Aunque visitamos Ciudad Rodrigo en nuestro viaje a Extremadura, ya pertenece a Castilla León. Había tanta gente que me hablaba de este pueblo que ya tenía ganas de conocerlo.
Es precioso, pero lo más bonito sólo se puede ver desde el aire, ya que es un pueblo amurallado con forma de estrella. Comparte esta característica con un pueblo portugués relativamente cercano, pero no recuerdo el nombre.
Llegamos al mediodía y nos encontramos con el puesto de Turismo cerrado. Cuando salimos de comer (en la Plaza Mayor) nos encontramos con un señor que nos debió de ver cara de guiris porque en un minuto nos hizo un resumen de todo lo que podíamos ver y el por qué. A cambio nos pidió un euro para el café, cosas que hicimos, que fue una guía turístico estupendo, jejeje.

Ingredientes:

1 vaso de zumo de naranja
1 vaso de azúcar
5 huevos
Caramelo

Preparación:

Batir los huevos con el zumo de naranja y el azúcar. Verter en moldes caramelizados y al horno unos 40 minutos.

Con estas cantidades salen 6 flanes bastante pequeñitos.

P.D. Sigo experimentando con los flanes (hoy merendamos uno de pera, jeje)



Este hotel lo cogimos porque estaba bien de precio y relativamente cerca de Mérida, pero nos pesó un poco.
Está en un pueblo justo al lado de la ciudad. El día que nosotros llegamos había una Comunión (o varias, porque con la gente que había......), el ruido era horrible, no dejó de entrar y salir gente de las habitaciones en toda la tarde y hasta las 12 de la noche. Se oía la música y la gente, y cuando a las 12 se fueron los invitados, los empleados del hotel empezaron a mover mesas y sillas. Estabamos tan agotados que esto no hizo más que enfadarnos. La habitación no estaba mal, el baño tampoco, teníamos un balconcito y aire acondicionado, pero la cama "crujía" por el mal estado del metálico, el minibar estaba cerrado con llave...........En fin, que no volvería y creo que es de los pocos hoteles en donde digo esto. Supongo que sería por las comuniones, pero quedamos escaldados.















Qué dificil la elección de las fotos de este post!! Tengo tantas!!! Y eso que Mérida me defraudó un poquito, pero supongo que porque llevaba muchas expectativas, para que os hagáis una idea, me puse nerviosa cuando estabamos a punto de entrar en el Circo Romano.

A pesar de todo, me encantó. Empezamos nuestra visita en el circo romano y ahí adquirimos un bono para ver todos los documentos. Vale la pena compralo porque ahorras bastante dinero y si no te da tiempo a ver algo, no te caduca.

Nosotros vimos la ciudad en dos días, nos quedaron cosas por ver que no nos llamaban mucho, pero desde luego el Teatro hay que disfrutarlo, las calles del casco antiguo, también, la Casa del Mirtreo..............

Es una receta de Afri de Mi alacena.

No me gusta nada el pescado, pero esta merluza estaba realmente rica. Sólo que se me deshizo un poquito y no quedó muy bonita en la presentación.

Ingredientes:

Lomos de merluza (yo, para los dos, eché 3)
Cebolla
2 tomantes pelados y cortados en trocitos
2 hojas de laurel
Sal
Pimienta negra
Vino blanco
Aceite
Azúcar

Preparación:

Pochar la cebolla con el laurel. Cuando esté transparente, añadir los tomantes con una chuchadita de azúcar. Dejar unos minutos y añadir la merluza (Que previamente habremos dorado en otra sartén). Salpimentar. Echar el vino y dejar unos 10-15 minutos.










Ya queda menos para acabar los posts del viaje a Extremadura, luego vendrán los de Madrid y acabaré poniéndome al día con el de Valencia. O eso espero, porque en nada nos vamos a Menorca!!!!!

Jerez de los Caballeros nos encantó (es que creo que no hubo nada en Extremadura que no nos haya gustado), pero sobre todo el castillo Templario con su pequeño jardín y desde donde tienes una vista panorámica del pueblo.

Zafra nos gustó menos, pero porque estabamos casi a 40º, sin encontrar un sitio que nos gustase para comer y con la ropa literalmente pegada al cuerpo por el sudor. Qué sofocón sólo con recordarlo, jejeje. Sólo tengo fotos del parador de turismo (palacio de los Duques de Feria), porque mientras que buscabamos donde comer no teníamos tiempo para hacer fotos y luego no teníamos fuerzas para recorrer el pueblo de nuevo.  Lo más bonito, la Plaza Grande y la Plaza Chica.








La tónica habitual del viaje a Extremadura, a pesar de haber sido en el mes de mayo, fue el calor y en Trujillo los sufrimos y de que manera.

Llegamos al mediodía y comimos en unos de los bares de los soportales de la plaza. Un auténtico lujo comer en esa plaza Mayor tan bonita.

Es un pueblo pequeño que se ve en un par de horas, pero muy muy bonito.

Tengo que acostumbrarme a escribir los posts en cuanto regreso de los viajes, porque de esta manera se me olvida todo. Tengo una memoria de elefante, jejeje.

Como no os puedo dar mucha información, os deja la web de turismo del ayuntamiento.