A Ponte de Lima llegamos coincidiendo con un gran mercado ambulante. Como ya puse en otro post, LM comparó los "tejados" de los puestos con un campo de refugiados con sus tiendas de campaña.

El puente es impresionante y en la oficina de turismo nos dijeron que al cruzarlo nos encontraríamos con unos jardines preciosos, pero estábamos demasiado cansados y todavía nos quedaba Valença, así que habrá que esperar a la próxima ocasión.

Estuve dos veces en Guimaraes y reconozco que la primera vez me encantó y la segunda me gustó un poco menos. Quizás fue porque estaba ya algo cansadita..........no sé, lo que creo es que sigue valiendo la pena. Y desde luego, si el tiempo acompaña, el viajecto en el teleférico vale la pena, auque yo lo haya pasado mal las dos vece que subí en este mismo. Miedica que es una!!!


Domingo, 9:54 de la mañana, una hora menos en Portugal.
Estábamos pensando seriamente en volvernos para casa y olvidarnos de las dos noches que todavía teníamos planeadas. Estamos en alerta naranja, no ha parado de llover ni un solo segundo y las ráfagas de viento creo que pueden desplazarnos metros sin necesidad de alas.

Ayer estuvimos en Braga y en el Bom Jesús, apenas pudimos sacar fotos porque, evidentemente, corríamos el riesgo de que el objetivo de la cámara se pillase un resfriado.

Llegamos al hotel de Oporto por la tarde temprano y dormimos la siesta. Luego bajamos al centro comercial que hay en el hotel. Sólo tiene una tienda de ropa, un Froiz y varios restaurantes de comida rápida.

Seguía lloviendo y haciendo viento...........

Cogimos el coche y fuimos a dar una vuelta por la ciudad. Llegamos a un centro comercial impresionante, el Vía Caterina……………

Seguía lloviendo y haciendo viento…………….

Volvimos al hotel, cenamos, nos duchamos y nos fuimos a dormir.

Ahora mismo, sigue lloviendo y haciendo viento………………

Intentamos cancelar esta noche, pero parece ser que es una oferta de fin de semana y perderíamos el dinero si nos fuesemos……………así que, nos quedamos.


Domingo, 17.41 h una hora menos en Portugal (Seguimos en Oporto)

Acabamos de volver al hotel porque diluviaba y ya no podíamos estar fuera, no se veía ni la carretera.

Aprovechamos bien la mañana y lo que pudimos de la tarde. No dejó de llover en todo el día, pero con el paraguas y/o el gorro de la lluvia, pudimos hacer algo de turismo.

Estuvimos en el Palacio de la Bolsa. Tenía muchas ganas de ir porque había visto fotos espectaculares. Un timo. Es bonito, sí, con una sala árabe impresionante, pero nos cobraron 6 euros por unos 10 minutos de visita guiada. No se permitían visitas de otra manera y nos prohibieron sacar fotos, incluso sin flash.

Luego bajamos a la ribera del río Douro, subimos en el funicular dos Guindais, visitamos la catedral y el casco antiguo. También vimos la torre de los Clérigos y la famosa Librería Lelho e irmao, que tuvimos que conformarnos con verla desde fuera.

Comimos en un McDonalds que está ubicado en un café modernista de los años 30. Fue "raro" estar comiendo una hamburguesa en un local con tanta historia. Después de comer estuvimos en la estación de Sao Bento, con murales preciosos.

Dimos un paseo por una de las calles peatonales más famosas, la rúa Catarina y entramos a tomar un "chá com limao" en el Majestic, conocidísimo café modernista. Un capricho caro: un café con leche, un té y dos pasteles de Belém, 6,50 euros y LM que quería dejar propina, la cual me metí en el bolso. Hombre ya……que somos mileuristas y caprichosos sí, pero tontos no…….jejeje

Cogimos el coche y nos acercamos hasta la cercana Vila Nova de Gaia, pero antes de bajar del coche empezó el diluvio y nos vinimos de vuelta.

Seguramente mañana no nos quedaremos a dormir en Guimaraes tal como habíamos planeado. Dejaremos el hotel temprano e intentaremos aprovechar el día tanto como podamos…….

Martes, 16.45 h, en casita......

Al final anulamos la reserva que teníamos para dormir ayer en Guimaraes. Debido a la lluvia, nos dimos tanta prisa por ver lo que queríamos ver, que nos sobraba tiempo y como la metereología seguía sin acompañar, decidimos volver a casa antes de tiempo.

De todas formas, aprovechamos bien el lunes. Desayunamos en el hotel y nos acercamos, de nuevo, al centro histórico de Oporto. Íbamos con la esperanza de entrar en la librería Lelho, pero primero estaba cerrada y más tarde estaba literalmente tomada por un grupo de turistas......así que nos quedamos con las ganas......Partimos hacia Guimaraes, visitamos el centro y luego subimos al Monte da Penha en el teleférico. Normalmente no me dan miedo las alturas, pero en esta ocasión no estaba del todo cómoda, y eso que es la segunda vez que subo en este mismo.

Después de comer seguimos la ruta hacia casa, pero antes paramos en Ponte de Lima, en donde había un mercado ambulante gigantesco. Desde el puente se podían ver los "tejados" de los puestos y parecía más bien un campamento de refugiados, según palabras de LM. La última parada la hicimos en la Fortaleza de Valença. Me habían dicho que había una tienda de Hello Kitty y como este año Papa Noel le va a traer a las gemelas unos edredones de la famosa dibujo.........lástima que no los encontré.

Y eso fue todo. Tres días y 2 noches,5 ciudades/pueblos visitados, más recuerdos en nuestras cabezitas y las ganas de que llegue ya el próximo viaje..........


PONDRÉ MÁS FOTOS ESTOS DÍAS.......









No conozco mucho Ourense, pero me gusta. Me encanta esa imagen con todos los puentes de la ciudad juntos, lástima que nunca haya podido retratarlos.
Estuve, creo, que 3 veces, que no son muchas: de paso a una excursión a Xinzo de Limia, cuando fui a los Cañones del Sil y a la vuelta de algún viajecito (creo que a Puebla de Sanabria).
Algunas de estas fotos fueron sacadas en Navidad, de ahí el árbol.
Ahora Zeltia me echará la "bronca" porque no hablo de mis recuerdos en la ciudad, jaja, pero es que ni me acuerdo.........vaya memoria que tengo.

Reproducción del Canal de Panamá

León "gigante"



Los Hermanos García Naveira con sus esposas en Egipto












Estanque principal del parque





El Pasatiempo es un "parque enciclopédico" creado a partir de 1893 y promovido por los Hermanos García Naveira (unos betanceiros emigrados en Argentina y que hicieron mucho por el pueblo: creación de escuelas, hospitales........).
En sus orígenes, abarcaba unos 90.000 m2 de terreno, pero en la actualidad no llega ni a una décima parte.
Debido a su estado de abandono, hasta hace relativamente poco tiempo, se han perdido muchas de las cosas que había, aún así podemos encontrarnos con los recuerdos de sus viajes por Egipto, China, Canal de Panamá......., con un león gigante, con grutas y cavernas, con reproducciones de la muralla china, del estanque del Retiro...........
Vale la pena visitarlo.........