Después de una visita a O Cebreiro y como todavía teníamos bastantes horas de luz para aprovechar el día, decidimos acercarnos a la maravillosa abadía de Samos. 

La abadía se puede visitar y el guía es un monje benedictino que te adentra en la historia del monasterio y de su orden al mismo tiempo que te muestra lo más salientable de la edificación. La entrada fueron 3 euros y la duración de la visita es más o menos de una media hora.


























El monasterio de San Julián se construyó en distintos períodos, por lo que tiene estructuras románicas, góticas, renacentistas y barrocas. Fue fundado por el obispo lucense Ermefredo en el s.VII. Fue el refugio de Alfonso II el Casto. Con la desamortización de Mendizábal, los monjes huyeron al extranjero, pero les fue devuelto en 1891.

La visita es totalmente recomendada ya que si por fuera impone, por dentro no se queda atrás. Es un poco surrealista que el guía "turístico" sea un monje, pero es muy interesante y te cuenta datos de bastante importancia histórica con una mezcla de leyenda y realidad.

Fuera del monasterio hay un pequeño paseo al lado del río y la Capilla del Ciprés. Cuentan que es más antigua que el propio monasterio y que el ciprés lleva allí tanto tiempo, o más, que la capilla. Es de estilo mozárabe y fue declarada Monumento Nacional en 1944.










Visita nuestro Press Kit y síguenos en:

Hace unas semanas dejó por fin de llover en Galicia, así que aprovechamos un sábado para irnos de excursión a un sitio al que le teníamos muchas ganas, la pequeña aldea de O Cebreiro, en el ayuntamiento de Pedrafita do Cebreiro y en pleno Camino de Santiago.

Pedrafita do Cebreiro está situada en el centro de las sierras de Os Ancares y O Courel, por lo que los paisajes están más que garantizados. También es aquí donde nacen dos ríos: el Navia y el Lor.

En la aldea de O Cebreiro destaca Santa María la Real. Es una iglesia de estilo prerrománico fundada, probablemente por los monjes benedictinos del S. IX. El santuario cobra importancia en el s.XIV porque supuestamente tuvo lugar allí el milagro del Santo Grial. Cuenta la leyenda que un día de fuerte temporal de nieve, un monje celebraba misa en la capilla. Un vecino de la parroquia de Barxamaior desafió la tempestad y se acercó a la iglesia. El monje menospreció el esfuerzo del vecino y exclamó: "cual viene este otro con una tan gran tempestad y fatigado a ver un poco de pan y vino". En ese momento la hostia se transformó en carne y el vino en sangre.

En 1486, los Reyes Católicos peregrinaron a Santiago y según la tradición popular la reina Isabel quiso llevar con ella las reliquias de O Cebreiro. Después de unos 20 km, los caballos no quisieron andar más, los dejaron sueltos y volvieron a las puertas de la iglesia, por lo que la reina cambió de idea. Después de esto, los Reyes Católicos le otorgaron continuos privilegios.










Pero sin duda, lo más famoso de este precioso lugar son la pallozas. Son unas viviendas de paredes bajas de piedra en las que se abren pequeñas ventanas y puertas y en las que convivían personas y animales bajo una alta y tupida cubierta de paja, que soporta el peso de la nieve. La inclinación de la cubierta favorece que la nieve vaya cayendo al suelo.




En algunas de ellas hay un museo etnográfico, pero cuando nosotros fuimos estaban cerradas. En su interior se reflejan las condiciones de vida en la montaña.