El Santuario das Ermidas está muy próximo a Viana do Bolo. Su enclave, entre montañas, hace que sea más bonito, si cabe. Mientras que vas bajando hacia el valle en el coche, no dejas de sorprenderte de tanta belleza.










En este hotel estuvimos porque nos tocó en un concurso del blog, como bien sabéis. Es un hotel pequeñito y acogedor. Cada habitación tiene el nombre de algún paraje de la zona. Como podéis ver, la nuestra era muy orginal (fijaros en el cabecero de la cama y en la mesita).

Además, está justo en la plaza Mayor del pueblo, así que no podía estar mejor situado.















El pueblo de Viana en sí, es muy pequeñito, pero encantador, pero lo mejor de todo son sus paisajes. Nos quedaron ganas de volver cuando empiece a hacer un poquito de frío para hacer algo de senderismo.
En este viaje también aprovechamos para conocer otros pueblos cercanos: O Barco de Valdeorras, A Rúa, Petín y acercarnos al Mirador das Ermidas. Os iré poniendo más fotos estos días.

















Siento que después de tanta espera os encontréis con este post, y no con uno de los maravillosos paisajes de Navia de Suarna, o de Oviedo o de incluso mi futuro y cercano viaje a Viana do Bolo.
Mi disco duro se murió, así que tengo que recopilar fotos desde los cd y si me léeis en mi otro blog, sabréis que últimamente no tengo tiempo más que para ver pisos, pisos y más pisos.
En el hotel Moon estuve hace unos meses. No es ninguna maravilla, pero es barato, te tratan muy bien y es original, ya que en cualquier esquina te encuentras con cuadros de la Luna. Yo me lo pensé antes de ir porque no lo conocía de antes y su fachada parece de todo menos un hotel, pero ya os digo que vale la pena.
Es unos días prometo poneros algún post más interesante, jejejeje (y no es por desmerecer al hotel, pero bueno.........seguro que un paisaje os gusta más)