Monterrei y Verín son dos pueblos del sureste de Ourense, al límite con Portugal. Lo que destaca de Monterrei es su maravilloso castillo, de entrada gratuita. 

Este recinto está formado por murallas, torres defensivas, un palacio y una iglesia. Está declarado Monumento Histórico Natural desde 1931. Los Reyes Católicos crearon el condado de Monterrei en el s.XV y gracias a esto vive un período de esplendor, que lo convierte en centro de la cultura renacentista gallega y se instala aquí la primera imprenta de Galicia en 1944, gracias a la que se publicó el primer libro gallego, el Misal Auriense.

El palacio de los condes es de estilo renacentista y data de finales del s. XVI. Acoge una exposición sobre el  Camino de Santiago y el patrimonio cultural da la zona. Unida al palacio, se encuentra la Torre de las Damas, del s. XII-XIV.














También encontramos en el recinto, la iglesia de Santa María de Gracia, de finales del S.XIII y la Torre del Homenaje, a la que se puede subir. La mandó construír el conde Don Sancho en 1482 y tiene 22,5 metros de altura.

A unos metros del castillo se encuentra el Parador de Turismo.

En esta zona hay muchos viñedos con sus respectivas bodegas, productores de la denominación de origen de Monterrei. Muchas de ellas se pueden visitar, la mayoría gratis y con una pequeña degustación. Cerca del castillo se encuentra la bodega del diseñador Roberto Verino, la única en la que te cobran por entrar. Ahí lo dejo. 

En Verín, aparte del vino, también se pueden disfrutar de buenas aguas, ya que hay varios manantiales. Los más conocidos los de Sousa y Cabreiroá.




Verín forma con la portuguesa Chaves, la eurociudad del Agua. Tiene un casco histórico bastante bonito y también puedes disfrutar de varias rutas de senderismo.

La aldea de Couso Galán es una antigua aldea que llevaba varios años abandonada hasta que un señor que pasaba por allí tuvo la idea de comprarla y restaurarla por completo para dedicarla al turismo rural. Nosotros no estuvimos alojados en ella, pero nos habían hablado muy bien de este sitio y puesto que apenas teníamos que desviarnos de nuestra ruta original, decidimos acercarnos a verla. Lo que vimos nos gustó mucho y no tenemos dudas de que algún día volveremos para disfrutarla como se merece.








Ya de vuelta en casa  y en la provincia de Pontevedra, paramos a ver los Pendellos de Agolada. Los Pendellos datan del s. XVI y son unos "alpendres" en donde se realizaban las ferias. Es algo bastante curioso porque creo que no hay muchos recintos de esa época que se conserven. Han sido restaurados en los últimos años y aquí os dejo una página en dónde os explican muy bien qué son y para qué sirvían.


Visita nuestro Press Kit y síguenos en:
Twitter, Google+, YouTube,Instagram

Más información sobre el castillo y sobre Couso Galán en la entrada de Akasha83 de Viajar Code: Verónica, compañera del movimiento Post Amigo!
Retomamos la escapada que hicimos a principios de enero por Asturias para escribir este último post. Pasamos una noche en Cangas del Narcea y lo hicimos en este hotel

La elección de este y no otro, fue principalmente su precio, 40 euros la noche en habitación doble. Aunque si estáis por la zona, os recomendamos mejor unos apartamentos rurales en los que nos alojamos en diciembre del 2009. Puede que ese viaje haya sido el peor que hemos realizado hasta ahora, pero los apartamentos estaban chulos.

En esa ocasión, yo llevaba varios días enferma, pero pensé que estaba casi curada y allá nos fuimos. Fue un grave error, porque yo lejos de mejorar, empeoré y Luismi también se puso enfermo. El resultado? Un fin de semana entero sin salir de la casa, con fiebre y yo con los bronquios tan atascados que pensamos que teníamos que irnos al hospital a ponerme oxígeno. Luismi no estaba mucho mejor y a la vuelta acabamos los dos en el médico, yo con una otitis a mayores de lo que ya tenía.

Es lo que tiene irse de viaje enfermos, algo que no volveremos hacer. Aunque estábamos muy cerca de casa y en el mismo país, sentirse así de mal fuera de casa no es algo que me gustaría volver a repetir.

Pero volviendo al tema, y como os dije al principio, la decisión de dormir en este hotel fue el precio, ya que sabíamos que era un hotel de carretera, que nos haría falta el coche para desplazarnos a cualquier lugar.....

Aún así, la relación calidad-precio es buena, la cama y la almohada también, dispone de wifi gratis y la calefacción estaba a una temperatura idónea.

Se trata de un complejo de cafetería, restaurante y hotel, por lo que recogimos la llave en la cafetería y la devolvimos en el mismo lugar. El hotel está pegado al restaurante, en un portal distinto, por lo que te darán la llave del portal y de la habitación. Nos dió la impresión de que allí también vivía la familia. Es un sitio tranquilo y barato, ideal para un largo día de senderismo o de esquí en Leitariegos (aunque quede a unos 35 minutos). Se encuentra a la salida del pueblo, pero en unos 5 minutos en coche ya estás en el centro. La mayor parte de las habitaciones disponen de balcón.

Puedes desayunar y comer en la cafetería y en el restaurante a unos precios bastante económicos.







Como ya os contamos en las entradas anteriores, teníamos alojamiento en un SPA en A Mezquita y como está a tres horas de casa, decidimos aprovechar un poquito más el fin de semana y dormir otra noche fuera. Buscábamos un lugar cercano a A Mezquita y buscamos alojamiento en Verín y Monterrei.

El escogido fue una casa de turismo rural, O Retiro do Conde, un antiguo pazo del s.XVII totalmente restaurado y, aunque no es nuestro estilo, precioso.





Tienen varias habitaciones desde 60 euros, pero por 10 euros más escogimos una Suite y por 10 euros más los dos desayunos, así que el total sumó 80 euros. 

La habitación es bastante espaciosa, con pequeños detalles muy cuidados. Botellas de agua con su copita, bombones, información turística de la zona....La decoración es como viajar en el tiempo, con paredes de piedra vista y vigas de madera. Nos llamó la atención el papel de la pared del cuarto de baño, los enchufes y los grifos imitando a los antiguos.....
















 

Tienen un terreno bastante grande por donde pasear y algunas de las habitaciones, como la nuestra, dan a un pequeño río con varios puentes que le dan un aire especial.

El desayuno nos los preparó Rosa y nos pusimos las botas. Mermelada casera de calabaza  y membrillo, croissant y tostadas calentitos, zumo de naranja recién exprimida, café, leche, colacao, fruta......Y nos preguntó varias veces si queríamos algo más. Nos trataron a cuerpo de rey. La pena, que sólo fue una noche y no pudimos aprovecharlo muy bien y creo que habría merecido la pena. Tienen varios salones y en ellos encontrarás un montón de juegos de mesa para entretenerte, los más peques también disfrutarán de juegos y cuentos, los mayores con una biblioteca con los mejores clásicos de la literatura...y para los días de frío, debajo de las mesas te encontrarás un brasero!!


 













En la planta de abajo disponen de una bodeguita con una "lareira" (chimenea) y unos bancos en donde pasar un buen rata de charla....

En definitiva, un lugar para recomendar. Y, en este caso, Wifi gratuita.

Visita nuestro Press Kit y síguenos en: