Habíamos leído que Ica era una ciudad bastante fea y caótica y que no merecía la pena visitarla. Como nosotros queríamos ver el oasis de Hucachina, hicimos caso omiso y llegamos el día anterior por la noche para disponer del día entero en la ciudad.

La noche anterior, al llegar a la estación de buses, nuestro taxista (Marcos) se ofreció a llevarnos al día siguiente de excursión. Nosotros no teníamos previsto nada más que la excursión de la tarde por el desierto, así que le preguntamos el precio y nos quedamos con su teléfono para llamarle después de pensárnoslo.

Al llegar al hotel preguntamos si tenían excursiones parecidas a las que nos había ofrecido el taxi y al ver que era considerablemente más caras, llamamos a Marcos para que nos recogiese al día siguiente.

La excursión nos costó 45 soles por persona y aparte de llevarnos a la típica excursión que se hace en Ica para catar vinos y el famoso pisco que se produce allí, le pedimos que nos llevase al Museo Regional Adolfo Bermúdez Jenkis.



 El museo (en el cual no se permiten tomar fotografías) nos gustó mucho y pudimos aprender bastante sobre las culturas Paracas, Nasca, Wari e Inca. La entrada vale 7.50 soles y 4 para los estudiantes. Si queréis guía (se puede hacer perfectamente sólos ya que hay mucha información en los paneles), os costará 7 soles más por persona. La visita es corta y no os llevará más de 1 hora.
 Aparte de conocer mejor estas culturas, podréis ver de cerca varias momias y los famosos cráneos deformados (sí, los que son alargados).
 De allí nos llevó a dos bodegas de vino y pisco, una en la que se produce con toda la tecnología al alcance (Tacama) y otra en la que se realiza todavía de la manera tradicional (El catador).

A que parece que hay fuego valyrio en su interior? :-D
 En Tacama hay varias visitas, nosotros pillamos la gratuita pero hay otras que no lo son. En la que hicimos nosotros nos explicaron un poco el proceso de elaboración y luego hicimos una cata de varios vinos. Puedes dejar una pequeña propina si lo crees necesario, pero ya ellos se encargan de dejarte en la tienda de regalos para que la visita les resulte un poco rentable.



 Tras comer en un restaurante al que nos llevó nuestro taxi, nos fuimos a El catador. Ojo porque, por lo que parece, si contratas la excursión de día entero, los taxistas se dan por invitados a comer. Nos pasó este día y en el Valle Sagrado. La comida para tres nos costó 87 soles. En El catador nos explicaron muy brevemente el proceso que siguen y luego te ofrecen la cata de 12 productos. Nosotros nos plantamos mucho antes porque teníamos la excursión por el desierto un par de horas después y no era plan de acabar dejando un regalito a modo de vómito en las dunas.
 Y digo lo del vómito porque ya sabíamos que la excursión por el desierto era un poco movidita. Cierto es que yo no quería hacerla, pero al final la hice. Te suben en unos buggies (ellos lo llaman tubulares) y conducen como auténticos psicópatas a través de las dunas. Yo sabía que iban un poco a lo loco y por eso me había tomado varias biodraminas y llevaba puestas las pulseras contra el mareo pero lo que vivimos allí fue una auténtica locura. Pasé miedo y es una experiencia que NO le recomiendo a nadie. Puede que otros conductores no sean tan agresivos como el nuestro, pero si son todos así NO la recomiendo. Durante toda la excursión creí en numerosísimas ocasiones que íbamos a volcar y/o que nos pasaría algo realmente grave.
 Además, al llegar de últimos, nos tocó sentarnos en los asientos de atrás, por lo que el movimiento se nota mucho más. El culo se te levanta del asiento todo el rato y es muy incómodo. A mi me dió un latigazo cervical que me tuvo un par de días bastante jodida y hasta llorando de la desesperación porque no podía hacer ningún movimiento con el cuello. Menos mal que como vino se fue y después de dos días volví a poder girar el cuello.
 Otra parte de la excursión es hacer sandboarding. Te dan unas tablas parecidas a las de snowboarding y bajas las dunas en ellas. Puedes escoger hacerlo sentado, acostado o de pie. Nosotros lo hicimos de las dos primeras. Si nunca has hecho snow, no te preocupes, lo único que tienes que hacer para bajar a poca velocidad es abrir mucho las piernas y clavar la punta del pie en la arena a modo de freno. Eso sí, recordad meter los brazos en la tabla y no bajar la cabeza para no golpearla con la tabla si te encuentras algún bache en tu descensoo.


 Acabamos la excursión viendo atardecer y viendo, de lejos, el oasis de Huacachina. Yo, después de mi experiencia personal, os recomiendo que paséis de los buggies y que os dediquéis a pasear por la laguna. Yo me quedé con ganas de disfrutarla más.
Por cierto, esta excursión la contratamos con los mismos que la excursión a Islas Ballestas, Huacachina Tours. El precio fue de 60 soles los dos y nos recogieron en el hotel y, al finalizar, nos llevaron a la estación de buses para que cogiésemos el que nos llevaría a Arequipa.

En resumen, si no os gusta el vino ni os interesa su proceso de elaboración, Ica es una ciudad que os podéis saltar sin remordimientos en vuestro viaje por tierras peruanas.
Llegamos a Paracas a última hora de la tarde procedentes de Lima y cuando ya empezaba a hacerse de noche, por lo que aparte de cenar (40 soles) y ver atardecer desde nuestro hotel con vistas a la playa no hicimos mucho más.

El día siguiente se preveía movidito ya que teníamos dos excursiones contratadas. La primera de ellas era para disfrutar de Islas Ballestas, las llamadas "Galápagos de los pobres".  La contratamos con Huacachina Tours y nos costó 54 dólares los dos e incluía también el impuesto que hay que pagar por visitarlas, el guía y la recogida en el hotel.
                                     




 La excursión por Islas Ballestas dura un par de horas y se realiza en un barco como el que os pongo en la foto de abajo. Conviene, por tanto, llevar sobrero, protector solar y un chubasquero.
 En el trayecto de ida podremos ver de cerca la gran figura de El Candelabro y digo gran porque tiene una dimensiones de 150x50 m. Hay muchas teorías referentes a sus orígenes, pero ninguna de ellas confirmada. 

 En Islas Ballestas podremos ver varias especies de animales y aunque no está permitido desembarcar en ellas porque se trata de una zona protegida, vuestro capitán intentará acercarse lo máximo posible para que podáis verlos de cerca. Cabe destacar los leones marinos y los pingüinos de Humboldt, pero también numerosas aves como cormoranes, alcatraces y pelícanos.







Tras desembarcar en Paracas y puesto que nos sobraba una hora antes de la segunda excursión, decidimos tomar un segundo desayuno (2 cafés y un panqueque, 29 soles).

A las 11.30 nos recogía Ricardo, nuestro taxista-guía para la Reserva Nacional de Paracas. Lo reservamos con él por recomendación de María y Rubén de Callejeando por el Mundo. Se suponía que la excursión duraría 3 horas pero acabó durando 4 debido a las numerosas explicaciones que Ricardo nos dió. El precio fue de 60 soles por persona, más 10 soles de entrada a la Reserva. Ojo aquí, porque al haber hecho antes la excursión a Islas Ballestas, el impuesto te vale también para Paracas, pero nosotros no lo sabíamos y tuvimos que pagar de nuevo. Acordaros de pedir vuestro justificante para ahorraros 10 soles por persona!

 Nuestra excursión varió un poco de lo que se suele hacer normalmente porque había varias zonas cerradas y hubo que improvisar por el camino pero Paracas nos pareció realmente espectacular. Es una zona desértica con grandes playas como la Playa Roja (de origen volcánico) o la bahía de Lagunillas con el pequeño pueblo pesquero del mismo nombre.


 Si además os gusta la geología, Ricardo es vuestro hombre. Él es un apasionado y aunque a nosotros al principio nos pareció muy interesante lo que nos contaba, llegó un momento que estábamos saturados de tanta piedrita y nos apetecía que no hablase más de paleontología, historia y arqueología, cosa que también hizo.

 Durante vuestro viaje a Perú os encontraréis muchas veces con estos montoncitos de piedras en el camino. Aunque ahora lo hacen los turistas, esta tradición viene de muy lejos, cuando los pueblos caminaban como único medio de transporte e iban colocando las piedras que recogían en distintos puntos de su viaje, una encima de otra, para pedir a la Madre Tierra que los protegiese. Debajo de ellas tienen aparecido pequeños objetos u hojas de coca a modo de ofrendas.

Llegamos de vuelta a Paracas sobre las 16 h y después de comer (58 soles), recogimos nuestras maletas en el hotel y nos dirigimos a la estación de buses de Cruz del Sur, en donde cogeríamos un bus hacia la caótica y fea ciudad de Ica.
Empezamos ya con los relatos de nuestro día a día del Perú en 15 días, tras contaros unos cuantos consejos para viajar por Perú y cómo llegar y cuánto cuesta Machu Picchu.

Habíamos llegado al aeropuerto de Lima un poco antes de las 6 de la mañana, después de 12 horas de vuelo desde Madrid. El vuelo transcurrió sin incidentes y mucho mejor desde que descubrimos que en la parte trasera del avión había durante toda la noche bebida, sandwiches y muffins de chocolate :-D

En el aeropuerto todo fue sobre ruedas y apenas perdimos tiempo en control de pasaportes, en donde te dan la Tarjeta Andina, una especie de visado que tienes que guardar durante todo el viaje, ya que te la requerirán cuando dejes el país y también en muchos hoteles cuando hagas el check in. Como no teníamos nada que declarar, nuestro siguiente paso era coger un taxi hacia nuestro hotel en Miraflores para deshacernos de las pesadas e incómodas maletas.

Habíamos estado leyendo sobre el tema antes de partir y nuestra opción fue Taxi Green. Están justo cuando sales de recoger el equipaje y tienen una tarifa fija de 60 soles.

Dejamos la maleta y desde nuestro hotel, el Ville Inn, nos dirigimos caminando hacia el Parque del Amor, que estaba a unos 20 min andando. Estábamos cansados (habíamos salido de casa a las 12 de la mañana del día anterior y lo único que nos apetecía era una duchita y descansar un poco) y el tiempo no acompañaba. Lloviznaba un poco y la niebla, cómo habíamos oído en numerosas ocasiones hacía casi invisible lo que había a pocos metros de distancia.

 El Parque del Amor fue inaugurado el 14/02/1993 y en el centro se encuentra "El beso", con unas dimensiones de 12x3 m. 
 Creo que no eran ni las 8 de la mañana, así que lo único que nos encontramos por el malecón fue a gente corriendo y haciendo deporte. No sabíamos muy bien que hacer a esas horas, así que nos fuimos a desayunar al Starburcks (38 soles, 2 chocolates y 2 muffins) que está enfrente del centro comercial Larco Mar, en los bajos del hotel Marriot.

Después de eso decidimos acercarnos al Museo Larco, en Pueblo Libre. La manera de llegar sería en taxi. En Perú nos encontréis problemas para pillar taxi. Pasan por la calle continuamente, pitando, para llamar tu atención y ver si estáis interesados en subiros. Cuando os pare uno, tendréis que decirle a dónde queréis ir e inmediatamente preguntar cuánto os cobrará por el trayecto. En Perú, los taxis no disponen de taxímetro, por lo que tendréis que regatear. Y esperemos que lo hagáis mejor que nosotros.

El primer taxi que nos paró nos pedía 50 soles, así que pasamos y decidimos continuar un tramo más a pie. Al final, conseguimos que nos llevasen por 20 soles.

La entrada al Museo Larco cuestra 30 soles, 15 si eres estudiante. Es un museo altamente recomendado en dónde aprenderás infinidad de datos sobre las culturas preincas. La entrada incluye también el acceso a una galería erótica que hará sonrojar a los más puritanos :-P




 El museo es realmente bueno y nos sorprendió muchísimo la cantidad de elementos que tienen guardados en los almacenes porque ya no disponen de sitio para exponerlos todos.
 Una buena opción es comer en el restaurante del Museo, con unos jardines que fueron declarados hace unos años como los mejores de Perú. 

 A la salida del museo, uno de los guardias nos preguntó si necesitábamos un taxi y nos consiguió uno que nos llevó a Miraflores por 23 soles. Le preguntamos si nos podía dejar en una casa de cambio y nos comentó que era mejor cambiar a uno de los cambistas que hay en la calle con un peto azul. Nos dejó en la plaza del Óvalo en donde cambiamos a 1 € = 3.60 soles.

Tras darnos una ducha en el hotel y descansar un rato, cogimos un taxi desde la Avenida Arequipa (en esa avenida podéis encontrar también buses urbanos) a la Plaza San Martín (15 soles) en donde comimos por 49 soles, 2 platos de pollo con patatas y 2 refrescos.

 La Plaza de San Martín es un buen punto de partida para recorrer el centro de Lima. Nosotros hicimos caso de la ruta que venía marcada en la Lonely Planet y creemos que es una buena opción para conocer lo más importante.

En esta plaza también encontraréis el Gran Hotel Bolívar, en donde sirven cócteles de pisco.
  



 Desde allí anduvimos por el Jirón de la Unión, una calle peatonal llena de vida, hasta llegar a la Plaza de Armas.





 La Plaza de Armas me pareció espectacular, repleta de edificios coloniales y en donde se encuentra también la Catedral, el Palacio Arzobispal y el Palacio de Gobierno.

 Dicen que en la Plaza de Armas se fundó la ciudad y en tiempos de virreyes se utilizó como mercado e, incluso, como patíbulo.


 En la catedral de Lima, a la que no entramos por una mala planificación por nuestra parte, se encuentran los restos de Francisco Pizarro, el conquistador.






 En el Palacio de Gobierno se hace un cambio de guardia que nosotros tampoco pudimos ver, aunque hemos visto algún vídeo y creemos que vale la pena, por lo que hemos leído, tiene lugar a las 12 del mediodía y se realiza siguiendo el compás de una banda que toca El cóndor pasa.

 Por la calle Jirón Carabaya llegamos a la Casa de la literatura peruana, lugar de encuentro y difusión de, como su nombre indica, la literatura peruana


Casa de la literatura peruana
Pegado a la Casa de la literatura peruana se encuentra el Parque de la Muralla, a orillas del río Rímac, con restos de las murallas coloniales y, a continuación, la Iglesia de la Soledad y la Basílica de San Francisco.
 Si seguimos por esa calle, Jirón Ancasch y giramos a la derecha en la Avenida Abancay, llegaremos a la Plaza Bolívar, una pequeña plaza colonial, cerca del antiguo Congreso y muy cerca de allí encontraremos el Mercado Central y el Barrio chino, que nosotros no visitamos.

Acabamos el día volviendo a la Plaza de Armas en donde nos sentamos en las escalinatas para disfrutar del ambiente y del partido de la Copa América que estaban viendo los locales a través de pantallas gigantes. Mientra tanto, al otro lado del charco, los europeos vibraban con la Eurocopa ;-). El taxi de vuelta a Miraflores desde la Plaza de Armas nos costó 15 soles, aunque le dimos una pequeña propina al taxista porque durante el trayecto nos fue contando un montón de cosillas interesantes sobre Lima, se extendió sobre todo en el tema de las minas de oro. Nos explicó que las empresas extraen entre 9 y 15 toneladas diarias de oro de una sola mina y que todavía faltan por explotar 32 minas nuevas. También nos dijo que durante el segundo mandato de Alan García, unos militares desvalijaron una antigua ciudad repleta de oro y que cuando se llevaron todo los que pudieron la dinamitaron, antes de que cualquier persona de a pie se enterase de su localización.


 Depende cómo vayáis de tiempo, una opción es visitar el interior del Convento de Santo Domingo. La entrada vale 7.5 soles y 3 soles para los estudiantes. Nosotros contratamos una guía que nos pidió sólo la voluntad y a la que nosotros dimos 10 soles. La verdad, la visita guiada nos resultó un tostón y es que nos explicó con demasiado detalle la vida y obra de todos los santos peruanos y hasta comentó que Luismi tenía una especie de conexión con una de las santas. En fin...
 

 La iglesia de Santo Domingo y su  convento se levantan sobre tierras concedidas al fraile dominico Vicente de Valverde, que fue uno los acompañantes de Pizarro durante la Conquista.

 Santo Domingo  es el lugar escogido para el descanso de tres de los santos más importantes del país, San Juan Macías, santa Rosa de Lima (primera santa de América) y San Martín de Porres (primer santo negro del continente).

 Durante la visita podréis ver tumbas y calaveras de santos, pinturas barrocas, azulejos españoles y varios patios, que fueron lo que más nos gustó a nosotros, junto con la impresionante biblioteca, que nos recordó un poco a la Long Room del Trinity College que habíamos visitado durante nuestra visita a Dublín.


  A la mañana siguiente y antes de dirigirnos a la estación de buses del Cruz del Sur para dirigirnos a Paracas, visitamos el yacimiento arqueológico de Huaca Pucllana, a escasos 5 minutos desde nuestro hotel.

 Dentro de Lima también se puede visitar el yacimiento precolombino de Huaca Huallamarca, en San Isidro.
 La visita a Huaca Pucllana es guiada y la entrada vale 12 soles y 6 soles para los estudiantes. Huaca significa tumba, por lo que ya nos imaginamos que se trata de un centro ceremonial de adobe de la cultura lima y que data del 400 d.c.
 Huaca Pucllana dispone de un restaurante en el que se puede cenar viendo el yacimiento iluminado, era también una de nuestras opciones que al final tampoco llevamos a cabo.
Fue habitada primero por la cultura lima y más tarde por los waris. Se cree que se trataba de un matriarcado puesto que era una mujer la encargada de hacer sacrificios y éstos eran sólo de mujeres, siempre de una edad entre 12 y 25 y que ya hubiesen sido madres. La inmensa pirámide está totalmente recubierta en su interior, por lo que no hay espacio libre dentro. Los "adobitos" se hacían a mano y se colocaban sin masa por el medio y de manera transversal para evitar el derrumbe por los terremotos. Se cree que tardó en construirse unos 300 años.

Cuando se querían hacer ampliaciones en el sector administrativo, se hacían ofrendas consistentes en romper grandes vasijas decoradas. Sin embargo, para las ampliaciones del sector religioso, se hacían sacrificios humanos. Durante nuestro paseo por las instalaciones podremos ver todavía restos de troncos y/o agujeros en donde estaban enterrados, son la prueba de que había muchas superficies que estuvieron a cubierto gracias a los troncos que hacían de columnas y a una recubrición.

Algodón en estado puro


Perro de raza calata o viringa, originario del Perú y que carece de pelo

Tras la interesantísima visita a Huaca Pucllana, recogimos nuestras maletas en el hotel y un taxi nos llevó a la estación de buses (15 soles). Durante el camino a Paracas pudimos ver las afueras de la gran ciudad de Lima. Os dejamos un par de fotos a modo de prueba.

Habíamos oído que Lima era una ciudad fea. A nosotros nos gustó bastante y eso que no pudimos disfrutar de una de sus zonas más bonitas, Miraflores, con esos altos acantilados frente al Pacífico. Si os sobra tiempo, dicen que el barrio de Barranco es muy bonito y que vale la pena perderse en él.