Día 5: Nueva York (museos y Central Park)

Este puede que sea el día más tranquilo que pasamos en Nueva York en lo que se refiere a lugares visitados, aunque siguiendo la tónica del viaje, nos pegamos unas buenas caminatas.

Empezamos desayunando en el hotel. Como os comenté en otra entrada, no teníamos el desayuno incluído, pero en recepción había una máquina de café en la que te podías servir a tu gusto a ciertas horas del día. Nos cogimos un chocolate con vainilla (todavía recuerdo su rico olor, mmmm) y nos acercamos al Dunkin Donuts que teníamos a menos de 5 minutos del hotel y nos cogimos una caja de 6 por 3,99 $ gracias a unos descuentos que nos habían dado.

Después de darnos el desayuno padre nos dirigimos a la estación de metro para acercarnos a la zona de los apartamentos Dakota, enfrente del Central Park, en el Upper West Side. Los apartamentos Dakota es, aparte de un edificio precioso, el lugar en donde vivía John Lennon cuando lo asesinaron en 1980. A su altura, y dentro del parque, nos encontramos con Strawberry Fields (en la calle 72), un homenaje al ex-Beatle. Siempre hay flores frescas y un mosaico que forma la palabra Imagine. Yoko Ono sigue viviendo allí, al igual que otros muchos famosos y Polansky rodó allí La semilla del diablo.


Desde allí seguimos caminando por Central Park West hasta encontrarnos con el Museo de Historia Natural (a la altura de la calle 79. Habíamos oído que era gratis y que podías dejar la aportación que consideraras. No os los puedo confirmar porque cuando llegamos había tantísima gente haciendo cola en los mostradores que compramos las entradas en unas máquinas en las que la cola era bastante menor. Pagamos lo que ponía, 19 $ por persona. Os hará falta el día entero para verlo todo, nosotros le dedicamos toda la mañana y nos quedaron cosas por ver, pero estábamos realmente agotados y ya nos apetecía cambiar de aires. No sólo os encontraréis fósiles y animales, también os encontraréis salas de trajes ceremoniales, de antropología asiática y africana.....Es realmente recomendable!












Ya eran sobre las 15.30 h más o menos y estábamos preocupados porque no encontrábamos un local para comer cuando nos dimos de bruces con el Uno Chicago Grill (en Larpeiradas tenemos una pequeña reseña).

Después de una buena y rica comida nos adentramos en el Central Park y lo cruzamos hasta el Upper East Side para ver otros dos museos, aunque no entramos, el Metropolitan Museum of Art y el Solomon R. Guggenheim Museum. Los vimos por fuera y nos volvimos al parque para ver su gran lago o Reservoir. Los trabajos de acondicionamiento de este gigantesco parque comenzaron en 1857. Tuvieron que nivelar el terreno, desecar pantanos, crear lagos artificiales y plantar numerosos árboles. Mide 4 km de norte a sur y 1 km de este a oeste. Los senderos señalados miden unos 90 km. A veces puede parecer un poco difícil orientarse, pero si os fijáis en las farolas, sus dos primeros números os dirán a la altura de que calle estáis. 




Luego vimos la Fuente de Bethesda y The Mall, una avenida con estatuas de escritores famosos. Si vais con mucho tiempo a Nueva York, podréis dedicarle todo el día al parque y creo que nos cansaréis de recorrerlo porque es precioso y con muchísimas cosas por ver, nosotros tuvimos que conformarnos con dedicarle la tarde.









Vimos atardecer y salimos por la 5ª avenida, a la altura del impresionante hotel Plaza. Justo enfrente tenemos la tienda de Apple, cuya característica más importante es que es un cubo de cristal. En esa misma plaza también está la tienda de juguetes en la que nos podemos encontrar el famoso piano de la peli de Tom Hanks, Big. Nosotros estábamos tan cansados que no teníamos ni ganas de acercarnos a ella, así que cogimos el metro y nos fuimos directos al hotel. Tocaba descansar antes del último día en la Gran Manzana.


Antes de volver al hotel, nos fuimos a cenar a una pizzería que estaba en la 5ª Avenida, entre nuestro hotel y el Empire State. Creo que es el sitio más cutre en el que he comido nunca. No creo que pudiera pasar un control de Sanidad, pero la pizza estaba de miedo. Dos raciones de pizza y dos bebidas por menos de 10 $. Por si os interesa comer bien y barato y no os importa cómo es el local, os dejo el nombre, Empire Pizza.
Y hablando de la limpieza de los locales de restauración, hay varios niveles en los que pueden estar catalogados, siendo "A" la mejor (más limpieza, mejores condiciones higiénico-sanitarias...) y "C" la peor. Están obligados a poner la calificación obtenida bien visible, pero nosotros sólo hemos visto "A" o nada. Supongo que no les interesara mucho que la gente sepa que tengan una "C". El Empire Pizza me da que debía de tener una "C".

Esta era la ruta original para ese día, pero al teleférico ya habíamos subido el día anterior.


Visita nuestro Press Kit y síguenos en:


------------
NOTA:
Si la información aquí escrita te ha sido útil y necesitas reservar hotel, te pedimos que lo hagas a través de nuestra cuenta de afiliado de BOOKING. A tí no te supondrá ningún coste adicional y a nosotros nos ayudarás con el mantenimiento de este blog. GRACIAS!!

17 con algo que decir:

Caliope dijo...

Central Park da para mucho, es un parque precioso, junto con Bryant Park mi favorito. El Museo de Historia Natural estás muy bien, aunque algunas partes se ven muy antiguas, pero aun así tiene encanto y los dinosaurios son la caña. Yo que soy de museos me los recorrí todos, jeje. Normal que estuviéseis cansados, el parque y el museo agotan! Qué penita me da que ya os quede poco en NY, jeje. Un besote!

M.C. Cruz dijo...

El museo es gratis, o al menos lo era hace un par de años que estuvieron mis padres. solo se paga la voluntad. Pero claro, si la cola era tan grande, pues a lo mejor merece la pena pagar la entrada.
Un abrazo

Helena Botella dijo...

Yo no vi el Museo de Historia Natural y me quedé con las ganas, porque a mí me llamaba bastante la atención, pero en 5 días no se puede hacer todo.
Central Park es enorme y dentro del parque, tiene zonas totalmente distintas unas de otras. A mí me encantó.
Dices que no andasteis, pero seguro que en el museo os pegasteis un buen tute y luego el caminito de vuelta... tela!
Un saludo ;)

María (callejeando por el mundo) dijo...

Central Park si que da para mucho, yo necesité dos viajes para conocer el parque entero.
Si te digo la verdad en mi primer viaje a NY acabé la semana agotada, no daba más, el último día me arrinconaba en Macy´s mientras mi pareja compraba porque no podía con mi cuerpo. NY es agotador y sobre todo cuando quieres ver mucho en pocos días.

Un beso!

Diario viaje Kiana dijo...

Central Park debe ser un remanso de paz dentro del bullicio de NY, un buen lugar para desconectar. La calificación de los restaurantes por letras lo había oído de algunos países asiáticos, no sabía que en NY también se practicaba, aunque algunos no las pongan...

Un abrazo

Verónica Deambulando dijo...

Calíope, me acordé de ti en este viaje por la cantidad de museos que había, sobre todo en Washington pensé: "hay si estuviera aquí Pepa..." :-)

Verónica Deambulando dijo...

María, Nueva York agota, eso está claro, pero vale la pena, a qué si?

Verónica Deambulando dijo...

Kiana, sí que es un remanso de paz, aunque ese día estaban una banda de músicos con los tambores y había una marcha...pero con lo grande que es siempre encuentras un lugar tranquilo.

Verónica Deambulando dijo...

M.C, estaba leyendo ahora sobre el tema. La entrada es 19 dólares, pero si quieres pagar menos tienes que ir por el mostrador. La verdad es que ese día no nos apetecía hacer cola y perder más tiempo del necesario, pero si no hay mucha gente o no te importa esperar, te puedes ahorrar una cantidad importante.

Verónica Deambulando dijo...

Helena, a mi me apetecía verlo y además si llego a casa y le digo a mi sobri que no he ido, me mata, jaja. Tuve que hacerle un vídeo y un montón de fotos para enseñarle todos los bichos que había.

Sí, vimos menos cosas que otros días, pero la caminata no nos la quitó nadie. Llegamos agotados al hotel todos los días!

Eva - Una idea, un viaje dijo...

Qué día más estupendo, y más empezando con ese pedazo desayuno :P tengo ganas de leer los posts sobre los amish, aquí me quedo a la espera :)

Victor del Pozo dijo...

Yo decidí en su día no entrar al museo de historia natural, pero si que lo tengo en mente para cuando vuelva, al igual que algún otro más. Ahora, poco a poco me va apeteciendo más ver museos.. (la edad? jejeje)

Nosotros Central Park lo recorrimos en bici una mañana. Es una forma idónea para verlo casi todo y pararte donde quieras.

Hay dios que ganas de volver...

Edu y Eri dijo...

No hay nada como empezar el día zampándose unos dunkin donuts :P El Museo de Historia natural es una pasada, a nosotros nos encantó. Y de Central Park lo mismo, solo podemos decir cosas buena :)

Verónica Deambulando dijo...

Eva, el desayuno fue de infarto, me costó un buen rato poder moverme, jaja

Verónica Deambulando dijo...

Víctor, es imposible verlo todo. A nosotros nos costó mucho hacer un planning que nos dejara más o menos conformes. Por supuesto, hay que volver!

Verónica Deambulando dijo...

Edu y Eri, a mi creo que me gustó todo en Nueva York, ejje. Los Dunkin Donuts están de vicio, el de Oreo y el Boston voy a tardar mucho tiempo en olvidarlos. Qué ricos!!!!!

Cool dijo...

me estoy poniendo al día con tus diarios de Nueva York. me encanta recordar contigo está gran ciudad....
besos