A veces no está mal ir de turista a lugares que ya conoces y que están muy presentes en tu vida, y lo cierto es que cuando vas cámara en mano, ves todo desde otra perspectiva.

Hacía tiempo que tenía ganas de visitar el Parque Escultórico de la Torre de Hércules de esta manera, no sólo dando un paseo viendo los preciosos acantilados, si no parándome y leyendo los carteles, deteniéndome en las esculturas como una turista más.

Caronte, en primer plano con la Torre de Hércules en segundo
Lo normal, si quieres visitar la Torre de Hércules es que vayas a pie desde algún otro punto de la ciudad, en transporte público o que lleves tu propio coche. Si la última opción es la escogida, lo normal es que intentes aparcar lo más cerca, en el parking que hay casi a los pies y donde están las taquillas y el centro de visitantes (43.383946, -8.402172), pero nosotros te recomendamos que aparques en el barrio de Adormideras, muy cerca del Hotel Eurostars Ciudad de A Coruña (3.383806, -8.394799), donde comienza el Paseo de los Menhires, una de las obras más conocidas del Parque Escultórico de la Torre de Hércules. Desde donde dejéis el coches haréis unos 5 km circulares para apreciar todo el parque y, si queréis, subir a la Torre de Hércules, que es Patrimonio de la Humanidad desde 2009 y es el faro romano más antiguo del mundo que sigue todavía en funcionamiento a día de hoy.


Desde Adormideras lo primero que veremos será el Monumento a los fusilados de Isaac Díaz Pardo, toda una institución en Galicia.  Se encuentra en la zona situada como Campo da Rata y como bien dice su nombre se erigió en honor a los fusilados durante la Guerra Civil. Hay un poema de Lorca y un listado con los nombres de los que fallecieron en este lugar.

Cerca de allí se encuentra el Cementerio Moro. Durante la Guerra Civil hubo musulmanes que también lucharon y fueron enterrados en este lugar, antes de ser trasladados al Cementerio de San Amaro. En el 2006 fue rehabilitado y transformado en la Casa das Palabras. En este punto hay que darle un tirón de orejas al ayuntamiento porque un lugar que podía dar mucho de sí está cerrado y con la maleza campando a sus anchas.


Y el último monumento que forma este triángulo de entrada son Los Menhires, también denominada Familia de Menhires porque hay dos más grandes que podrían ser los progenitores y sus retoños.  En total, hay 12 menhires.



El paseo, como veis en la foto inferior, es espectacular, sobre todo con buen día, ya que discurre en su totalidad por los acantilados que rodean el parque escultórico. A lo largo del camino hay varios bancos y hasta mesas. El sendero puede realizarse también en bici, el ayuntamiento tiene un sistema de alquiler en varios puntos de la ciudad.
Otra de mis escultura favoritas es ésta, La nave de piedra, en la que vemos a Hércules a bordo de la nave de los argonautas, ya que acompañó a Jason en un tramo de su periplo.



Otra de mis favoritas es La Caracola, en Punta Herminia, pero que desde enero de este año y, debido a uno de los numerosos temporales que azotan el litoral, fue dañada. Se trataba de una inmensa caracola realizada en acero que se movía con el viento.

Y, poro a poco, vamos llegando a la protagonista de este recorrido (no os hemos hablado de todas las esculturas, sólo de las más importantes o las que más nos gustan a nosotros). A los pies de la Torre de Hércules y antes de comenzar la rampa de subida, nos encontramos a Breogán. Sabéis que dicen que Galicia es el hogar de Breogán? Pues no podía faltar una escultura suya.  Breogán era un mítico guerrero celta que dicen que fundó A Coruña y es también unos de los héroes de Irlanda. Por cierto, dicen que desde lo alto de la Torre se pueden divisar las costas irlandesas. Poned a prueba vuestra agudeza visual!!


Y, por supuesto, no podía faltar la magnífica Rosa de los Vientos. Un gran mosaico circular que representa los iconos relacionados con el celtismo, en concreto a los 7 pueblos celtas. Hay un símbolo para representar a cada uno de ellos.
Al lado de la taquilla y del centro de visitantes, nos encontramos con Caronte (la foto que inicia este artículo). Dicen que Hércules fue hasta el Hades (el mundo de los muertos) y allí se encontró con el barquero que cruza de un lado a otro, Caronte.
En la foto posterior, se puede apreciar la Torre de Hércules con el pasar de los siglos, ya que no siempre tuvo el aspecto que tiene en la actualidad. Fue construida en el s. I por los romanos y era más baja y más ancha que la actual, con una rampa exterior por la que subían el combustible necesario para su funcionamiento. La reforma más importante tuvo lugar en el s. XVIII, recubriendo la fachada original por la actual y, dejando como recuerdo de la rampa inicial, una faja que asciende por todas sus fachadas.

Nos os perdáis, en el exterior de la torre, protegida por una caseta del s. XIX la inscripción en latín con el nombre del arquitecto de la Torre de Hércules, Caio Sevio Lupo.

Os habéis preguntado alguna vez que se ve desde lo más alto de la Torre de Hércules? Quizás con este vídeo os hagáis una ligera idea 😉

Si os preguntáis también si la subida es complicada, no, no lo es. De hecho, tienes 30 minutos para realizar la visita, lo que incluye la subida, la bajada y el tiempo que te detengas en leer los paneles, admirar las vistas o descansar. Así que seguro que todos podéis subir. Las escaleras van por tramos y son muy llevaderos. En cada tramo podéis descansar. Y únicamente los últimos escalones son por escalera de caracol.
La mayoría de la escaleras son así. Cómodas, no?

Me encantan los letreros que tienen para los baños, con el diseño original de la Torre de Hécules, unos cuantos siglos antes de que adquiriese la forma con la que la conocemos hoy en día
Y, para terminar, un poquito de leyenda: había un gigante llamado Gerión que amenazaba a la población y al que Hércules se enfrentó. Tras la derrota de Gerión, Hércules cortó su cabeza y la enterró, mandando construir sobre ella una Torre.
Os hemos contado nuestro itinerario y presupuesto por Escocia en 10 días, los 2 días en Edimburgo, el día que pasamos en Glasgow y, para los fans de Outlander, la ruta que hicimos por 12 de sus localizaciones. Hoy le toca el turno a las excursiones que podemos hacer desde las dos ciudades más importantes de Escocia, que son muchas y muy variadas, pero sólo os mostraremos las que pudimos realizar nosotros. Empezamos!!


1.- LINLITHGOW
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 50 min/ 45min

Nuestra primera parada en Escocia después de aterrizar fue Linlithgow, por una razón bastante práctica. En este precioso pueblo teníamos el cajero más cercano de nuestro banco, desde el que pudimos sacar libras sin comisión alguna.

Nos quedamos con ganas de entrar en el palacio, pero pudimos atisbar un poquito su interior desde la entrada y los exteriores creo que pueden ser incluso más bonitos, con un amplio parque rodeado por un lago y viendo a los locales disfrutar del aire libre.

No os perdáis la parte del río, en donde podéis observar un montón de casas-barco. Eso sí, como siempre, sed respetuosos y no olvidéis que es el hogar de una persona que tiene derecho a su intimidad.


La Plaza del Mercado está coronada, como en casi todas las ciudades y pueblos de Escocia con la Mercat Cross (la cruz del mercado), aunque ésta es una réplica de la original, que se encuentra en High Street, una calle con varias edificaciones del los siglos XVI y XVII. La West Port House, de 1600, indica el lugar donde estaba la puerta oeste de la antigua muralla. Cerquita de Linlithgow se encuentra Bo´ness con un museo ferroviario que nosotros nos pudimos visitar por falta de tiempo.

2.- THE KELPIES
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 1 h/ 40 min

Los Kelpies se han convertido en el poco tiempo que llevan construidos en toda una atracción. No en vano son visibles desde la autopista debido a sus 30 metros de altura. Espectacular es también su peso, 300 toneladas!! 

Estos gigantes de metal son obra del escultor Andy Scott (veréis alguna obra más de él esparcida por Escocia adelante) que trabajó en ellos durante 8 años.

Los Kelpies son caballos escoceses que durante siglos trabajaron duramente en el campo, aunque también hay un ser mitológico que se convertía en caballo para llamar la atención de sus víctimas y arrastrarlos hacia pantanos u lagos para acabar con su vida.

Se encuentran situados en un gran parque llamado The Helix, con multitud de rutas de senderismo y canales. Hay un parking privado en el recinto, pero si no os importa andar unos metros, es posible aparcar gratis en otros lugares del gran parque. Por cierto, es posible entrar en ellos con una visita guiada y por la noche su interior es iluminado dejando una bonita estampa.

3.- STIRLING
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 1 h 20 min/ 40 min

Seguramente le dedicaremos un post especial a esta ciudad, sobre todo por su espectacular castillo. Creo que ya os dijimos que el castillo de Edimburgo fue una pequeña decepción. Podéis estar seguros que en el de Stirling no tendréis esa sensación. Eso sí, reservad más de 3 h para su visita.



A los pies del castillo se encuentra el Old Town, con sus calles en pendiente atravesadas por estrechos callejones. Desde el castillo parte un sendero denominado Black Walk que os llevará por algunos de los lugares más representativos de Stirling.

No podéis perderos Argyll´s Lodging, una mansión de 1632 o Mar´s Wark, otra mansión que quedó a medio construir por la muerte de su propietario. Su construcción comenzó en 1570.

Junto a la Church of the Holy Rude se encuentra el Cowane´s Hospital y su "bonito" cementerio. Se puede visitar gratuitamente la Old Town Jail, la prisión construida en 1847 y muy cerca la Mercat Cross, rematada con unos de los símbolos escoceses, el unicornio, y que señalaba el núcleo del antiguo mercado y el lugar de las ejecuciones públicas.


La entrada al castillo ya nos puede dar una ligera idea de lo impresionante que es. Se sitúa en lo alto de una colina y aunque sus inicios datan del s. XI, lo que se ve actualmente es de los s. XV y XVI







Por último, no nos podemos ir desde Stirling sin ver el Monumento a William Wallace, la entrada es de pago y nosotros no accedimos, pero su exterior es grandioso y desde allí se puede ver todo Stirling.
Qué no sabéis quién es William Wallace? Os suena Mel Gibson diciendo "podrán quitarnos la vida, pero no podrán quitarnos la libertad?". Pues ese mismo.


4.- DOUNE CASTLE
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 1 h 20 min/ 45 min

Vale, lo reconozco, fuimos a Doune Castle porque es el Castillo de Leoch en Outlander e Invernalia en el primer capítulo de Juego de Tronos. Además, con audioguía es el mismísimo Sam Heughan quien te guía. No es un plus a tener en cuenta? 😉

Esta fortaleza fue erigida a finales del s. XV. Doune alcanzó su fama durante los s. XVII y XVIII por la fabricación de pistolas, cuyos clientes fueron mayoritariamente los highlanders.


5.- BLACKNESS CASTLE
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 45 min/ 50 min



Blackness fue uno de los puertos más importantes de Escocia y su castillo fue construido en el s. XV, en el estuario del río Forth. Dicen que si lo miras desde el Este tiene forma de galeón. Durante el s. XVI fue una prisión y si visitáis su interior, podéis ver que no todos los prisioneros eran tratados igualmente. Ya se sabe, sea cual sea el siglo, el dinero siempre es importante para obtener mejores condiciones de vida.


6.- FORTH BRIDGE
Distancia desde Edimburgo/Glasgow (a North Queensferry): 40 min/ 55 min

Este puente nos enamoró. Sacamos decenas de fotos y lo intentamos ver desde todas las posiciones posibles. Es visible también desde el Blackness Castle, pero para verlo desde cerca, podéis hacerlo desde los dos pueblos que están en sus orillas: South Queensferry y North Queenferry, nosotros escogimos este último.
Esta gigantesca estructura de acero fue declarada Patrimonio de la Humanidad el 05/07/2015. Es posible que veáis también denominarlo Forth Rail Bridge para distinguirlo de otros puentes que cruzan el río Forth desde y hacia Edimburgo. Mide 2,5 km de longitud y en el punto álgido de su construcción había más de 4600 obreros allí. Fue inaugurado en 1890. Como os podéis imaginar, no todos los obreros que participaron en su construcción acabaron con vida. A los pies del puente hay una placa con los nombres de los fallecidos; allí mismo hay un pequeño parking de pago, pero nosotros no tuvimos problemas para aparcar justo enfrente del Albert Hotel. Consiguiréis una preciosa foto con este edificio en primer plano y el puente a lo lejos. Hacedme caso!!

Además, también se puede visitar gratuitamente el diminuto faro que hay en sus cercanías.

7.- CULROSS
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 55 min / 40 min

Dicen de Culross que es uno de los pueblos más bellos de Escocia y tras un gran trabajo de restauración, en 1931, ha logrado preservar las características de las viviendas tradicionales. Según cuenta la leyenda, es el lugar de nacimiento de San Mungo.

Mi punto favorito de este pequeño pueblo fue las ruinas de la pequeña iglesia West Kirk (veréis la palabra kirk para referirse a iglesias), a las afueras de Culross.

Otros de los imprescindibles son el Culross Palace, construido entre los s. XVI y XVII y la Culross Abbey, restos de una abadía cisterciense del s. XII. 









8.- FALKLAND
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 1 h/ 1 h 10 min

Os recomendamos un paseo por el pueblo porque es precioso, pero lo que nos podemos recomendar es el Falkland Palace, ya que nos pareció un timo. Carísimo en relación a lo que ofrece al visitante.

Este pueblo es conocido también por ser el lugar escogido para recrear el Inverness de los años 40 en Outlander. Vale la pena perderse por sus callejones para encontrar rincones como el que os enseñamos en la foto inferior.

Por cierto, dentro del Falkland Palace podéis ver la primera pista del tenis de Gran Bretaña, construida en 1539 por Jacobo V.


9.- SAINT ANDREWS
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 1 h 30 min / 1 h 40 min

Saint Andrews es la sede la primera universidad del país y si Falkland está relacionada con el tenis, Saint Andrews lo está con el golf. El primer testimonio escrito de este deporte data de 1553. Si la visitáis en agosto, os encontraréis con el Lammas Fair, el mercado medieval más antiguo de Escocia.




Si por algo es famoso Saint Andrews es por su catedral y en menor medida por el castillo. Nosotros visitamos ambos porque estaban incluidos en la Explorer Pass, pero el castillo no nos gustó nada. Aunque la entrada a las ruinas de la catedral es de pago, lo que vimos es que el acceso es gratuito y únicamente pagas por subir a la torre  y visitar un pequeño museo que carece de interés.
La catedral de Saint Andrews fue la más grande del país, su construcción duró entre 1160 y 1318, año en el que fue consagrada. En 1559 fue saqueada brutalmente y el edificio quedó en ruinas. Además, hasta comienzos del s. XIX fue utilizada como cantera.
Vale la pena pagar para subir a la torre y subir varias decenas de escalones por unas estrecha escalera de caracol? Juzgad vosotros mismos!!

10.- GLENCOE
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 3 h / 2 h 30

Vale, sin ningún lugar a dudas, Glencoe y Skye serán los lugares en los que me pierda en mi próximo viaje a Escocia. No hay palabras para describir tanta belleza. Nosotros, por falta de tiempo, nos dedicamos a circular por la carretera A-82 desde Fort William a Glasgow y sí, es una carretera que te ofrece unos preciosos paisajes, pero no veo el momento de poder escaparme varios días por esta bella zona.


Glen Coe es un valle glaciar (glen significa valle) que esconde preciosos lugares montañosos. Puede que la foto más típica sea la que está justo arriba de este texto pero desde una posición mucho más cercana. Esa casita blanca, en el medio de la nada y con ese fondo es...😍😍
Otros puntos de interés en Glencoe: el pueblo de Ballachulish, el centro de visitantes, el Paso del Hidden Valley con el pico Three Sisters (sólo accesible a pie y donde el clan de los McDonalds escondían el ganado que robaban en las Tierras Bajas), Bauchaille Étive Mór, Glen Etive y Rannoch Moor con sus numerosos lagos.


11.- LOCH LOMOND AND THE TROSSACHS NATIONAL PARK
Distancia desde Edimburgo/Glasgow: 2 h 10 min/ 1 h

Si el Lago Ness no nos gustó demasiado, el Loch Lomond (loch significa lago) fue un buen descubrimiento. Situado en un parque nacional, está bastante menos masificado que el Ness. Es posible hacer un viaje en ferry por él, pero nosotros nos dedicamos a buscar una esquinita solitaria y tomarnos un momento de tranquilidad observando sus tranquilas aguas.



12.- REST AND BE THANKFUL
Distancia desde Edimburgo / Glasgow: 2 h 29 min/ 1 h 20 min

Creo que este punto no es muy conocido. De hecho, no encontramos casi información sobre él, pero desde que lo descubriera unas semanas antes de ir a Escocia en Instagram, supe que quería ir. Es fácil de visitar si vienes por la A-82, tienes que tomar un desvío en la población de Tarbet, donde se cruzan la A-82 y la A-83 y tras pasar el bonito Loch Long, a unos 15 minutos encontrarás el mirador Rest and be Thankful.

En este punto exacto se dividen Glen Kinglas y Glen Croe. Hay una antigua carretera militar que fue construida después del sometimiento de Escocia tras la fallida y última rebelión Jacobita. Todavía permanece una piedra que conmemora la finalización de esta carretera en 1750. Ya os decimos que las fotos no le hacen justicia al lugar ni por asomo.

Y ya desde el avión, disfrutamos de la última vista al Forth Bridge. Otro puente rojo que quedará en nuestros recuerdos tras el de Lisboa y San Francisco 😊