No me puedo creer que falten poco más de 15 días para este viaje que tenemos organizado desde hace meses. Nos hace mucha ilusión esta escapada y también, por lo menos yo, estoy un poco nerviosa. Me encanta organizar viajes (a veces, incluso los de los demás, jeje), buscar información, escoger hoteles, hacer rutas.....pero esta es la primera vez que organizo algo así, con vuelos, trenes, buses......

Empecé a viajar en el 2007, así que de momento he visitado pocos lugares y no tengo mucha experiencia en ciertos temas, quitando Portugal (en el que hemos estado varias veces) y el crucero de mayo por el Mediterráneo, esta será la primera vez en el extranjero.

Recopilando datos:

Tenemos reservados los hoteles, todos directamente con ellos, menos el de Verona que lo reservamos con Logitravel. También tenemos los billetes de bus que nos llevarán desde el aeropuerto de Bérgamo la Stazione Centrale de Milán (con Terravisión) y los de tren (con Trenitalia) que nos moverán de Milán a Como, de Milán a Verona, de Verona a Venecia y de Venecia a Bérgamo. Desde Bérgamos al aeropuerto cogeremos un taxi o un bus, aún está por ver, pero el hotel está a 6 km, así que seguramente pillaremos un taxi, que estaremos cansaditos de 7 días por tierras italianas XD.

Después de varios intentos por reservar Il Cenacolo (La última cena de Leonardo da Vinci), que se encuentra en una de las iglesias de Milán, hemos decidido olvidarnos del tema, porque además iríamos muy pillados para ver la ciudad.

Tenemos impresos algunos planos y todas las rutas que queremos hacer en Mapsgoogle, para no olvidarnos de nada.

No reservamos el barco por el lago Como, pero llevamos impresos los horarios y los precios, ni tampoco, por supuesto, los funiculares para Brunate ni el de Bérgamo para la ciudad alta y el castillo de San Vigilio.

Hemos comprobado los espectáculos de la Arena de Verona y no hay ninguno para esas fechas.....

En Venecia intentaremos visitar las ilas de Murano y Burano, estamos mirando una agencia que por 20 euros se encargan de todo (Viatorcom)......

Puff, ya veis que tenemos un montón de cosas en la cabeza, pero si tenéis algo que recomendarme, este es el momento XD

También aprendimos algunos datos de interés, como todos los tipos de establecimientos hoteleros (trattoria, tavola calda, tavola fredda.........), llevamos apuntados algunos teléfonos de interés (carabinieri, polizia di stato, emergencias sanitarias....), sabemos que en Italia se utiliza el número ICE, que es el número al que quieres que llamen si te pasa algo, sabemos también que si alguien nos dice "Buona fortuna" y a pesar de lo que pueda parecer, nos está deseando mala suerte, sino tendrían que decirnos "in bocca al lupo", jeje, también que McDonalds tiene la McItaly, hecha 100% con productos italianos...........

Se nota que estamos ilusionados???

Editado a las 20.50h: se me olvidaba una cosita sobre las góndolas de Venecia. Leí que un paseo de menos de una hora te cuesta entre 80-100 euros, por lo que seguramente lo descartaremos, pero resulta que hay unas góndolas públicas que valen 0,50 céntimos. No pueden ser lo mismo, desde luego, pero para quitarse la espinita.....También vamos algo informados sobre el transporte público en esta ciudad, a base de vaporettos......

También leí que para comprar las famosas máscaras griegas, lo mejor es en Burano, en donde las encontrarás por 35 euros.


Otro hotel del que guardamos mala experiencia y fue en el mismo finde que el de Cantabria, así que menos mal que las Cuevas del Soplao y la ruta del Cares nos encantaron, que si no, no habríamos salvado nada de aquellos días.

Es una pena que no tenga fotos del interior, pero el disgusto fue tan grande que ni ganas tenía de retratarlo, pero serían una prueba magnífica de que algunas de las fotos que suben en la web no son lo que parecen.

Tendríamos que habernos previsto algo así cuando reservamos a través de Logitravel 2 noches con desayuno y cena para dos personas por 122 euros en temporada alta. Demasiado barato, verdad?

Entramos en su web y vimos que había varios tipos de habitaciones, supusimos que nos tocaría la estándar, que aunque antigua no parecía que estuviera del todo mal. Pues bien, la estándar correspondería a una suite de lujo respecto a la que nos asignaron. Quedó claro que había una parte del hotel reformada y otra parte que llevaba sin cambios como unos 40 años.

El teléfono de la foto es el de la habitación, imaginaros el resto. La habitación y el baño, aparte de muy muy antiguos eran enanos y, por supuesto, carecían de cualquier tipo de aislamiento acústico, lo podíamos oír TODO. Imaginaos si era diminuta que teníamos que entrar de lado en el baño, ya que la puerta tropezaba con la cama por la falta de espacio. Os digo de verdad que una persona con un poco de sobrepeso no podría ni entrar.

En fin, para olvidar.







Hace ya dos meses que estuvimos en este hotel, pero el recuerdo es tan malo que ni ganas tenía de escribir sobre él. Únicamente en un hotel de Toledo nos trataron tan mal como aquí.

El hotel en sí, no está mal, es una antigua casona dentro de una finca ajardinada preciosa, que tiene incluso un pequeño riachuelo. Las habitaciones, a pesar de que el baño era abuhardillado y daba un poco de claustrofobia ducharse, eran cómodas, pero el trato al cliente fue más que pésimo.

Hay alguna gente que se cree que cualquiera puede trabajar en hostelería y la verdad es que te tiene que gustar la atención al público y ser un poquito agradable, algo de lo que carecían en este establecimiento.

La recepcionista, puede que dueña también (aunque no lo tengo confirmado), era muy desagradable, tuvimos un pequeño problemilla en la habitación y cuando se lo comentamos ni se inmutó.

En el desayuno estuvimos sentados más de 15 minutos esperando a que nos preguntaran si queríamos café o zumo, ya que la bollería, tostadas....estaban en un bufet. Cuando por fin nos lo preguntaron, debieron tardar otro tanto en traerlo a la mesa. Los cuadros que decoraban el salón donde servían las comidas estaban muy sucios, al igual que las cafeteras en las que nos sirvieron el café y la leche.

En el pueblo tampoco fueron muy agradables, creo que ya lo comenté en su momento, pero nos fuimos de allí sin ver lo que queríamos ver por lo mal que nos trataron en restaurantes y bares. Puede que sólo fuese una mala experiencia, pero en mi opinión ni el pueblo ni la hostelería se merecen más de un cero. Vaya experiencia más nefasta!!





Faltan algo menos de 25 días para nuestro viaje a Lombardía y Véneto y mientras que llega ese momento, aprovecharé para hablaros de 3 hoteles en los que he estado recientemente.

Uno de ellos es el Hostal Piquio, en Guadarrama, Madrid. Hace unos días y por motivos familiares tuvimos que hacer un viaje relámpago a Cartagena. Al salir a las 16 h desde Coruña y tener que cruzar  España, mis suegros decidieron que era mejor dormir por el camino y la mejor opción sería un lugar que no nos alejara demasiado de la autopista/autovía y que quedara más o menos a mitad del trayecto. Solución: Guadarrama.

Es un hostal normalito que cuesta 45 euros la habitación doble, sin desayuno. También tiene un restaurante en el que cenamos bastante bien. Casi nos vamos porque al entrar vimos que el menú era de 24 euros por persona, pero al ver que nos íbamos, se nos acercó el que parecía el dueño diciéndonos que ya venía el camarero a decirnos el menú del día, cuyo precio era de 10 euros. La comida estaba rica y nunca había comido una ración tan grande de flan de huevo en un restaurante!!

P.D. Estoy triste porque me acabo de dar cuenta de que perdí las fotos del viaje a Burgos :-(
Me da a mi que va a ser la primera y la última que me hagan, jeje, pero si queréis echarle un vistazo, aquí os la dejo (y también el enlace):

Excursiones con Iberocruceros: experiencias de una crucerista
La redactora del blog Deambulando ha sido recientemente una de nuestras cruceristas y hemos tenido la oportunidad de entrevistarla y de que nos cuente sus experiencias a bordo del Grand Holiday en el crucero Esencias del Mediterraneo II. Este crucero de 7 noches por el Mediterráneo Occidental, parte de Barcelona, siendo su itinerario Villefranche (Mónaco), Livorno (Florencia), Civitavecchia (Roma), Nápoles, Cagliari (Cerdeña) y vuelta a Barcelona.Buque Grand Holiday
CM Iberocruceros: Para que te conozcan nuestros seguidores, “preséntate” en pocas palabras: a qué te dedicas, dónde vives, edad, cómo conociste Iberocruceros…
Redactora Deambulando: Trabajo como administrativa, aunque en teoría soy Agente de Viajes y he trabajado como recepcionista en un par de hoteles. Me habría encantado trabajar en algo más relacionado con el turismo. Por pedir, me habría gustado trabajar en alguna revista o programas de viajes. Vivo en un pueblo cerca de Coruña, tengo 31 años y, si os digo la verdad, no me acuerdo como conocí Iberocruceros, puede que por anuncios en algún medio de comunicación, pero no lo recuerdo con exactitud.
CM: ¿Qué fue lo que determinó un crucero como opción de viaje y no otra alternativa?
RD: Desde siempre he querido visitar Italia y pensamos que sería una buena opción, para hacerse una idea del país, hacer un circuito o un crucero y poder ir más adelante a alguna zona o ciudad determinada. ¿Qué nos hizo escoger el crucero y no el circuito? La comodidad, principalmente.
CM: ¿Esencias del Mediterráneo ha sido tu primer crucero?
RD: Sí, a día de hoy, sí.
CM: ¿Te ha sorprendido, o te imaginabas que era así?
RD: Reservamos con tanto tiempo y buscamos tanta información en foros, blogs, webs, etc. que creo que nada nos pilló por sorpresa. Pero me daba miedo no acostumbrarme a la vida a bordo, a marearme… ¡y fue todo mucho mejor de lo pensado!
CM: ¿Con quién has disfrutado del viaje?
RD: Con mi pareja. Hemos tenido mucha suerte de “encontrarnos” porque nos gusta organizar los viajes de la misma manera, visitar los mismos lugares…
CM: Ahora, hablando un poco de cómo has vivido tu crucero de 7 noches ¿Has tenido tiempo para relajarte o no has parado participando de las actividades que se desarrollan a bordo?
Mónaco
Mónaco
RD: No me he relajado mucho, la verdad. Hemos pillado todas las excursiones posibles y el tiempo libre que teníamos cuando regresábamos al barco no era mucho y eso que en el barco hay actividades a todas horas y para todos los públicos. Quizás deberíamos haber intentado participar más en ellas.
CM: En cuanto a la vida a bordo, ¿qué destacarías?
RD: Sin duda, la tripulación; son encantadores y siempre con una sonrisa en la boca o buenas palabras. Hasta algún camarero te traía la bebida bailando y/o cantando. Son los mejores!!

CM: De las escalas realizadas en este crucero, ¿conocías ya todas las ciudades que has visitado?
RD: No, no conocía ninguna, sólo Barcelona, el puerto de embarque y desembarque.
CM: ¿Con qué ciudad te quedarías?
RD: ¡¡Con Florencia!! Antes de hacer el crucero, habría dicho Roma, pero creo que la tenía tan idealizada que me llevé un poco de decepción. De todas formas, no quitaría ninguna escala ni ninguna ciudad visitada. ¡Son todas preciosas!
CM: Hemos leído en tu blog que has contratado excursiones organizadas por Iberocruceros, ¿qué te han parecido? Cuéntanos como fue la organización, las ventajas, el guía, las visitas…
RD: Este aspecto fue el que más discutimos antes de embarcarnos. Habíamos mirado con agencias externas con precios mucho más económicos, pero al final decidimos hacer las excursiones con la naviera y creo que fue un acierto. Hubo gente que las contrató por fuera y que tuvieron problemas. Si las haces con la naviera, siempre llevas una guía acompañante del barco y eso te da mucha seguridad. La organización fue bien, salvo en la escala de Villefranche. El barco no puede atracar en el puerto, tiene que quedarse en la bahía y te desembarcan en barcas pequeñitas. Sólo había 2 y fue un poco caos. A la vuelta vinimos muy cansados y tuvimos que esperar más de una hora y media de pie en el puerto a que nos recogieran. Llegamos por los pelos a la cena, ni tiempo de ducharnos nos dio.
CM: Has visitado Mónaco, ¿qué fue lo más impresionante de esta ciudad? ¿Qué te parecieron las visitas organizadas?
RD: Las vistas desde los miradores en la plaza del Palacio.
Ponte Vecchio (Florencia)
CM: De Florencia y Pisa se cuentan maravillas, ¿tú que nos cuentas?
RD: Florencia es increíble. Cuando te bajas del autobús vas caminando por una calle estrecha y, de repente, se acaba, y te encuentras enfrente del Duomo. Me quedé tan alucinada con su belleza que me paré en seco a disfrutar de las vistas. Nos quedamos con ganas de entrar en alguna galería, pero es una ciudad preciosa. Pisa también nos gustó mucho. Vas pensando que sólo vas a ver la Torre inclinada de Pisa y te encuentras con el Duomo y el Baptisterio, que no tienen nada que envidarle.
CM: Roma es una ciudad espectacular que siempre recomendamos y merece la pena su visita. Hay tanto por ver… Cuéntanos tu experiencia en esta impresionante ciudad.
RD: Creo que para el poco tiempo que estuvimos en Roma, la visita estuvo muy bien aprovechada. Visitamos las catacumbas de Santa Domitila y luego hicimos a pie un buen recorrido: coliseum, foros romanos, Plaza de España, plaza Navona, Panteón, Fontana di Trevi… La guía nos dijo que nos hacían falta 5 días para conocer Roma, así que es una buena excusa para volver a la “ciudad eterna”.
CM: Y ¡cómo no! Pompeya. Sus ruinas, su historia… no pararías de tomar fotos. ¿Qué te pareció la organización y la visita a esta ciudad?
RD: Como comenté antes, Italia era un sueño desde que era muy pequeña y Pompeya era una de las razones. He visto tantos documentales, leído tantos artículos, que cuando empecé a caminar por sus calles, no me lo podía creer. Se han publicado muchas fotos, muchos vídeos, pero nada es comparable con estar allí. Es una sensación única. En esta escala, tenemos el otro “pero” de las excursiones. Nadie nos avisó de que haríamos una parada previa en un taller de coral y fue una parada estrictamente comercial. Yo no me habría negado a parar, pero sí que habría agradecido que se nos hubiese dado toda la información.
CM: Y última parada… Cagliari, mezcla de culturas por donde mires. ¿Con qué te quedas de la capital de Cerdeña?

RD: Con sus salinas, repletas de flamencos rosas y su casco histórico. También fuimos a las ruinas de Nora, que habiendo visto el día anterior Pompeya, saben a poco, pero aún así yo recomendaría la visita porque están en un paraje natural precioso y entre la ciudad y las ruinas puedes ver un poquito más del sur de la isla.
CM: Y a los cruceristas que se planteen contratar excursiones, ¿qué les recomiendas? (En cuanto a cómo ir vestido para ser previsores, llevar a mano…, es decir, consejos prácticos para visitar y conocer las ciudades…)
RD: Sin duda, recomiendo llevar ropa cómoda, tenis (si pueden ser tipo “running” que son muy ligeritos y amortiguan bien la pisada), una gorra, protector solar y agua. Se anda durante muchas horas y es imprescindible ir cómodo e hidratado. Además, me gustaría compartir el gran entusiasmo y pasión de las guías, ya que son naturales de las ciudades visitadas y les encanta explicarte todo. En algunas nos dieron unos auriculares para que no perdiésemos ningún detalle.
CM: Y en cuanto a visitas de este itinerario, ¿alguna recomendación?
RD: La escala de Nápoles tiene varias excursiones. Nosotros nos quedamos con las ganas de conocer un poco la ciudad o de acercarnos hasta la Isla de Capri, pero no me habría perdido Pompeya por nada del mundo.
CM: ¿Te planteas volver de crucero en próximas vacaciones?
RD: No a corto plazo, ya que tenemos otros planes, pero nos gustaría hacer un crucero por las Islas Griegas, por los Fiordos Noruegos, por el Atlántico Norte (ya que incluye París, Londres, Amsterdam, etc.).. ¡¡Hay tantos!!
SALINAS DE CAGLIARI
Salinas de Cagliari
CM: ¿Cuál es tu recuerdo favorito de este crucero?
RD: Aunque puede parecer una tontería, me encantaban los muñequitos hechos con las toallas que te dejaban por la noche encima de la cama, jeje, pero no puedo quedarme con un solo, ¡son muchos los recuerdos! El personal, las escalas, la gente que conocimos allí, las cenas…
CM: En una frase, define este viaje.
RD: Un viaje muy completo y muy cómodo, ya que conoces varias ciudades (incluso varios países) sin deshacer las maletas y sin preocuparte de aviones, atascos… y tremendamente bonito. Tras la entrevista, nuestra crucerista nos comenta algunos aspectos positivos de las excursiones que hizo, como que las guías turísticas eran muy apasionadas y naturales de cada una de las ciudades visitadas; además, durante el tiempo libre que les dejaban siempre, les encanta explicar todo. En algunas excursiones disponían de auriculares para que no se perdiesen ningún detalle.
Desde Iberocruceros queremos agradecerle que nos haya concedido esta entrevista, ya que estas experiencias ayudarán a otros cruceristas a la hora de conocer de primera mano más detalles sobre las excursiones que ofrecemos a bordo.