Mis dos sobrinos mayores cumplieron años hace poco, uno ya tiene 18 y el otro, 7. Pensando en qué podía regalarles, se me ocurrió llevarlos de finde por ahí. Barajamos varias opciones, sobre todo Madrid se postulaba como la elegida porque al peque le gustan mucho los bichos y allía está Faunia y el zoo, pero pensando en el viaje de 6 horas en coche, nos echamos un poquito atrás. Al final, Oporto fue la escogida. Por qué? Porque tiene acuario (aunque un poco decepcionante) y el parque de atracciones para niños, Magikland (antes conocido como Bracalandia) a poca distancia, en Penafiel.

Tres horitas de viaje eran mucho más llevaderas para el pequeño, una peli en el netbook y ya casi estábamos en el destino.

Salimos un sábado por la mañana, con la intención de llegar al mediodía, comer y, por la tarde, visitar el acuario. Y así fue.

El acuario, Sea Life Porto, está al lado de la playa, en una zona muy bonita pero, como os decía antes, fue un poco decepcionante. Había leído opiniones encontradas y la verdad es que es muy pequeñito, en poco más de una hora ya estaba visto. Eso sí, lo poco que tiene está muy bien. En el túnel central ty llama la atención unos pequeños tiburones y una tortuga preciosa (tengo fijación con las tortugas, qué se le va a hacer? jeje) Nos gustó mucho el estanque de las rayas, super divertidas, quién lo iba a decir? Nunca las había visto saltando y sacando parte de su cuerpo fuera del agua.

La entrada tampoco es precisamente barata, aunque en la web podréis comprarlas por adelantado y os saldrá algo más barato. Nosotros cogimos un pack familiar de 2 adultos+1libro guía+1 niño por 27 euros y otra de un adulto por separado a 10 euros. En su web podréis ver las tarifas e información de cómo llegar, con coordenadas GPS y todo :-)

Al salir del Sea Life nos acercamos al centro, pero debido al caos de tráfico tuvimos que aparcar al otro lado del río, en Vila Nova de Gaia, en el Parking del Centro Histórico, 2h30 min nos valió 3,20 €.

Estuvimos valorando varias opciones para que  los niños (sobre todo el pequeño) no se aburrieran demasiado, ya que estaba cansado del viaje y de la visita al acuario. Pensamos en subir en el teleférico e incluso dar un paseo en barco por el Douro (50 min, 10 euros, con guía en español), pero al final decidimos subir en el funicular hasta el centro antiguo (1,80 euros) y allí coger uno de los típicos trenecitos. Su precio es de 7 euros por adulto y 3,50 por los niños, pero nos "hizo precio" y en vez de pagar los 24,50 €, pagamos 18. Con el ticket del tren, tienes un 25% en unas bodegas, 30% en el Sea Life y un 25% en un museo.

Después del pequeño viaje en tren, nos fuimos a descansar al hotel (podéis reservar el vuestro con Booking), luego a cenar y para cama.

El día siguiente teníamos pensado ir al parque de atracciones, pero el peque vió un cartel anunciando un zoo y no hubo manera de persuadirlo, así que, cambio de planes.

Tengo que decir que el cartel lo vimos en la carretera y no nos dió tiempo a ver en dónde se encontraba. Preguntamos en la oficina de turismo de Oporto (al lado de la catedral) y nos dijeron que no había ninguno, lo que nos puso un poco "nerviosos". Habíamos visto el cartel, pero y si estaba lejos? y si era tan pequeño que ni en Turismo lo conocían?.

Tuvimos suerte y al llegar al hotel, nos encontramos con publicidad que, además, traía un descuento de 2 euros por persona. Bien! Se encuentra en Vila Nova de Gaia y se llama Zoo Santo Inácio, En total, 29 euros (8 los adultos y 5 el niño, los 2 euros de descuento por persona incluido, si no habrían sido 37 eurazos!)

Si el acuario nos decepcionó un poco a los cuatro, el zoo nos encantó, en especial la "isla de los lémures".
Allí nos encontramos con un gracioso cuervo que decía "hola". 

Es un sitio perfecto para pasar el día con la familia, aparte de tener 2 pequeños locales en los que comer/beber, tienen una gran zona para picnic, con árboles y varios juegos para los niños. Podéis llevar la comida y dejarla en unas taquillas (con candado) que están al lados de las mesas.

Por último, y antes de volver a casa, nos pasamos por el estadio del Porto, el Estádio do Dragao. Al mayor le hizo bastante ilusión y hasta se compró la camiseta del Porto (80 eurazos!). Si os gusta el fútbol, parece ser que hay visitas guiadas, aunque a nosotros no nos dió tiempo.

Seguramente habréis oído hablar del caótico sistema de peajes en Portugal. Nosotros íbamos un poco "miedosos" y estudiamos bien la ruta a seguir para no tener problemas.  La única alternativa para llegar a Oporto sin necesidad de comprar el chip ni pagar por adelantado ni cosas "raras" es por la A-3 desde Valença (si vais desde Galicia). La cosa cambia si en vez de desviaros en la ciudad, os dirigís al aeropuerto, ya que entonces si que tendréis que comprar el dispositivo electrónico. Vamos, un lío!! Desde Coruña a Oporto nos gastamos, para que os hagáis una idea, 18,40 euros  en peajes (de los que 8,35 € fueron en suelo portugués)
-----------------

Por último, deciros que dormimos, de nuevo, en un Etap Hotel después de la buena experiencia vivida en Francia. He de decir que los Etap Hotel ahora se llaman Ibis Budget y nosotros estuvimos en el Porto Gaia, en la localidad del mismo nombre. Dos habitaciones dobles con desayuno buffet, 64,80 €. Es la primera vez que duermo y desayuno tan barato. El precio definitivo por las dos habitaciones podría haber sido sin problemas el de una sola. La decoración es como en los del resto de la cadena (podéis ver el post anterior), se encuentra en un sitio tranquilo y aparte de barato es bastante cómodo. El desayuno fue un poco escaso, pero creo que por 16,20 €/persona, alojamiento y desayuno, no se puede pedir mucho más, no? Aquí os dejo la web.

-----------------

Nosotros ya habíamos estado con anterioridad en Oporto, aquí os dejo los posts publicados en su momento:

Podréis tocar un erizo con vuestras manos :-)







Nemo y Dori también andaban por allí