Empezamos ya el 2012 deseando que venga cargaditos de viajes, pero antes recordamos los de este año que está a punto de dejarnos:

1) 25-27 de febrero: Sevilla

2) 30 de abril y 1-8 de mayo: Barcelona y cruceros Esencias del Mediterráneo II con Iberocruceros (Mónaco, Florencia, Pisa, Roma, Pompeya y Cagliari)

3) 17-19 de junio: Burgos y Atapuerca

4) 22-25 de julio: Cabezón de la Sal, cuevas El Soplao, Cangas de Onís y ruta del Cares

5) 10-11-12 septiembre: Cartagena (viaje relámpago por motivos familiares en el que sólo nos dió tiempo a ver un poquito de casco histórico y del puerto, lo suficiente para que nos quedaran ganas de volver con más tiempo y en otras circunstancias más alegres)

6) 12-19 octubre: Lombardía (Milán, lago Como y Bérgamo) y Véneto (Verona y Venecia)

Los planes para este año son, en principio, Francia en el mes de mayo (Bretaña, Normandía, Valle del Loira y París) y Londres en octubre. Si seremos capaces de cumplir estas previsiones está por ver, pero por ganas que no sea y, desde luego, alguna sorpresita más también esperamos tener :-)

FELIZ AÑO, VIAJEROS!!!


Esta parte de arriba, la tenía preparada hace varios días, antes incluso del día 26 de diciembre, que fue cuando le confirmaron las vacaciones a mi novio y decidimos irnos a Granada y a Córdoba. Este es un viaje que nos rondaba la cabeza desde hace años y por una razón u otra, nunca lográbamos hacer. Justo el día 26 encontré una oferta bastante buena de Rynair a Londres desde Santiago y a punto estuvimos de liarnos la manta a la cabeza y adelantar 9 meses nuestra escapada a la capital británica, pero finalmente decidimos quedarnos por tierras españolas y preparar Londres con más tiempo. 

Así que nada, el día 7 nos vamos a tierras andaluzas. Estuvimos mirando vuelos también de Ryanair a Málaga y nos salían tirados de precio, pero había que sumarle el coche de alquiler, así que a pesar de que entre Coruña y Granada hay una buena tirada, hemos decidido hacerlo en nuestro coche. Es una paliza de viaje, pero a nosotros siempre nos gustó viajar en coche, es algo especial para nosotros y ya se está convirtiendo en costumbre tener los asiento de atrás hechos un asco con ropa, planos, guías, chucherías para el viaje.......jeje, pero nos encanta!!!!

Ya en diciembre teníamos reservado hotel en Palencia, para visitar la Cueva de los Franceses y la ciudad y tuvimos que anularlo, por lo que desde octubre no habíamos ido a ningún sitio y ya había mono viajero :-)


Mi lista de viajes es un poco pobre comparada con las vuestras, pero dadme tiempo e intentaré alcanzaros, jejeje.

(Clica en la foto para verla a tamaño completo)

Bueno, viajeros, que se nos acaba el año, así que es el momento de desearos un buen año nuevo y que venga bien cargaditos de viajes.

Espero que para el año sigáis deambulando conmigo, jeje.

En un par de meses, este blog cumplirá 3 añitos. Hay ya un regalo asegurado y aunque todavía falta mucho tiempo, y os lo recordaré de nuevo en unas semanas, os lo voy comentando por si alguien os regala una escapadita a Zaragoza, jeje, se trata de dos entradas al Monasterio de Piedra, a elegir fechas por los ganadores.

Como decimos en mi tierra, BO NADAL!!!!
La ruta que hicimos es básicamente la que aparece en el plano que os puse más abajo, así que ya no os la cuento paso a paso y vamos directamente a contaros cosas interesantes sobre la ciudad.

El río Lérez pasa por la ciudad  y en la época romana uno de sus puentes formaba parte de una calzada que comunicaba la ciudad lusa de Braga con Lugo.  Tiene una población de unos 79.400 habitantes  y durante los siglos XIV, XV y XVI fue el primer puerto de Galicia. Era una ciudad bastante rica en esa época, por lo que se convirtió en una de las ciudades gallegas preferidas para la nobleza.

Algunos de los monumentos más importantes:

1.  Basílica de Santa María la Mayor: s. XVI. Fachada principal plateresca, con una curiosa figura de San Jerónimo con anteojos. Ábside de estilo isabelino. Monumento Nacional.


2.  Capilla de las apariciones: sólo de interés religioso. Antiguo colegio de las Madres Doroteas. Alojó a Sor Lucía, una de las niñas de Fátima.


3. Convento de Santa Clara: iglesia del s. XVI con ábside poligonal . Ricos altares barrocos.


4. Iglesia de San Bartolomé: barroca del s. XVII. Antigua iglesia de la orden de los jesuitas. En su interior conserva una escultura de la Magdalena, obra de Gregorio Fernández.


5. Iglesia de San Francisco: iniciada en el s. XIII, aunque la obra es en lo fundamental del s. XIV. Interesantes sepulcros medievales y pinturas murales de los s. XVI y XVII en el interior. Monumento Nacional.


6. Museo de Pontevedra: la sede principal la constituyen dos pazos urbanos del s. XVIII. Fundado en 1927 es una referencia fundamental en el panorama museístico gallego.


7. Parador: edificio construido entre los s. XVI y XVIII. También conocido como Casa do Barón de Casa Goda o Pazo de Maceda. Portada neoclásica y hermosa escalera.


8. Pazo de Mugartegui: en la Praza da Pedreira. S. XVII y XVIII, ejemplo característico de la arquitectura urbana barroca gallega. Alberga el Consejo Regulador del vino de la Denominación de Origen Rías Baixas.


9. Ruinas de Santo Domingo: templo comenzado a finales del XIII. Se conserva la cabecera de la iglesia (s. XIV). Alberga parte de la sección lapidar del Museo de Pontevedra. Monumento nacional.


10. Santuario de la Virgen de la Peregrina: iglesia tardo barroca, iniciada en 1778. Altares neoclásicos. Planta en forma de vieira, evocación peregrina por el paso del Camino Portugués a Santiago. Fachada curva. Monumento nacional. Es la patrona de la ciudad.


11. Teatro principal y Liceo Casino: edificio de 1878 reconstruido en 1980 tras un incendio. Al lado del Teatro se sitúa una casa gótica con una de las fachadas más antiguas de la ciudad (s. XV).



Hay también varias plazas muy bonitas, como la de Verdura, la de la Leña, la de Curros Enríquez, la de la Ferrería....

Tiene un casco histórico muy bonito y muy bien cuidado y prácticamente peatonal, por lo que deambular por sus calles tiene su encanto. Nosotros la recorrimos en una mañana y terminamos justo a la hora de la comida. En sus numerosas plazas encontraréis establecimientos de lo más variado para un buen almuerzo.


















El loro Ravachol, 
Se ve que el loro era muy gracioso y parlanchín y cuando murió en 1913 en fecha cercana a los carnavales, a alguien se le ocurrió hacerle un entierro, se vistieron de luto y daban el pésame a D. Perfecto Feijoó su propietario
Hoy se ha convertido en un símbolo de Pontevedra y los Carnavales siempre se terminan con el funeral del loro. Fuente: Viajes y lugares






En este viaje tuvimos bastante suerte con los hoteles, un poco caros en relación a lo que solemos pagar, pero bien situados y bastante confortables.

Aunque como os acabo de comentar todos estaban bien situados cerca de las estaciones de tren, que es lo que queríamos para no andar cargando con las maletas, este se llevó la palma. Como podéis comprobar en el plano que os pongo más abajo, está a 130 metros de la estación. Cerca, no? 

Pero es que además, sólo con cruzar la calle teníamos un McDonald´s y la oficina de Turismo. Para recorrer lo más interesante de la ciudad baja también estaba genial y para llegar al funicular que te lleva a la Bérgamo Alta tuvimos que caminar unos 20 minutos.


Ver mapa más grande

El precio fue de 95 euros con desayuno buffet. La verdad es que en Italia no encontramos hoteles muy baratos que digamos. Al principio nos solíamos quedar en los más baratos que encontrábamos, pero después de varias experiencias nefastas, nos dimos cuenta de que vale la pena pagar un poco más y poder descansar bien después de patear durante todo el día un lugar.

Y con este post, acabamos el resumen de nuestro viaje de 7 días por Lombardía y Véneto. Una vez más, hemos vuelto enamorados de Italia y ya pensamos cuando será la próxima ocasión en la que podamos visitarla :-)







Aquí podéis ver la distancia desde la estación de tren de Santa Lucía al hotel (unos 500 metros) y desde el hotel a la plaza de San Marcos (algo menos de 2 km)


Ver mapa más grande

El problema que "encontramos" al intentar reservar hotel en Venecia es que o eran demasiados caros o demasiado antiguos. Además, mi novio tenía la idea de que ya que íbamos a estar en una ciudad como esta, valía la pena pagar un poquito más y traernos un recuerdo único de nuestra estancia en la Serenissima :-)

Al final encontramos el Ca Pozzo Inn, cerca de la estación de tren y en un lugar inmejorable, como pudimos comprobar sobre el terreno. Aunque la marabunta de gente fue continua durante nuestra estadía allí, el hotel nos alejaba de ella en tan sólo un par de minutos. Era como un oasis, a menos de 100 metros del hotel nos encontrábamos con una de las calles más transitadas, pero tan sólo con dar unos pasos nos encontrábamos con una zona tranquila, en donde se nos podía confundir tranquilamente con una pareja de venecianos más.

Para acceder al hotel hay que caminar durante unos metros por una especie de pasadizo.  "Da un poco de miedo"  y te hace pensar si vas en la dirección correcta, pero está totalmente iluminado y no hay ni atisbo de peligro.
Cuando llegamos era todavía por la mañana, pero nos permitieron dejar las maletas allí sin problemas, cuando volvimos después de comer nos las encontramos ya en la habitación. Lo que fue de agradecer, porque al no tener ascensor, nos libramos de subirlas por las escaleras, jeje.

En el mini bar nos encontramos con un par de botellas de agua (con y sin gas -muy común en Italia-)), 2 latas de refrescos y una botella de champagne, totalmente gratis y unos cacahuetes. Así que el último día nos dimos el lujo de brindar por Venecia, eso sí, la botella de champagne para dos se nos hacía mucho y no era plan de acabar borrachos, jeje.

El precio por las dos noches fue de 278,40 euros (una noche fue más cara que la otra, supongo que fue al coincidir en domingo y lunes), 175 euros una noche y 133,70 la otra. Aparte de esta cantidad, tuvimos que pagar 10 euros de impuesto.

Mi crítica en TripAdvisor




Este hotel no era una maravilla, pero lo que buscábamos era la cercanía a la estación de tren de Verona Porta  Nuova y ese requisito lo cumplía.

Este hotel fue el único que no reservamos directamente con ellos, ya que cuando quisimos hacer la reserva nos decía que no había habitaciones libres, así que probamos con Logitravel y lo conseguimos. Sólo pasamos una noche en él y el precio fue de 77,78 euros, con desayuno incluido. Un poco caro para lo que nos encontramos, pero fue de lo más barato y decente que fuimos capaces de localizar.

El Piccolo está pegado a otro hotel de los mismos dueños que se ve un poquito más caro, el Martini. De hecho, la recepción es en este último. El desayuno fue de los peores que tomé en mi vida. Los zumos a parte de ser de cartón eran de una calidad horrible, las tostadas tan duras que se te movían los dientes........y tampoco es que pudieses escoger otra cosa, porque la variedad era nula, así que en ese aspecto, le daría un cero patatero.

El baño era un poco cutre, pero la ducha funcionaba bien y el colchón y las almohadas eran lo suficientemente cómodas.

Algo que nos extrañó en un hotel de esta categoría fue el servicio de "botones" y es que desde el hotel Martini al Piccolo nos acompañó un empleado  que hasta se ofreció a llevarnos el equipaje, subió con nosotros en el ascensor y nos llevó hasta la puerta de la habitación.

Aquí abajo os dejo un mapita de Google en donde podéis ver que desde la estación al hotel hay unos 600 metros y desde el hotel hasta la Piazza Brçá (en donde empieza el centro histórico de la ciudad) algo más de 1 km y medio.


Ver mapa más grande





Me parece mentira que ya haya pasado un mes desde que estuvimos por tierras italianas, qué rápido pasa el tiempo!! Y ya volvemos a tener mono de viajes, pero esta vez habrá que esperar unos meses :-(

Este hotel está a 10 minutos andando de la Estación Central de trenes. Cuando llegamos era de noche y desde el hotel nos recomendaron que cogiésemos un taxi, y que no debía de cobrarnos más de 10 euros. Y así fue, no llegó a las 8 euros. Fue caro porque se puede ir a pie tranquilamente, pero como fue la recomendación desde el hotel, les hicimos caso. Las 2 veces que tuvimos que ir a la estación ya fuimos a pie.

Si habéis estado en algún Ibis, ya sabréis que son todos bastante parecidos, por no decir iguales. Baños iguales, habitaciones iguales...........

El primer día tuvimos un pequeño problema que ya os conté en un post anterior, pero salvando esa pequeña incidencia, la estancia fue sin problemas. El desayuno buffet, completito y la cena bastante buena y bien de precio.

Tienen unos ordenadores cerca de la recepción desde donde te puedes conectar gratis a internet. Si prefieres llevar tu propio portátil, tablet.....la Wifi sale bastante barata, aunque podía ser gratis, no?. Nosotros pagamos 2 euros por 3 horas.

La estancia de 3 noches con desayuno nos costó 228 euros. Y nos podía haber costado menos si no nos hubiésemos dado el lujo de desayunar en él, ya que nos habríamos ahorrado 51 euros, con lo que la noche nos habría quedado en 59 euros.


Ver mapa más grande
Después de acabar el repaso por las ciudades que visitamos y antes de hablaros de todos los hoteles en los que estuvimos, voy a contaros alguna cosilla sobre viajar por Italia en tren.

No es que sea un tema complicado, que creo que es prácticamente igual que en España, pero como antes de irnos estuvimos mirando mucho este tema, aquí van algunos aspectos a tener en cuenta.....

El primer paso es saber dónde se pueden reservar los trenes. Habrá gente que prefiera ir más a su aire e ir comprando los billetes según les vayan haciendo falta, yo soy de las que prefiere llevar todo más o menos organizado para que nos dé tiempo a ver todo lo que tenemos apuntado, así que reservamos con varias semanas de antelación los billetes para así organizar las visitas con más tiempo, y lo hicimos a través de la página de Trenitalia, el Renfe de Italia, jeje. La web está en inglés e italiano y tendréis que registraros para poder hacer la compra, pero no lleva mucho tiempo. Podéis pagar con tarjeta de crédito y creo que con Pay Pal.

A Italia llegamos con Ryanair en un vuelo desde Santiago a Bérgamo. En Bérgamo teníamos reservado también un bus que nos dejaba en la Stazione Central de Milán, lo reservamos con Terravision.

Por cierto, la Stazione Central de Milán es preciosa. Merece la pena una visita auque no vayamos a coger un tren desde ella.

Nuestros viajes en tren fueron los siguientes:

Stazione Central Milán - Como San Giovanni - Stazione Central Milán (33 minutos) : 66 euros, ida y vuelta, 2 personas

Milán - Verona Porta Nuova (1 hora 22 minutos) : 38 euros, 2 personas

Verona Porta Nuova - Venecia Santa Lucía (1 hora 11 minutos) : 40 euros, 2 personas

Venecia Santa Lucía - Bérgamo (con parada en Brescia para cambiar de tren) ( De Venecia a Brescia, 1 hora 47 minutos. Parada en Brescia de 23 minutos y desde Brescia a Bérgamo, 55 minutos) : 66,90 euros, 2 personas

Todos los viajes, excepto el de Brescia- Bérgamo que lo hicimos en un regional, fueron en trenes de alta velocidad.

En los trenes de alta velocidad, la reserva que te envían por correo es lo que te sirve de justificante ante el revisor. Imprimirla y fijaros que al final de la hoja os pone "To register your presence on board, please notify the ticket code (PNR) to the train personnel". El revisor vendrá con una PDA, leerá el código y listo.
Esto es lo que os envían por correo electrónico, lo imprimís y listo. Aseguraos bien de que no tenéis que validarlo en las máquinas

En algunos casos, tendréis que ir a las máquinas automáticas o al mostrador a convalidar vuestra reserva. No tiene mayor complicación, están en varios idiomas (incluido español) y os pedirán los apellidos, el número de reserva......y os imprimirá el ticket.

En el caso de que vayáis en regional o en un combinado de tren rápido y regional, esto será lo que os envíen. Ya os pone en la parte inferior que tendréis que validarlo.
Y esto será lo que os impriman las máquinas. En la parte superior, está el billete de Venecia-Brescia y en la parte inferior el de Brescia-Bérgamo. Los dos billetes os lo imprimen a la vez, sólo que el de abajo tendréis que validarlo en unas máquinas amarillas y os pondrá un código como el que está indicado.

En los regionales, al no tener asiento asignado, tendréis que validarlo siempre. Nosotros únicamente tuvimos que hacer este paso en Venecia (porque el viaje iba combinado con un regional) y en Brescia (al ser regional). Las máquinas de Venecia eran como las de Milán, pero en Brescia eran muy pequeñas y de color amarillo (las encontraréis en todas las escaleras que se dirigen a los andenes).




Stazione Central - Milán

Stazione Central - Milán

Stazione Central - Milán

Stazione Central - Milán

Estas son las máquinas que hay en las grandes estaciones (en Milán y Venecia), las hay para trenes de alta velocidad y para regionales (son de de dintinto color)

Stazione Central - Milán

Stazione Central - Milán. Fijaros bien qué número de tren tenéis. Nosotros para ir a Como no lo encontrábamos en el panel , así que lo comprobamos con el número de tren y vimos que su destino era Zurich, con razón no aparecía Como por ningún lado :-)

Stazione Central - Milán

Y creo que no se me olvida nada. Lo quise explicar tanto que creo que no quedó lo suficientemente claro, así que si tenéis alguna duda, preguntad :-)


Viajar en metro en París e ir en tren a Versalles