jueves, 31 de mayo de 2012

194.- Conducir y aparcar en París (y resto de Francia)

Una vez decidido que este viaje queríamos hacerlo en coche y que la mejor opción era nuestro propio vehículo, empezamos a mirar qué opciones teníamos.

Lo de ir en ferry lo decidimos una vez que evaluamos las horas de conducción, el coste de la gasolina.....y aunque finalmente no ahorramos mucho dinero al utilizar la autopista del mar, sí que ahorramos horas de conducción (que aunque seamos dos al volante eran muchas).

Decidido el primer paso de intentar ahorrar horas al volante, nuestro siguiente quebradero de cabeza fue qué hacer con el coche en París. Teníamos claro que no queríamos conducir por la ciudad, por lo que empezamos a mirar hoteles en las afueras con parking gratuito y desplazarnos al centro en metro. Los hoteles baratos no tenían buenas críticas, por lo que empezamos a valorar alojarnos en el centro y buscar aparcamiento en París.

Lo primero que pensamos fue buscar sitio en cualquier calle cercana que no tuviera parquímetro, aunque tuviéramos que andar un rato. Leyendo varios foros, llegamos a la conclusión de que era inviable. El motivo?? En todas las ciudades se paga aparcamiento en casi cualquier calle. Lo comprobaréis con una palabra pintada en la acera "payant".

Finalmente, decidimos reservar garaje desde aquí y lo hicimos a través de la web Parkings de París. Reservamos el hotel en Montparnasse (en la misma avenida en la que se encuentra la Torre del mismo nombre) y a partir de ahí fuimos comprobando qué garajes estaban más cerca y el precio de los mismos. Había un par de ellos más cerca del que finalmente reservamos, pero bastante más caros, por lo que decidimos dejar el coche en el Montparnasse-Rennes, a 1,5 km de nuestro hotel. El precio por 5 días completos fue de 80 euros.

Cómo funciona?

Reservas a través de la web y haces el pago. Te enviarán por mail la reserva y el justificante de pago. Guarda los dos documentos porque te harán falta cada vez que quieras entrar/salir del garaje.

Cuando llegas a la entrada con el coche, tienes que seleccionar la "i" de información. Ahí te preguntarán el nombre al que estaba la reserva o, en su defecto, el localizador. Nosotros únicamente lo hicimos así cuando sacamos el coche porque el día que entramos no teníamos ni idea de cómo funcionaba y una vez aparcado el coche fuimos a recepción a preguntar. Ahí fue dónde nos dijeron que rompiéramos el ticket que habíamos cogido al entrar, que no pasaba nada y que con la reserva era suficiente.

En el resto de ciudades fue imposible aparcar gratis salvo en una, en Quimper. Esta ciudad tiene varios parkings de pago y sólo uno gratis. Viene reflejado en el mapa turístico, probamos suerte y pudimos ahorrarnos unos euros.

Lo que nosotros aquí llamamos O.R.A, O.R.T.A.......me pareció excesivamente cara. Los garajes varían bastante de precios. Os dejo algunos ejemplos:

Orleáns, justo debajo de la catedral, unas 2 horas, 3,30 €
Rennes,en la avenida principal, 1h30min, 3,50 €
Nantes (palacio de Congresos), 7 horas, 7,20 €
Vannes (puerto), 3h30min, 6,50 €
Mont Saint Michel, todo el día, 8,50 €

Las carreteras están especialmente bien conservadas. El límite en carretera es de 90km/h, en autovía de 110 km/h y 130 km/h en autopista. Ojo si llueve, porque aunque la mayoría reduzcamos velocidad cuando está la carretera mojada, en Francia se hace por ley.

Casi todo el viaje lo hicimos a través de carreteras y autovías. Una sóla vez nos metimos en autopista y nos cobraron unos 7 euros por una distancia de 40 km.

Cada pocos kilómetros tienes parkings al lado de la carretera en dónde descansar o parar si te hace falta.

La gasolina está más cara que en España, por eso os recomiendo entrar en el país vecino con el depósito lleno, jeje.

Comprobamos varias veces los precios de la Gasolina 95 y nos encontramos con diferencias de hasta 30 céntimos por litro. Así que, OJITO!!!

Normalmente en los centros comerciales estaba más barata. Otra cosilla, al mediodía casi todas estaban cerradas, por lo que tienes que servirte tu mismo, pero antes tendrás que meter tu tarjeta de crédito. Dependiendo de la tarjeta y del combustible te dirán el máximo que puedas echar.

Seguro que se me olvidan un montón de cosas sobre este tema, así que si tenéis dudas, preguntad. Eso sí, totalmente recomendable conducir por Francia. Carreteras en buen estado, bonitos paisajes y una autonomía que no te da otros medios de transporte y más si lo que quieres hacer es visitar pueblitos pequeños y/o muchos lugares en poco tiempo :-)

lunes, 28 de mayo de 2012

193.- Ferry Gijón - Saint Nazaire (Francia) en el Norman Asturias

La empresa encargada de la autopista del mar entre Gijón - Saint Nazaire es LDLines y en su web podréis encontrar toda la información necesaria y reservar vuestros trayectos.

La llegada al puerto de El Musel en Gijón no es nada complicada, ya que está muy bien señalizado.
Hay que decir que la gasolina en Francia es más cara que en España, por lo que conviene embarcar con el depósito lleno. Justo antes de la entrada al puerto hay una gasolinera Cepsa.
Para entrar en el puerto te encuentras dos puntos con barrera, pero enseñando la tarjeta de embarque, no tendrás problemas al acceder.

Dentro del puerto sólo tienes que seguir las indicaciones al Muelle de la Osa o Autopista del Mar. Te encontrarás de frente con un edificio de información y justo ahí giras a la derecha y empieza el embarque.

Para embarcar, puedes hacerlo entre 2 horas y 45 minutos antes de zarpar. A nosotros nos vino a avisar un chico del puerto de que podíamos hacer el embarque y todavía faltaban 45 minutos para poder hacerlo en ese tramo. Sobre el suelo hay unos carriles pintados que ponen Línea 1, Línea 2….., ellos te avisarán en cuál te tienes que colocar.
  
Cuando haces la reserva por la web, te envían un mail con un número de referencia. Ese número será el que dés en los puntos de embarque, pero sin bajarte del coche en ningún momento. Tened a mano vuestros DNIs porque os harán falta. En esos puntos de embarque, te darán dos documentos, uno es la propia tarjeta de embarque y el otro un bono que tendrás que entregar en recepción para que te dén la llave del camarote. Tendrás que dejar un documento de identidad a modo de garantía.

El barco en sí está bastante bien. Tiene una sala de butacas por si no llevas camarote, una tienda de souvenirs, una cafetería, un restaurante y varias salas con sillas, mesas y sofás.

Para que os hagáis una idea de los precios: una ensalada de pasta, una lasaña, 2 trozos de pan  y 2 aguas nos valió 14,20 euros. Para merendar nos pedimos una magdalena, un hojaldre con chocolate, un café con leche y un Lipton Ice Tea (250 ml) y nos costó 7,95 euros. Y para desayunar, 2 napolitanas, 1 café con leche y un zumo de naranja, 6,20 euros.

En el ferry se permiten perros y, si bien, no puedes acceder al coche durante la travesía, sí que podrás sacar al perro a estirar las patas y jugar cerca de los coches.

En los camarotes no hay televisión, sí que hay aire acondicionado, una mesa con una silla y un baño. Las toallas están dentro del armario y si no encontráis el papel higiénico, seguramente estará encima del espejo del baño. Para nuestra sorpresa, hay amenities, aunque son básicos: un dispensador de gel/champú en la ducha y 2 pastillas de jabón y 2 frasquitos de champú.

Para los aburridos, hay la opción de alquilar un reproductor de DVD portátil y 2 películas a 6 euros. Nosotros llevamos en netbook, así que no tuvimos que alquilarlo, jejej.

Unos apuntes más sobre el embarque, primero lo harán los camiones. Os sorprenderá la cantidad de ellos que suben y van en la “bodega”. Los coches van al aire, en la cubierta cinco. Si embarcas de primero, saldrás de último, ya que tienes que hacerlo marcha atrás. El coche parece que se te va un poquito en las rampas porque tienen un firme un poco especial, como con adoquines y tienes que pasar por encima de varias cadenas que tampoco hacen una conducción muy cómoda, pero son unos pocos metros. 


El trayecto puede marear un poco, yo necesité de un par de biodraminas. Lo mejor es intentar dormir el mayor tiempo posible. En cama fue el mejor sitio que encontré para no marearme.

El embarque en Saint Nazaire es un poco distinto. Cuando llegas al puerto, tienes que aparcar el coche e ir a un mostrador de información en dónde te darán la documentación (cosa que en Gijón se hace ya sin bajarte del coche y de camino al barco). Lo demás es igual, te dan un número de línea en donde tienes que ir haciendo cola, esperando a que embarquen camiones, caravanas y hasta motos antes que los que llevan coche.

Y si queréis info sobre la línea Barcelona - Livorno, con Grimaldi Lines, no te pierdas el #PostAmigo de Héctor de Mi Baúl de Ruedas



La cubierta 5, en donde van los coches






Zona de juegos para los niños


Tienda


Recepción

Zona de butacas


Únicamente en estos espacios está permitido fumar

Armarios en el camarote




Lo primero que se ve desde Sant Nazaire


sábado, 26 de mayo de 2012

192.- Francia en 12 días


Recién llegados de Francia y todavía sin seleccionar fotos, información......os dejo el planning que hemos seguido estos días:

Día 1
Salida en el ferry desde Gijón a las 16h. Llegada a Saint Nazaire (Francia) a las 7 de la mañana
Día 2
Visitamos el Castillo de Chenonceaux y la ciudad de Tours
Dormimos en el Etap de Tours
Día 3
Blois y Amboise
Dormimos en el Etap de Orleans
Día 4
Orleáns. A última hora de la tarde llegamos a París y nos da tiempo a subir a la Torre Eiffel
5 noches en el Campanile de Montparnasse
Día 5
París
Día 6
París
Día 7
Versalles
Día 8
París
Día 9
Caen y las playas del desembarco de Normandía
Dormimos en un Ibis en Avranches (a 20 minutos del Mont Saint Michel)
Día 10
 Mont Saint Michel
Fougeres
Dormimos en el Etap de Rennes
Día 11
Rennes 
Quimper
Dormimos en el Etap de Quimper
Día 12
Concorneau
Pont Avent y Vannes
Dormimos en el Etap de Vannes
Día 13
Nantes. Salimos del puerto a las 23.59h
Día 14
Llegada a Gijón a las 15h

jueves, 10 de mayo de 2012

Francia 2012

Después de tantos meses esperando este momento, ha llegado la hora. El domingo nos vamos 12 días a recorrer una pequeña parte de Francia, concretamente, visitaremos el Valle del Loira, París y Versalles, deambularemos por la Baja Normandía recordando la historia del Desembarco y las playas del día D y acabaremos en la Bretaña francesa.

Tengo que recurrir al blog para saber a ciencia cierta cuándo tomamos la decisión de hacer este viaje. Es cierto que desde hace mucho tiempo tengo ganas de conocer la Bretaña y que desde que ví la fabulosa serie Hermanos de Sangre, quiero ver las playas del Desembarco. El Valle del Loira no entraba, en principio, en nuestros planes, pero ya que íbamos en coche desde la Bretaña a París, qué mejor opción que hacerlo por el Loira.

París, que en un principio, no me llamaba mucho la atención, es ahora un lugar al que me muero por ir. Y también la razón de este viaje.

No sé si recordaréis que allá por el mes de julio del año pasado os contaba que habíamos reservado hotel y vuelos para visitar la capital francesa. Unos días más tarde, Vueling nos enviaba un mail comunicándonos "cambios sustanciales" en nuestra reserva. Nos cabreamos y tras mirar varias alternativas (hasta coger el vuelo desde Oporto), decidimos posponerlo e irnos una semanita a Italia.

Esa semana en Italia fue el mejor viaje que hicimos hasta la fecha: ciudades preciosas, recuerdos inolvidables y un vicio, Italia, que nos acompañará por siempre. 

Así que sí, fue en julio, cuando decidimos hacer este viaje. Casi diez meses pensando en este momento que, por fin, ha llegado.

Intentaré manteneros informados a través del Facebook, Twitter y Google+ y espero que estos días sean tan buenos, o incluso mejores que los vividos en aquel viaje de octubre por Véneto y Lombardía.

Au revoir!!!!

191.- Hotel Ibis Barakaldo

Este hotel está situado en un polígono industrial, pero si váis en coche,  estaréis en Bilbao en 10 minutos. Tiene aparcamiento gratis compartido con un Formule 1 que está justo detrás y para los que tengáis que repostar, tenéis una gasolinera al lado.

Está bien situado tanto para ir a Bilbao, como a Getxo, Portugalete.....

De este hotel poco os puedo decir si ya conocéis algún Ibis, porque como podéis ver es exactamente igual (salvo pequeñas diferencias) a los del resto de la cadena.

En esta ocasión tuvimos un pequeño problema con el desayuno, ya que a pesar de ser buffet, no había nada dónde escoger. Imaginamos que fue un momento puntual, ya que cuando bajamos nosotros había una excursión de la tercera edad y el comedor estaba a rebosar.

Al llegar a casa teníamos un email con una encuesta de satisfacción y aprovechamos para comentarlo. Ya que si bien creemos que fue algo puntual, había que decirlo teniendo la oportunidad para hacerlo. El director, muy majo, nos contestó ofreciéndose a tramitar nuestra reserva personalmente si algún día volvíamos por allí y a desayunar gratis.







martes, 8 de mayo de 2012

190.- Hotel Elizalde - Oiartzun


Hay veces en las que uno no acierta con la elección del hotel y esta es una de ellas. Cuando empezamos a mirar hoteles en San Sebastián, lo que nos llamó la atención fueron sus elevados precios. Tras mucho mirar, decidimos alojarnos en las afueras e intentar ahorrar un poco. Llamamos a este hotel y nos dieron un precio de 75 euros. Lo hablamos y decidimos reservar, volvemos a llamar a los cinco minutos para confirmar y nos dicen que el precio es de 85 euros!!!! 

Alucinados ya de que hubiesen subido 10 euros en 5 minutos, estuvimos a punto de colgar, pero entonces nos dijeron que nos mantenían el precio. No me dió muy buen rollo este tema de inflar los precios, pero faltaban pocos días para irnos y reservamos. Cuando pagamos en recepción nos dijeron que el IVA no estaba incluido, por lo que al final, no ahorramos tanto como debíamos y las malas vibraciones que habíamos tenido en un principio, se cumplieron.

A pesar de que llegamos bastante temprano, nos dieron una habitación adaptada en la planta baja, a diez pasos de la recepción, por lo que silencio y tranquilidad no hubo mucho.

El desayuno fue correcto y los recepcionistas (padre e hija, dueños a su vez) fueron bastante agradables y nos facilitaron mucha información de la zona.

Una ventaja, tiene wifi gratis.







domingo, 6 de mayo de 2012

189.- Hotel Holiday Inn Express Vitoria

No me puedo creer que haga un mes ya desde que estuvimos por tierras vascas y en una semana justa, estaremos de camino en nuestra nueva aventura, esta vez por tierras francesas.

Este hotel está situado en un polígono industrial cerca de Vitoria. Si lleváis el coche, es una buena opción ya que es bastante barato (creo que no llegó a 50 euros la habitación doble con desayuno). Tiene aparcamiento de sobra y aunque no tienen comedor, justo enfrente hay un restaurante en el que los precios, a simple vista, son tirando a altos, tiene una cafetería en la que se come muy bien y a un buen precio.

Un inconveniente, no dispone de Wifi gratis. Tampoco esperéis amenities, aunque si se os ha olvidado algo, hay una nota en el baño en la que dice que se puede pedir cualquier cosas que necesites en recepción.

Algo que nos llamó la atención es el hervidor de agua con las tazas, el café y la infusión. Sé que en algunos hoteles lo suelen tener, pero era la primera vez que lo veía en primera persona.

La habitación es bastante amplia, con cama de 1,50 m y un sofá cama muy cómodo para relajarte viendo la tele un rato después de un gran día de pateo por la ciudad.

Algo que se agradece es la opción de escoger almohada, blanda o dura. Para mi la almohada es algo esencial, ya que tiendo a contracturarme y a veces, si viajo en coche, me llevo la mía propia, jeje. Por supuesto, escogí la dura y dormí de vicio.

El desayuno buffet bastante completito y tienen dos comedores, uno al lado del otro para cuando el principal está completo, por lo que la falta de espacio no es problema.







Aquí os dejo su página oficial.

martes, 1 de mayo de 2012

188.- Cuatro días en Euskadi: Puente Bizkaia

Era nuestro último día en Euskadi y no habíamos preparado nada, ya que contábamos con no poder visitar todo lo que queríamos ver de Bilbao el día anterior.

Nos levantamos sin prisa, desayunamos sin prisa y nos preguntamos a dónde podíamos ir antes de empezar el camino de regreso a casa.

El Punte Bizkaia nos quedaba bastante cerca del hotel y no nos desviaba mucho de nuestra ruta, así que allí nos fuimos.

Este puente colgante une los pueblos de Portugalete y Getxo y fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO el 13 de julio de 2006.

Su construcción fue todo un logro de la ingeniería de finales del s.XIX, siendo el primer puente colgante-transbordador del mundo y uno de los pocos que sigue en funcionamiento. Fue diseñado por Alberto de Palacio en 1887 e inaugurado el 23 de julio de 1893.

Su construcción solucionó el problema de comunicación entre Portugalete y Getxo sin interrumpir el cauce de la ría del Nervión ni su navegación. Está formando por cuatro torres de celosía metálica de 62 metros de altura que sostienen un tablero de 160 metros de longitud, con una barquilla suspendida que  transporta personas y vehículos de una orilla a otra.

Tras verlo desde abajo, decidimos subir para disfrutar las vistas desde lo alto. Se accede a través de un ascensor y su precio es 5 euros. Una ascensorista sube contigo y te explica qué botón tienes que pulsar para avisar cuando quieras bajar. Una vez arriba lo cruzamos entero, desde Portugalete a Getxo y fue allí donde bajamos. Mientras que estás arriba, te ponen una grabación que narra la historia del puente, así como numerosas anécdotas, como la de una madre que dió a luz en la ambulancia en medio del trayecto.

He de reconocer que durante ese paseíto por las alturas no lo pasé muy bien y no precisamente por las alturas si no porque vas caminando sobre unas traviesas de madera, de esas que van dejando hueco entre una y otra y eso lo llevo fatal. Yo soy de esas que cuando va a un centro comercial, parking.....y tienen suelo de cristal, le doy un rodeo para no pisarlo, jeje.

Desde Portugalete, decidimos volver en la barquilla, que cuesta 0,35 céntimos el viaje. 

Getxo no lo visitamos, pero por Portugalete sí que dimos un pequeño paseo que empezó en la antigua estación de ferrocarril de La Canilla, construída en 1888 y que a partir de 1925 fue quedando en desuso debido a la prolongación de la vía hasta Santurtzi mediante un túnel. En la década de 1960 pasó a ser gestionado por el ayuntamiento, que la restauró para albergar la Oficina Municipal de Turismo.  

Nuestro paseo continuó por la Plaza del Solar, en donde se encuentra el Ayuntamiento construido en 1883; el Paseo Marítimo de 2 km de longitud con el Muelle de Churruca, símbolo del esplendor turístico de la villa a finales del s. XIX, con su kiosco en el centro, de 1912, de influencias mudéjares y clásicas. En el Mulle Churruca y en el de Hierro se encuentra la zona más antigua llena de preciosos edificios. Por último, la Basílica de Santa María, de finales del s. XV y que tardó casi un siglo en construirse. 





























Top ten Puentes de Calíope de Viajes y Vivencias
Copyright © 2014 Deambulando con Artabria