Visitando Florencia

Il duomo, con el campanario de Giotto, la cúpula de Brunelleschi y el Battisterio

Detalle de la puerta del Battisterio

Cúpula de Brunelleschi

Piazza della Republica

Debajo de estos arcos se celebran importantes mercadillos, en ellos también se encuentra el jabalí al que le debes tocar su hocico para asegurarte la vuelta a  la ciudad.

Réplica del David de Miguel Ángel en la Piazza della Signoria

Más estatuas en la Piazza della Signoria


El famoso Ponte Vecchio. Antes todas las tiendas que había en él eran carnicerías, pero ahora está plagado de joyerías. Es el único puente de la ciudad que no fue derribado en ninguna de las dos guerras mundiales

Iglesia de Santa María de Novella

De nuevo, Il Duomo, con el Battisterio y el campanario, mientras que les realizaban un pequeño estudio

Interior del Battisterio

Cúpula del Battisterio

Otra perspectiva del Ponte Vecchio


Una de las puertas del Duomo


Florencia nos encantó a los dos. Cuando bajamos del autobús y empezamos a caminar por una calle estrecha desde la que ya podíamos ver parte de la catedral, nos enamoró, ya en la distancia, pero una vez que llegas a la plaza y ves el magnífico Duomo, te quedas con la boca abierta.

Me gustaría volver a esta ciudad, con tiempo y sin prisas. Me habría encantado entrar en la catedral. Lo intentamos, pero teníamos poco menos de 2 horas de tiempo libre y la cola era gigantesca. En su lugar, pudimos acceder al Battisterio que está enfrente. La entrada nos costó 4 euros por persona y se compra en un edificio que hay enfrente a una de las puertas laterales. Hasta que llegué a Italia no sabía muy bien que era un baptisterio. Una vez allí, las guías se encargaron de explicarnoslo. Como su nombre bien indica, es un lugar en el que se bautiza a los cristianos. Al contrario que ahora, antes ningún niño se bautizaba. Se hacía en la época adulta, en el baptisterio, y mientras tanto no podían acceder a ninguna iglesia. Este es el motivo por el que se encuentran enfrente de la catedral (también me enteré de que la catedral es la primera iglesia de un lugar, qué ignorancia!!). Una vez bautizados, sólo tenían que recorrer en línea recta unos poco metros para hacerlo por primera vez.

Hay que ir con tiempo también para poder acceder a alguna de las numeros galerías de arte, que para eso Florencia es la tierra de los Ufficci.

Por cierto, no hay baños públicos gratuitos. A nosotros en la oficina de turismo nos cobraron 0,60 euros por persona para poder ir.

Diario de ese día

------------
NOTA:
Si la información aquí escrita te ha sido útil y necesitas reservar hotel, te pedimos que lo hagas a través de nuestra cuenta de afiliado de BOOKING. A tí no te supondrá ningún coste adicional y a nosotros nos ayudarás con el mantenimiento de este blog. GRACIAS!!

6 con algo que decir:

Dany dijo...

Que bonita Florencia!! Vaya, gracias por rescatarme de mi ignorancia, pues tampoco sabía que la catedral era la primera iglesia de un lugar... jajaja
Un saludo!

Artabria dijo...

Dany, gracias por tu comentario!! Ya ves, yo pensaba que era por el tamaño....de todas formas, creo que podríamos seguir viviendo sin esta pequeña información ,ejeje. Saludos!

Helena dijo...

Pues yo estaba igual, y tampoco sabía lo del Baptisterio... Bueno, no te acostarás sin saber algo más, ¿no?

Un saludo ;)

BET dijo...

Ains que bonitas fotos y que recuerdos me traen ! yo visité el duomo y subí a la cúpula, pero no visité el battisterio, todo no puede ser ... la próxima vez, no ? jajaja ...

Besos guapa!

Fran dijo...

¡¡Quiero ir a Florencia, Tengo que ir a Florencia!!! Que maravilla de lugar.
Saludos

Artabria dijo...

Bet, está claro que no :-)

Fran, es una preciosidad!!