña luguesa Occidental y al límite con la provincia de A Coruña. Por este motivo, es un buen destino para completar una visita a los acantilados de Loiba o a los de Vixía de Herbeira, cerca de San Andrés de Teixido y que son los acantilados más altos de la Europa continental.
Es tal la fama que ha alcanzado O Fuciño do Porco en los últimos meses que aparte de encontrarte con un puesto ambulante de hambuguesas y perritos, el concello de O Vicedo ha tenido que habilitar un parking en sus cercanías.



Hasta principios de julio del 2017 era posible acceder casi a los pies del principio de la pasarela de madera que te lleva hasta la Punta Socastro accediendo con el coche por una pista de unos 2 km y aparcando en un pequeño descampado. Ahora mismo, deberás aparcar en el parking, al inicio de esa pista y andar durante unos 20 minutos hasta las escaleras.

El recorrido de las escaleras que llevan a la baliza os llevará unos 10 minutos, por lo que podemos fijar la duracción del recorrido desde y hasta el parking de aproximademente una hora.

 El recorrido no es peligroso, pero si vais con niños no los perdáis mucho de vista porque es una senda que se hizo para el personal de mantenimiento de la baliza de Punta Socastro.

La hora de paseo os parecerá corta teniendo en cuenta el maravilloso paisaje con el que os podéis deleitar: pura naturaleza divida entre estupendos montes y el precioso mar Cantábrico.








Dado que no es un lugar al que sea fácil llegar, os dejamos las coordenadas GPS del aparcamiento de O Fuciño do Porco: 43.706412, -7.617609. Si no tenéis GPS, tan sólo tenéis que ir en dirección a la Playa de Abrela, en donde podéis aparcar y seguir una ruta de senderismo o continuar con el coche siguiendo las indicaciones a O Fuciño do Porco.
Muy cerca de allí, menos de 10 minutos en coche, se encuentra el Área Etnográfica de A Ínsua, una de las visitas que nos quedaron pendientes cuando fuimos de visita a Viveiro y alrededores.

El Área Etnográfica de A Ínsua (43.692321, -7.610842) es una antigua mina que proveía mineral que iba a parar, en su mayoría, a Alemania e Inglaterra para la construcción de cañones. Como podéis ver en el cartel que os puse más arriba, hay una pequeña ruta llamada Ruta da Ínsua que se puede hacer tanto en coche como a pie. Nosotros decidimos parar únicamente en ese área y visitar el antiguo Cargadoiro (cargadero), reconvertido en un mirador sobre la ría.

Los accesos a las galerías mineras están cerrados con vayas, pero sí se pueden ver las entradas en sí mismas.

En O Cargadoiro (el cargadero)  se descargaba el mineral procedente la mina de Silvarrosa a través de un cable aéreo de más de 5 km, un sistema pionero para la Galicia de aquella época.



Si decidís realizar la Ruta da Ínsua, podréis visitar la Cova da Doncela (cueva de la doncella) , en donde la leyenda dice que bajaba la doncella a bañarse y peinarse para atraer a los marineros que acabarían muriendo en la resaca del mar; Punta do Cabalo (punta del caballo) en donde había baterías para proteger la costa y evitar un posible desembarco en la playa de Abrela; As Louseiras (canteras) de donde salieron las losas con las que construyeron la Gruta de Lourdes o la Cova de San Xoán Vello (cueva de San Juan viejo), llamada así porque un 24 de junio apareció un hombre al que relacionaron con San Juan y que creen que hizo posible que no se produjeran más naufragios en la zona.

Si queréis más ideas para disfrutar de Galicia podéis leer nuestro artículo Qué ver y qué hacer en Galicia.

Nosotros terminamos el día visitando la Fervenza de Augacaída de Mañón, con una ruta de un par de horitas.