Este mes de marzo es especial para nosotros, ya que cumpliremos #10añosdeambulandojuntos y hacía algunos meses ya que le estábamos dando vueltas a una posible escapada. Tras mirar varias alternativas, optamos por Grecia en una semana, pero los tiros iban, al principio, por una escapada de menos días y más cercana.

Malta era uno de esos destinos, lástima que cuando vayamos no podamos disfrutar de la estampa mítica de la Ventana Azul.

Los otros destinos que barajábamos iban encaminados a aprovechar los vuelos directos desde Santiago. Y es que a dónde se puede viajar desde Santiago en vuelo directo? Pues entre otros destinos, a Bérgamo (en donde habríamos aprovechado para conocer Turín y las Cinque Terre) y a algunas de las Islas Canarias. Nos quedamos con las ganas de ver el Teide, en Tenerife, las Dunas de Maspalomas, en Gran Canaria, o el Timanfaya, en Lanzarote. Lo bueno, que ya tenemos las rutas para estos lugares para cuando surja la oportunidad de visitarlos.

Poco a poco os iremos hablando de estas rutas que ya teníamos preparadas, pero hoy le toca el turno a Inglaterra en 4 días.

Qué ver en Inglaterra en 4 días??

Aquí nos costó un poquito más ponernos de acuerdo y cerrar un planning, ya que le tenemos muchas ganas al Distrito de los Lagos y a otras muchas zonas pero, finalmente, habíamos llegado a un consenso para conocer Stonehenge y la Campiña Inglesa.

Y qué pasa con Londres, os preguntaréis. Pues aunque también habíamos pensado en la posibilidad de pasar varios días en Londres y visitar algunos de los puntos menos turísticos, pero no por ello menos interesantes, creimos que era mejor conocer una zona nueva y dejar la segunda visita a la capital para más adelante.

Este habría sido el planning para estos 4 días: 


Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 1

Desde el aeropuerto de Stansted, al que habríamos llegado a media mañana, nos habríamos dirigido hacia la ciudad universitaria de Cambridge, a unos 40 minutos y pasaríamos la tarde paseando por esa encantadora ciudad.

Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 2

Por la mañana habríamos empezado con nuestra ruta por la Campiña Inglesa, también conocida como los Cotswolds, visitando los siguientes pueblos: Stratford-upon-Avon, Bourton-on-the-water, Bilbury, Castle Combe y Lacock.

Para dormir, teníamos dos opciones en mente, bien Salisbury, bien la ciudad balneario de Bath.


Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 3

Dependiendo de la decisión tomada el día anterior, habríamos optado por visitar Stonehenge y Salisbury o Stonehenge y Bath.


Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 4
Este día teníamos previsto hacer, en coche, la Ruta por la costa jurásica, visitando Durdle Door, Stair Hole y Old Harry Rocks.

A estas alturas, de haber visitado, ya con anterioridad, Bath, nos habríamos dirigido a Southampton, en donde haríamos noche para, al día siguiente, dirigirnos al aeropuerto, al que hay una distancia aproximada de 2 horas.

NOTA: las fotos que ilustran este post fueron descargadas de Pixabay, si hacéis click en "propiedades", encontraréis información sobre su autor.
Estados Unidos es un país lleno de contrastes, nos encantan sus ciudades y no menos sus espectaculares viajes. Mientras que llevamos ya unos meses dándole vueltas a nuestra tercera vez por el país, nos tendremos que conformar con recordar nuestros 15 días por la Costa Este o nuestros 14 días por la Costa Oeste.

Hoy os queremos contar qué ver en Nueva York en 5 días. Nosotros pasamos 6 noches en la ciudad y tuvimos la suerte que el primer día, nada más llegar al hotel, pudimos subir a lo alto del Empire Estate, por lo que nuestra primera actividad en la ciudad de los rascacielos fue subir a uno de los más famosos. 

QUÉ VER EN NUEVA YORK EN 5 DÍAS?

Sin duda, una de las visitas imprescindibles es la subida al Empire State. Nosotros teníamos el hotel a unos 5 minutos andando, por lo que al llegar por la tarde al hotel, dejamos las maletas y nos pusimos en marcha con la intención de ver atardecer desde lo más alto de tan emblemático edificio. De no poder hacerlo tal y como nosotros hicimos, intentad acercaros cualquier atardecer después de haber pateado la ciudad durante todo el día, no hay nada más gratificante.



Una buena idea para el primer día en la ciudad es dedicárselo a la excursión de contrastes, ya que te permite hacerte una muy buena idea de lo grande y variada que es Nueva York. La empresa con la que la contratamos no disponía de excursión este día, por lo que se lo dedicamos al Dowtown y al Lower Manhattan.

Aunque Nueva York es inmensa, yo trataría de caminar lo más posible en detrimento del metro y otros medios de transporte públicos. Únicamente así podrás disfrutar de la ciudad.



Nuestra primera parada fue la Washington Square con su famoso arco y nacimiento de la 5ª Avenida y desde allí no perdimos por el Greenwich Village en busca de la casa de Rachel y Monica. Tras saciar nuestro espíritu friki nos dirigimos hacia los jardines de Battery Park.

Muy cerca de allí están los embarcaderos hacia la Estatua de la Libertad, nosotros en vez de contratar la típica excursión, ya que además no podíamos subir a Miss Liberty por estar cerrada tras el huracán Sandy, cogimos el ferry gratuito que une Manhattan con Staten Island.





Tras volver de Staten Island y de una dura negociación con el comercial de las compañías de helicóptero, decidimos darnos un caprichito y sobrevolar la ciudad. Una experiencia increíble!!

Estábamos aprovechando muy bien el día y todavía nos dió tiempo de acercarnos a Wall Street, ver su famoso toro rodeado de japoneses sacándose fotos  y acabar viendo atardecer desde Brooklyn, después de haber cruzado a pie su famoso puente.

En esta zona podéis visitar el National September 11 Memorial and Museum.


En el segundo día en Nueva York, hicimos la excursión de Contrastes y ya que teminó al mediodía en Little Italy, aprovechamos las últimas horas del día para ver este barrio y Chinatown.

Esta excursión vale muchísimo la pena porque de otra manera no llegarías a disfrutar de algunos de los rincones de la ciudad. Comienzan a primera hora desde Times Square y a pesar de ser muy temprano, te darás cuenta de que, efectivamente, es la ciudad que nunca duerme.




La primera parada es en el Bronx, allí te enseñarán el estadio de los Yankees y alguna comisaría de policía. Luego nos dirigimos a Queens y paramos en Flushing Meadows-Corona Park y en su Museo de Arte, cuya visita vale ya la pena sólo por ver la inmensa maqueta que tienen de Nueva York.

La última visita de la excursión de contrastes de Nueva York es en el barrio de Brooklyn para conocer un poquito mejor a los judíos ortodoxos que ocupan una buen parte del barrio. De camino a nuestro hotel, una breve parada para conocer otro edificio conocidísimo de Nueva York, el Flatiron.

Y cómo podíamos despedir otro día más en Nueva York tras ver atardecer desde el Empire State y desde Brooklyn? Pues viendo atardecer desde otro mítico rascacielos, el Top of the Rock.


Este día se los dedicamos al Midtown Manhattan.  La primera visita del día fue a la New York a Public Library y la segunda al mítico Chrysler, aunque no es un edificio abierto al turismo, sí que se puede entar en el vestíbulo.

Otra visita obligada en el Midtown es la Gran Estación Central. Es imposible decir en cuántas películas y series ha salido esta estación y me encanta!!!



Desde allí al edificio de Naciones Unidas y la catedral de San Patricio. Muy cerca de allí, está el teleférico de la Isla Roosvelt, que también os recomendamos.

A la vuelta nos dirigimos hacia el Rockefeller Center y pasamos el rato entrando en varias tiendas frikis, para terminar el día cenando en un clásico de Nueva York, el Ellen´s Stardust Diner.


Este día lo dedicamos a recorrer el Central Park y visitar algún museo. Si queréis visitar más de un museo en Nueva York os harán falta muchísimos más días. Nuestro tiempo era poco en la ciudad para pasarlo en museos y preferimos darle prioridad al callejeo puro y duro.

El día empezó en los Apartamentos Dakota, lugar en donde asesinaron a John Lennon. A su altura y dentro del parque nos encontramos con el Strawberry Fields, un pequeño homenaje al músico de The Beatles.

Los museos que están en esta zona son el de Historia Natural, el Metropolitan y el Guggenheim


Este día lo teníamos pensando para ir por la mañana a Harlem, a una misa Gospel, pero cambiamos de opinión y decidimos dedicarle la mañana al Intrepid Sea, Air and Space Museum.



 Después de esta visita nos dedicamos a deambular por Nueva York para terminar el el Higline Park. Y de esta manera terminaba nuestros 5 días y medio por Nueva York. A la mañana siguiente, nada más despertarnos nos dirigiríamos a por nuestro coche de alquiler para comenzar nuestro roadtrip por la Costa Este de Estados Unidos, visitando Boston, Washington, Philadelphia y el condado de Lancaster e incluso poniendo un pie en Canadá para disfrutar de las cataratas del Niagara.




Y si estáis pensando en visitar otra país de América, qué os parece un Perú en 15 días? ;-)

Hace algunas semanas publicábamos la primera parte de "Las ciudades más bonitas de España". Sabíamos que iba a ser imposible enumerarlas todas en un sólo artículo, por lo que les pedimos, de nuevo, a algunos de nuestros amigos bloggers que nos hablaran de ese rinconcito especial que tanto les gusta y, de ahí, salió la segunda parte de las ciudades más bonitas de España.


1) Madrid por Trucos Viajeros

De entre todas las ciudades de España, si tengo que escoger una, mi corazón se va siempre a Madrid. No es que sea estrictamente “bonita”, aunque tiene su punto, sino que siempre es una ciudad “interesante” y a mí siempre me ha atraído más la gente interesante :)

Dicen los chicos de LonelyPlanet que no existe otra ciudad en el mundo más viva que Madrid. Coincido. La ciudad crece y evoluciona con el paso del tiempo y hace que la vuelva a visitar con ilusión cada vez. Y precisamente ahí radica su atractivo.

Además, ofrece opciones infinitas, amoldándose a cada tipo de viajero: Pasear por Austrias rememorando a Lope y Cervantes (¿Sabías que puedes visitar la Imprenta de donde salió el Quijote?), tomarse unas cañas post-Rastro en la Latina (el Rastro es toda una experiencia en sí), irse de #ponzaning y descubrir prácticamente un restaurante nuevo cada mes (o probar cocina de casi cualquier parte del mundo)…  son solo algunos ejemplos ¿Cómo no incluirla en la lista?

2) Ronda por La próxima parada

"Ciudad señorial como pocas, Ronda es un bello municipio de la provincia de Málaga y capital de la comarca de la serranía homónima. Conocida en todo el mundo gracias a su famoso Tajo que divide el municipio separando la parte nueva y la parte histórica.

Uno de esos enclaves por los que pasaron íberos, visigodos, romanos y musulmanes entre otras civilizaciones. Todos ellos dejaron su huella en una ciudad abierta al turismo y totalmente cosmopolita.

Su clima mediterráneo destaca por veranos cálidos e inviernos con temperaturas sensiblemente más bajas que el litoral costero. Eso se debe a su maravilloso entorno formando parte del Parque Natural de la Sierra de las Nieves y del Parque Natural Sierra de Grazalema. Ambos de gran riqueza natural y con especies vegetales casi únicas como el pinsapo o el quejigo de montaña. Naturaleza, cultura y buena gastronomía nos esperan en esta ciudad andaluza de obligada visita."

3) Burgos por Palabras de viaje

Si a un español le preguntas si conoce Burgos, seguramente en su descripción de la ciudad, mencione tres conceptos: la catedral, el frío y la morcilla. Este resumen no irá desencaminado. La catedral es el principal atractivo turístico de la ciudad;  a excepción de un par de meses al año, esta región no disfruta de temperaturas cálidas y durante el invierno, los termómetros se encuentran en cifras negativas; y la morcilla es la reina de aperitivos, tapas y platos principales de la mayoría de los restaurantes.

No obstante, ¿qué más esconde Burgos? Principalmente, un gran vínculo con el pasado. En primer lugar, con la historia y la leyenda del Cid: estatuas en la ciudad, las tumbas de Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa, Doña Jimena, en la catedral y el cercano monasterio de San Pedro de Cardeña, donde fueron enterrados inicialmente. Pero también con unas raíces de nuestra historia aún más anteriores, de miles de años de antigüedad, gracias a los hallazgos realizados en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, donde cada verano se sigue trabajando, de antecesores como el homo heidelbergensis o el homo antecessor, cuyos restos solo han sido encontrados aquí.

4) Gijón por 2 mochilas y ganas

Gijón está bañada por el mar Cantábrico, y situada en el centro de Asturias.

Para mi lo más bonito que tiene Gijón es ir caminando por el puerto deportivo hasta Cimadevilla, que es la parte más antigua de la ciudad, y allí recorrer sus antiguas y empedradas calles un domingo a la hora del vermut para tomar unos culinos de sidra con unos tortos con picadillo, que delicia.

Desde allí llegarás a la antigua muralla y el cerro de Santa Catalina.

Otro lugar perfecto es la Iglesia de San Lorenzo situada a la orilla del mar y desde donde descubrir su playa, que en Verano está bien concurrida, y en  invierno algún que otro surfista se deja ver por allí.

Tras recorrer su paseo marítimo llegarás al parque Isabel la Católica donde podrás llegar a ver ocas, cisnes o incluso pavos reales.

Y ahí se encuentra algo muy querido para los Sportinguistas, El Molinón, si te pasas algún día de partido habrá bastante afición.

Pero sin duda una de las mejores cosas que tiene Gijón es poder admirarlo desde las alturas, para ello tendrás que llegar hasta la Universidad Laboral, en Cabueñes y subir a su torre.

5) Sevilla por Somos 2 de viaje

No sé si será porque somos del Norte, porque se nota la diferencia con el Sur, porque allí viven unos de nuestros mejores amigos… No sé exactamente el porqué,  pero eso de que “Sevilla tiene un color especial” (¿recordáis la canción?) es totalmente cierto. 

Cada vez que tenemos la posibilidad de hacer una visita a la capital hispalense, es una gozada y un privilegio.


Pasear por el Barrio de Santa Cruz sin rumbo y darte de bruces con pequeñas plazas llenas de naranjos; llegar a la Catedral y estar a los pies de la maravillosa Giralda; cruzar el Puente de Triana y  bordear el río por la calle Betis; alejarte un poco del mundo en el Parque Mª Luisa y visitar la grandiosa Plaza de España; y, cómo no, tomarte unas tapitas con una cerveza bien fresquita en uno de los cientos de bares donde los camareros tienen un arte “que quita el sentío”…

Por todo esto y mucho más, Sevilla es para nosotros una de las ciudades más bonitas de España. 

6) Málaga por Dinkyviajeros

Hasta hace no mucho, Málaga era sinónimo de sol y playa. Y sí, en Málaga hay sol y playa todo el año. Sin embargo, cualquiera que haya visitado la ciudad en los últimos tiempos sabe que Málaga es bonita por mucho más…

Málaga es cultura. No en vano, con más de 30 museos, Málaga se ha convertido en una verdadera Ciudad de los Museos. Entre los más destacados se encuentran algunos de gran renombre, como el Museo Picasso, el Centre Pompidou, la Colección del Museo Ruso de San Petersburgo o el Museo Carmen Thyssen.

Málaga es arte. Algo especial tendrá esta tierra para que tantos artistas nazcan en ella. Desde humoristas a cantantes, pasando por deportistas, toreros, presentadores, actores, pintores o escritores reconocidos internacionalmente. Todos vuelven a Málaga, a casa, ya sea para disfrutar de su Semana Santa, la Feria de Agosto o el Festival de Cine Español. 

Málaga es gastronomía. Y es que comer en Málaga es una delicia. No sólo por el rico sabor de los espetos, la porra antequerana, el ajoblanco o los borrachuelos, sino porque comer a la orilla del mar tanto en verano como en invierno es un lujo para los sentidos.

En definitiva, la ciudad bien merece su apodo, Málaga La Bella. 

7) Arcos de la Frontera por Viajes y vivencias

Cuando Verónica me propuso participar en el post colaborativo “Las ciudades más bonitas de España” no me lo pensé ni un segundo, me pareció una magnífica idea para conmemorar sus 8 años de blog, ¡ENHORABUENA!.

Elegir una ciudad bonita es tarea difícil porque las hay a montones en nuestro país, así que decidir barrer para casa y hablaros un poco del sitio que me vio nacer: Arcos de la Frontera, un pueblo encaramado a una peña de arenisca y de gran belleza que aparece en las obras literarias de Azorín, Pío Baroja, Jorge Guillén, Dámaso Alonso, etc.

Desde el punto de vista turístico es el primer pueblo de la conocida Ruta de los Pueblos Blancos, formada por una serie de municipios serranos caracterizados por su arquitectura popular, trazado urbano y sus calles encaladas, que junto a la riqueza del paisaje de sierra lo convierte en un destino muy atractivo.

El nombre de Arcos procede del término latino Arx-arcis, que significa “fortaleza en altura” en referencia a su privilegiada ubicación, en lo alto de la llamada Peña, un cerro de 100 metros de altura, situado entre la campiña jerezana y la sierra gaditana y rodeado por el río Guadalete. Su centro histórico fue declarado Conjunto Monumental Artístico en 1962 y está formado por estrechas y empinadas calles blanqueadas con cal, herencia de su pasado medieval, con las esquinas protegidas por guardacantones, que son columnas de antiguas construcciones reaprovechadas para este menester.

Destacan la Basílica Menor de Santa María de la Asunción, la iglesia de San Pedro, el Palacio del Mayorazgo, el Castillo, la fachada del Palacio de los Condes del Águila, los miradores de la Peña y de San Pedro. Recomendamos sobre todo pasear por sus calles y admirar la belleza de sus calles y rincones y por supuesto tapear en alguno de los bares del centro histórico. 


Pasamos unos días en Cáceres y no podíamos regresar a Madrid sin antes haber visitado Mérida. El trayecto en tren desde Cáceres fue de una hora, aproximadamente.

Me gustó tanto la ciudad, que estoy deseando volver para disfrutarla sin límite de tiempo. Para poneros en antecedentes, Mérida es una ciudad asentada sobre un yacimiento arqueológico, fruto de la ocupación de un solar durante más de dos mil años (…) . En el año 25 a.C., el emperador Octavio Augusto mandó fundar Augusta Emerita y, gracias a los cambios en las funciones administrativas de la ciudad, llegó a alcanzar gran esplendor. Mérida fue capital de la provincia Lusitana y, posteriormente, de la Diócesis Hispaniarum.

¿QUÉ SE PUEDE VISITAR EN UNA TARDE?

- El Anfiteatro y el Teatro
- La Cripta de Santa Eulalia
- La necrópolis
- El Museo Nacional de Arte Romano

La entrada al teatro y al anfiteatro incluye la visita a la Cripta de Santa Eulalia (patrona de la ciudad), la zona arqueológica de la Morería, la Alcazaba y la casa Mitreo/Culumbarios. Por otro lado, ir al Museo Nacional de Arte Romano es una visita obligada. En su interior se se encuentra la zona suburbana descubierta antes de la construcción del museo; esta cripta estaba delimitado por una calzada, compuesta por ruinas de casas y enterramientos correspondientes a una necrópolis.

Más información sobre la visita: www.dondefinalizaelnorte.com/2014/02/25/518/

9) Combarro por Saltando por mi mundo

Combarro es un pequeño pueblo de Galicia que se encuentran en las Rías Baixas y a escasos 6 kilómetros de Pontevedra.

Dicen que es uno de los pueblos más bonitos de Galicia. Pero no es muy difícil comprobarlo cuando paseas por sus calles empedradas y te vas encontrando con diferentes hórreos. ¡Y es que Combarro tiene más de 60!

El amor llega a primera vista en cuanto pones un pie en este bonito pueblo, pero te va conquistando cada vez más a cada paso que des.

Mi consejo pasear entre las barcas cuando baje la marea y si coincide con la puesta de sol ni te imaginas las emociones que te hará sentir.

Si tras el paseo te entra hambre, no dudes en probar la gastronomía local pues no te defraudará: Marisco, pulpo,empanada…. Aunque no nos engañemos, ¿Dónde se come mal en Galicia?
Tampoco puede faltar una ruta para probar la crema de  orujo. Te sorprenderá la cantidad de sabores que hay y querrás probarlos todos.

Si aún no lo conoces te invito a conocerlo. Yo volveré una y cien veces porque me ha robado el corazón.

10) A Coruña por Deambulando con Artabria

La ciudad en la que ha crecido el 50% de Deambulando con Artabria no podía faltar en este listado. Es el hogar del faro romano en funcionamiento más antiguo del mundo y que fue declarado hace unos años Patrimonio de la Humanidad, la Torre de Hércules.

La "Ciudad Vieja" es perfecta para callejear, y el gran Paseo Marítimo es una gozada para disfrutar del mar sin salir de la ciudad.

Mi zona favorita es "La Marina", repleta de las galerías que le dan el nombre de "la ciudad de cristal" a Coruña, pero el mejor mirador es el Monte de San Pedro, allí descubrirás exactamente la orografía de la ciudad herculina. Y para ver atardecer, nada mejor que hacerlos desde la "Ventana al Atlántico" en O Portiño.
Una publicación compartida de Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el
No dejes de visitar Coruña, la "ciudad en la que nadie es forastero". Con ese calificativo, cómo podrías resistirte? ;-)
Hace unos cuantos años, publicábamos un post titulado Merendar en Coruña y alrededores (I). Más de 3 años después es, sin duda, una de las entradas más leídas de este blog. Sabemos que hay muchísimos sitios en dónde merendar y desayunar rico en Coruña, por eso os pedimos que nos ayudéis a completar esta suculenta lista dejándonos un comentario al final del artículo.

DÓNDE MERENDAR EN CORUÑA Y ALREDEDORES (II)

1) Valentín
El Valentín se encuentra en Coruña, en la calle San Agustín. También es posible comer o cenar, e incluyen platos vegetarianos. Nosotros nos tomamos unas tortitas que no estaban nada mal. 

2) Carnoedo

Para la segunda reseña nos vamos hasta Sada, situado en el barrio de As Brañas, se trata de una panadería-cafetería-confitería en la que tienes la opción de escoger entre numerosas tartas, bizcochos y pasteles.

 3) Enxebre Bakery
Una foto publicada por Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el
Uno de nuestros últimos descubrimientos y, además, de casualidad. Se sitúa en la céntrica Federico Tapia y si quieres probar alguno de sus batidos o tartas, tendrás que tener muy bien tu nivel de azúcar. Todo delicioso, pero un auténtico petardazo de azúcar.

4) La marmota repostrebar
Una foto publicada por Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el
Este local nos los descubristeis vosotros y, claro, teníamos que probarlo. Se encuentra casi pegado a la iglesia de San Andrés y también es posible comer y cenar, incluso con menú del día. Tienen un poquito de todo y, como no, todo buenísimo. No es un local muy grande, por lo que si vas a comer, mejor que reserves.

5) Barbazul
Una foto publicada por Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el
Salimos de Coruña y nos vamos hasta Miño, en la bajada al puerto se encuentra el Barbazul. Un local de clara inspiración hipster. Su carta no es muy extensa, pero encontrarás batidos, cervezas artesanas, tostas, muffins e infusiones.

6) The moon cake bakery

En la calle Galera encontramos The Moon Cake Bakery, con alguna mesa "individual" y una corrida bastante grande. Los cupcakes están muy buenos. No sabría escoger si éstos o los de Sweet Place, del que os hablamos en la primera parte de dónde merendar en Coruña.

7) La bola de oro

Con esta sugerencia nos vamos un poquito más lejos, hasta Ferrol. Es uno de los clásicos para disfrutar de un buen chocolate con churros. Eso sí, el local es horrible, anclado en el pasado, pero una vez superada la impresión inicial, disfrutarás de un buen chocholate y unos estupendos churros.

Otra opción muy parecida a esta, por la decoración y por el chocolate con churros, es la churrería que se encuentra en Cabanas, nada más salir de Pontedeume, Las Vegas.

8) El jardín de la Tahona


Situado en la rúa Nova, este local ofrece más de 30 variedades de infusiones y tés ecológicos, aparte de tartas, cafés, chocolates y hasta algún sandwich, empanadas y hojaldres.

9) Peggy Sue´s
Una foto publicada por Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el
Terminamos nuestra segunda selección de dónde merendar  y desayunar en Coruña con el Peggy Sue´s. Trasladado al gigantesco Marineda City, es un restaurante de estilo diner americano en donde comer una buena hamburguesa o un buen sandwich. A media tarde es posible merendar, optando por batidos y por las clásicas tortitas o cheescake.

Y hasta aquí nuestra segunda parte de Merendar en Coruña y alrededores. Muy pronto, y si nuestra "dieta" nos los permite, la tercera parte :-P
El 18/02/2009, hace casi 8 años, empezábamos con este blog. A día de hoy hacemos balance positivo de todo este tiempo, sobre todo por los amigos que hemos conocido durante estos años y son, precisamente, algunos de estos amigos, los que nos han ayudado con este artículo. Les hemos pedido a algunos bloggers de viaje que nos hablen de las ciudades más bonitas de España.

A veces no hace falta irnos demasiado lejos para disfrutar de un buen día de turisteo. España tiene de todo: playas, ciudades bonitas, pueblos con encanto, naturaleza, gastronomía. Es muy difícil escoger entre tanta variedad!!

Para mí, hay muchas ciudades bonitas en España: Toledo, Madrid, A Coruña, Santiago, Granada, Zaragoza, Pamplona...pero vamos a ver qué nos cuentan nuestros colegas.

Y para tí, cuál es la ciudad más bonita de España? Déjanos tu opinión en los comentarios ;-)

LAS CIUDADES MÁS BONITAS DE ESPAÑA


1) Salamanca por El viaje de mi vida

No me malinterpretéis… ¡No sólo he elegido Salamanca porque sea media salmantina! Fue al intentar cumplir el objetivo de los “1000 sitios que ver antes de morir” que, hace un par de años, me enamoré de esta ciudad…

Salamanca es pura historia y arquitectura a través de su puente romano, sus dos catedrales, la Casa de las Concha y Casa Lis. Sin embargo, el bullicio de los turistas en la Plaza Mayor (que vienen a visitar esta ciudad Patrimonio de la Humanidad) y los universitarios venidos de todos los rincones del planeta hacen que sea un lugar único y acogedor. Si el Huerto de Calixto y Melibea, el rico olor a hornazo y el paseo por el río Tormes no consiguen el “Sí, quiero”, os aseguro que cuando caiga la noche y la ciudad se vuelva de oro, caeréis definitivamente rendidos a sus pies. ;)


Una ciudad que me encanta y que no puedo dejar de recomendar es Reus, una gran desconocida ya que normalmente queda eclipsada por la cercana Tarragona. 

Reus es la ciudad natal de Gaudí (y la mía) y cuenta con un gran patrimonio modernista ya que durante el siglo XVIII se trasladaron hasta aquí numerosas familias burguesas que se dedicaban principalmente al comercio textil y a la venta de aguardiente, tal fue la fama de este lugar que se convirtió en la segunda ciudad más importante de Cataluña después de Barcelona.

Una buena forma de empezar el recorrido por la ciudad es visitando el Museo de Gaudí, una exposición interactiva que muestra la vida y obra de este genio de la arquitectura, lamentablemente y a pesar de nacer en Reus, no llegó a construir nada en la ciudad, eso sí, se puede conocer la casa donde nació, la Prioral de Sant Pere donde fue bautizado o el lugar donde se formó, las antiguas Escuelas Pías.

Además, es interesante hacer un recorrido por alguna de las casas modernistas más destacadas de la ciudad, éstas fueron construidas o remodeladas por renombrados arquitectos de la época como Lluís Domènech i Montaner o Pere Casellas y en la puerta de cada una hay una placa con el nombre del constructor y el año en que fue edificada, en la Oficina de Turismo se puede conseguir un plano donde vienen marcadas todas.

Para finalizar el recorrido por esta ciudad es muy recomendable visitar el “Pabellón dels distinguits” en el Instituto Pere Mata, una joya de la arquitectura modernista construida por Lluís Domènech i Montaner, tomar un vermut de Reus en alguna terraza de la ciudad o pasear por sus comerciales callejuelas, seguro que os sorprende!


3) Alcalá de Henares por Donde me dejes llevarte

Si hay una ciudad que adoro, esa es Alcalá de Henares. Con su merecido título de Patrimonio de la Humanidad, la que fue cuna de Cervantes cuenta con variados atractivos turísticos. Por una parte, sus bonitos monumentos: la Catedral Magistral, la casa natal de Miguel de Cervantes, el Patio de Santo Tomás de Villanueva, el Palacio de Laredo…

Por otra parte, esos placeres que también gustan cuando vamos a conocer otra ciudad, los relacionados con el paladar: tapear por los bares alcalaínos, comprar unas rosquillitas o una costrada típicas del lugar. Y por último, destacaría la gran oferta cultural de Alcalá de Henares. Además de los conciertos y actuaciones que suele haber a menudo, tiene dos fechas muy señaladas: la representación del Don Juan Tenorio y el Mercado Cervantino. ¡Una ciudad completa donde las haya!


Cuando alguien me pregunta cuál es mi ciudad preferida, no dudo dos segundos para responder que es Granada. Ya antes de conocerla sabía que me gustaba…

Es la ciudad perfecta para mi. Cargada de historia, con miles de rincones con encanto, con zonas verdes y una arquitectura muy variada, es la mejor ciudad donde perderse y encontrar ofertas culturales, gastronómicas y deportivas. 

No nos podemos olvidar que está situada en un enclave estupendo, rodeada de montañas donde practicar senderismo y una gran estación de esquí ¿Qué más se puede pedir? ¡Y es que encima es uno de los mejores lugares para irse de pinchos!


Una ciudad que no está en las principales rutas turísticas, injustamente olvidada, Zaragoza es una ciudad que cuenta con un precioso casco histórico, un elegante centro que invita a pasear, interesantes museos, mucha actividad cultural y una oferta gastronómica envidiable.

Zaragoza es un importante centro de peregrinación mariano, de ahí que el principal lugar que los visitantes acuden a contemplar es la imponente Basílica de Nuestra Señora del Pilar. La Seo, la catedral, es una de las joyas que no hay que dejar de visitar, una de las catedrales más bellas de España. Además, hay muchas y preciosas iglesias barrocas y renacentistas, que cobran protagonismo durante la Semana Santa zaragozana, sobria, estruendosa y reconocida como Fiesta de Interés Turístico.

En cuanto a edificios civiles, los Palacios Renacentistas que encontramos diseminados por el centro y los bellos edificios modernistas del Coso y la Calle Alfonso hacen que el paseo sea delicioso, aderezado por compras en tiendas originales y acompañando los descansos con tapas y buen vino en El Tubo, por ejemplo. Aunque el más soberbio de estos edificios sea el Palacio de la Aljafería: mezcla de palacio islámico, castillo cristiano y actual sede de las Cortes de Aragón.

Zaragoza se está convirtiendo en un destino en sí misma, cada vez más visitada por el turismo nacional e internacional y ocupando un merecido lugar entre la lista de ciudades más bonitas de España.

6) San Sebastián por Locos por los viajes

De de todas las ciudades que he visitado en España, para mí, sin duda,la ciudad más bonita es San Sebastián. Señorial, elegante y tan fotogénica, es una ciudad que te conquista con los cincos sentidos. No solo pasear por sus calles es una delicia, también la gastronomía hace que caigas rendida a sus pies.

La Playa de la Concha, con su característica e icónica barandilla del paseo marítimo; el Monte Igeldo, desde el que se tiene unas vistas privilegiadas de la ciudad; o el Peine de los Vientos, la obra de Eduardo Chillida, son solo algunos de los lugares que no te puedes perder si la visitas. Como tampoco puedes olvidar sus riquísimos pintxos y que se pueden degustar en cualquier bar del casco viejo. 

7) Barcelona por Coge el vuelo

Si una ciudad de España, e incluso de Europa, te puede enamorar, sin duda esa ciudad se llama Barcelona.

¿Por qué? No te hablaré de su arquitectura modernista cuyo máximo exponente es Gaudí. No te hablaré de la multiculturalidad que se respira en cada uno de sus barrios, por ejemplo cuando visitas el bohemio barrio de Gràcia. Ni de todas las posibilidades que hay para visitar a sus alrededores, con preciosas playas en ciudades cercanas y a escasas horas de los impresionantes Pirineos. Ni siquiera de todas las opciones culturales que te ofrece ni la agitada vida nocturna que tendrás todos los días de la semana.

Te hablaré de Barcelona en función de mis experiencias. Una ciudad que llevo visitando una vez al año desde el año 2004, y que seguiré visitando. La experiencia que hoy te voy a contar tiene que ver con la siguiente foto:


Un día de mayo, paseando por el Raval con Maruxaina, de Maruxainaysumochila, me encontré con este señor. Sentado en un banco mirando al infinito con su bastón en la mano, y en ese momento vi la oportunidad, vi la foto. Me acerqué, le toqué en el hombro y le pregunté: "Disculpe, ¿Puedo hacerle una fotografía?" Él giró la cabeza y me miró, noté algo raro pero no lo pensé mucho, y me dijo: "¿Qué vas a hacer con ella?" Le dije que sería un recuerdo de este viaje, una imagen de lo cotidiano, de los pequeños detalles e imágenes de una gran ciudad como Barcelona. No sabía lo que me enseñaría este momento.

En ese momento me agaché detrás del banco y disparé, capturando con ello esta imagen tan bonita. Después de hacerla me acerqué de nuevo y se la mostré, diciendo que ya estaba hecha. Él volvió a girarse y pude ver su mirada con más detenimiento, quería saber qué era esa sensación que me causaban sus ojos. Y en ese instante, con las miradas cruzadas me dijo: "No importa, no puedo verla." Esa sensación que tenía ya estaba resuelta, sus iris mostraban su ceguera, y yo, ciego de mí, no había podido verla. Ahí estaba ese señor disfrutando de una vista que no podía ver.

En un principio no lo sabía pero cuando decidí sacarle la foto estaba asistiendo al que sería uno de los momentos más emotivos de ese viaje, y de todas las visitas que he hecho a esta preciosa ciudad. 

Dicen que las fotografías muestran historias y esta se merece la suya propia.

En Barcelona me he enamorado, he llorado, he reído, es la ciudad que más emociones me ha brindado y eso, al final te enamora. Mis experiencias en esta ciudad es lo que me hace recomendarte ir, porque no te dejará indiferente.


Al pensar en la mejor ciudad de España pensé en qué ciudad me gustaría vivir y Girona apareció en mi cabeza. La conozco bien y aún así no deja de sorprenderme por su encanto y por rincones que a día de hoy voy descubriendo. 

Tiene un tamaño manejable por lo que se puede visitar caminando, que es como me gusta descubrir las ciudades. Su casco antiguo nos invita a pasear sin prisa por las calles estrechas y adoquinadas que nos llevan al barrio judío, formado por callejuelas de piedra que nos transportan a la época medieval. No es de extrañar que aquí se hayan rodado algunas escenas de Juego de Tronos. 

Nuestros pasos poco a poco nos acercan a la imponente catedral, un imprescindible de la ciudad. Aunque no debemos olvidar otras iglesias como la de Sant Félix o Sant Pere Galligants, igualmente bonitas. Los baños árabes y los jardines que dan paso a la muralla transitable de la ciudad son un remanso de paz que te permiten olvidar por unos momentos que estás en una ciudad. Ver atardecer desde la muralla con vistas a la catedral y al resto de la ciudad es una experiencia que te hará disfrutar. Al bajar de la muralla encontrarás unas Ramblas peatonales repletas de tiendas modernas bajo unos soportales que combinan a la perfección. Detrás de las Ramblas se esconde el río Onyar que hace lucir las coloridas casas que cuelgan en él y los distintos puentes que lo cruzan, desde donde podrás contemplar los colores de las fachadas que se reflejan en el río. 

Si te entra hambre de tanto pasear podrás darte el capricho de un helado del Rocambolesc, la heladería de los hermanos Roca o bien permitirte el mejor chocolate caliente tradicional que he probado nunca en la cafetería Antiga, en la plaza que hay justo frente al ayuntamiento junto a pequeñas tiendas tipo colmado de toda la vida que le dan un encanto especial. 

Si te alejas del casco antiguo con ganas de seguir paseando una buena opción es ir a la Devesa, el pulmón de la ciudad, en la que podrás pasear, correr y relajarte entre 40 hectáreas de plátanos centenarios. Si puedes acude a Girona en mayo, durante el Temps de Flors (Tiempo de Flores) en la que Girona se viste de gala, toda adornada con flores. Incluso hay patios de casas particulares que se adornan y se abren al público y los restaurantes ofrecen menús temáticos con flores como protagonistas, una gozada. ¿Te animas a conocerla?

9) Segovia por Mi maleta y yo

La ciudad española que a mí, personalmente, me encanta es Segovia. Siendo mi familia materna originaria de allí es una ciudad que conozco bien y a la que siempre recomiendo ir de visita. 

A una escasa hora de la capital española y habiendo sido declarada Ciudad Patrimonio de la Humanidad, el casco histórico de Segovia, enclavado sobre un bonito acantilado formado por los ríos Eresma y Clamores, cuenta con monumentos únicos que seguro que no nos dejarán indiferentes. 

De entre todos ellos destaca el Acueducto Romano. ¿Quién no ha visto alguna vez una foto de esta imponente construcción levantada en torno al año 50 d.C.? Sin embargo, no es el único monumento con el que cuenta la ciudad en la que también destacan otros lugares de interés como el Alcázar (cuya construcción comenzó en el siglo XI), sus incontables iglesias románicas, la catedral gótica (del siglo XVI), numerosas casas señoriales y palacetes de los siglos XV y XVI, el antiguo barrio judío o la Casa de la Moneda (el edificio industrial más antiguo que aún existe en España). 

¿Qué me decís? ¿Os he contagiado algo de curiosidad por visitar esta bella ciudad?

10) León por Maruxaina y su mochila

Imagino que tantos veranos en esta ciudad harán que no sea muy objetiva, pero si tuviese que elegir una me quedaría con León. Me gusta todo, es cómoda para conocer y tranquila, con zonas verdes y un casco histórico de lo mejor del país. Pasear por la historia en el Hostal San Marcos y apreciar distintos estilos arquitectónicos: la basílica románica de San Isidoro, un bello palacio renacentista como el de los Guzmanes o al arte genial de Gaudí en la Casa Botines. Las zonas peatonales, el paseo de Papalaguinda junto al río Bernesga, las tiendas de Ordoño y el rastro de los domingos son algunos de los atractivos de esta ciudad.

Imprescindibles para una visita a León: callejear por el Húmedo, zona de tapas y vinos, siempre con ambiente, de día y de noche. Y visitar la magnífica Catedral, la mejor del mundo mundial para mí, un bellísimo ejemplo del gótico francés y con unas vidrieras que no me canso nunca de admirar.

11) Cudillero por Callejeando por el mundo

Vivo muy cerca de Cudillero, y sin embargo no hace muchos años que empecé a visitar este pequeño pueblo costero de la costa asturiana, de forma regular. Y fue entonces cuando le encontré el verdadero encanto, mucho antes de que empezase a ser tan conocido por las típicas casitas de colores colgadas de la montaña.

Quizá, para mi represente algo más y la verdadera belleza de este lugar se la debo a las preciosas vistas que hay camino del faro. Allí, a mitad de camino, un pequeño banco hizo las veces de restaurante durante montones de veces. Y menudo restaurante, y menudas vistas. A veces, las cosas más sencillas se convierten en el mayor placer del mundo. Cudillero para mi representa un lugar de paz, tranquilidad (eso sí  no vayas durante las fiestas de San Pedro en el mes de Junio, porque tranquilidad no es precisamente lo que destacarías, pero desde luego la fiesta merece mucho la pena), pero su gente, sus costumbres pesqueras, un conjunto de cualidades que hacen que sea uno de mis rincones favoritos. 

12) Betanzos por Deambulando con Artabria

Acabamos este listado con nuestra selección. Como os decía al principio de todo, la decisión es muy difícil, pero vamos a barrer para casa y quedarnos con el que ha sido y es nuestro hogar desde hace 8 años, Betanzos.
Una foto publicada por Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el

Betanzos es una pequeña ciudad situada estratégicamente entre las ciudades de Coruña, Santiago, Ferrol y hasta Lugo. Tiene el título de ciudad desde que Enrique IV se lo concedió en 1465. Pasear por su casco histórico es como un viaje en el tiempo. Las iglesias de Santa María y San Francisco junto con la plaza de Fernán Pérez de Andrade " O Boo" forman el triángulo con más encanto de todo Betanzos, seguido muy de cerca por su plaza central, la Plaza Hermanos García Naveira, conocida por los betanceiros como "El Campo".

Ya fuera del casco histórico no podemos perdernos el parque de El Pasatiempo. Es un lugar que es difícil explicar con palabras. Lo mejor, que vengas de visita a descubrirlo tú mismo. Te aseguramos que no te dejará indiferente. Si quieres más información de Betanzos, no te pierdas nuestro artículo "Qué ver en Betanzos".

--------------------------------

(NOTA) Publicada ya la segunda parte de "Las ciudades más bonitas de España", no te lo pierdas!!