Día 6: Nueva York (Intrepid y High Line Park)

Último día en Nueva York, nos levantamos tristes pero con ganas de aprovechar al máximo el día. Siendo el último desayuno en la ciudad, tenía que ser especial, no?

Desayunamos justo enfrente de nuestro hotel, en el Contorno´s Restaurant (reseña en Larpeiradas de Artabria) y luego cogimos el metro hasta la calle 49 para luego tener un buen rato de caminata hasta llegar al Intrepid Sea, Air & Space Museum.

No habíamos oído hablar mucho de este museo, pero el día de la excursión de contrastes pasamos por delante y cuando vimos el portaaviones quisimos visitarlo.

He de decir que era domingo y que el plan ese día era ir a una misa Gospel en Harlem. Habíamos estado mirando varias iglesias que ofrecían estos servicios y aunque al final cambiamos de idea, os dejo el plano con su situación.
Tenéis metro en las calles  135, 145 y 148

La entrada al Intrepid no es precisamente barata y si a eso le añadimos la visita al último Concorde que voló ya es un lujo, pero a Luismi le hacía especial ilusión y para eso están las vacaciones, no? En total, la visita nos salió por algo menos de 36 euros por persona (cuando os pongo precio en euros es aproximadamente, porque siempre lleva incluído el 3% de comisión por pagar con tarjeta en el extranjero).

El museo se encuentra en el Muelle 86, en la calle West 46. Una vez dentro y aparte del portaaviones, también podrás ver un submarino, un montón de aviones de guerra y helicópteros y hasta un transbordador espacial. Nosotros no la pudimos ver porque el hangar donde se encuentra estaba de obras debido al Sandy.

El Intrepid data de 1943 y participó en dos guerra, la Segunda Guerra Mundial y en la de Vietnam. Dentro podemos ver la cubierta de despegue, la sala de control y el puente y hay una exposición sobre la historia y la evolución de la marina militar americana. También podéis entrar en el submarino Growler y, como nosotros, si cogéis la visita guiada al Concorde podréis estar sentados en el último avión de este modelo que voló. La visita guiada dura sobre 1h30 min y aunque es en inglés, gracias al guía que nos tocó que pronunciaba a la perfección pudimos pillarle bastante de la explicación. Ojalá os toque el mismo, Mark de Brooklyn porque el tío era un cachondo, tanto que se atrevió a bromear con nosotros sobre que el tiempo en Nueva York (por lo menos ese día que hacía un día precioso) era mejor que el de la lluviosa Galicia de la que procedíamos. Se lo perdonaremos porque era majo....












La cabina del Concorde, en una de las ventanas se les recuerda a los pilotos que no pueden abrirlas durante el vuelo.



El catering del Concorde, casi como el de Ryanair









Al terminar la visita nos dirigimos hacia una tienda de electrónica de la que nos habían hablado, la BH, con tan mala suerte que estaban casi cerrando y desde allí nos fuimos a un parque que empieza a ser muy conocido, el High Line Park, con 2 km de recorrido por una antigua vía de un tren de mercancías. Es un paseo muy agradable, con algunos puntos panorámicos de la ciudad. Todavía no está terminado, por lo que habrá que volver cuando esté terminado por completo.






Con este paseo dábamos por terminado nuestra visita a Nueva York. Al día siguiente nos esperaba nuestro coche de alquiler para empezar un road trip por la costa este que nos dejó muy buenos momentos, pero eso os lo contaremos en unos días.

 La siguiente entrada estará dedicada a nuestro hotel en la Gran Manzana. Buscar un hotel barato en Nueva York fue realmente una odisea. 

Visita nuestro Press Kit y síguenos en:


------------
NOTA:
Si la información aquí escrita te ha sido útil y necesitas reservar hotel, te pedimos que lo hagas a través de nuestra cuenta de afiliado de BOOKING. A tí no te supondrá ningún coste adicional y a nosotros nos ayudarás con el mantenimiento de este blog. GRACIAS!!

14 con algo que decir:

Caliope dijo...

Ohhh qué penita, se acabó NY. Yo fui al Intrepid la primera vez y me gustó, después lo reformaron y por las fotos creo que se ven más cosas ahora. El High Line es muy chulo y muy original, los neoyorkinos saben conventir una ruinosa vía en un sitio muy guay para pasear y descansar, una de las cosas por la que me gusta esa ciudad. Seguiré pendiente de la aventura americana :D
Un besote

Verónica Deambulando dijo...

Caliope, podíamos robarles algunas ideas :-) Yo creo que no habría ido al Intrepid si no fuese por Luismi, pero él se lo pasó en grande ese día. Le encantan los helicópteros y los aviones y verlos de primera mano sé que le encantó. :-)

Viajar Code: Verónica dijo...

Para nosotros el Intrepid es visita obligatoria :-)

En cuanto alojamiento, creo que tocará apartamento...muchas noches para presupuesto en hotel u.u

Verónica Deambulando dijo...

Verónica, yo ni me lo planteaba, pero al final fue una visita muy interesante. Nosotros habíamos mirado apartamentos para Nueva York y ahorrábamos algo, pero al final preferimos el hotel. Nuestras 13 noches de hotel en Estados Unidos se llevó un porcentaje bastante alto del presupuesto.

Diario viaje Kiana dijo...

No había oído a hablar del Intrepid, aunque en mi caso los aviones y helicópteros no me llaman mucho la atención. Lo que sí me parece muy chulo es el High Line Park, estos neoyorquinos saben reinventarse!

Por cierto, después de mucho tiempo te he dejado una sorpresita en el blog en modo de Liebster!!

Un abrazo!

Verónica Deambulando dijo...

Kiana, yo lo había visto de pasada en la guía, pero no me había llamado la atención. De hecho, para ese día teníamos otros planes, pero a Luismi le encantan los aviones, así que había que concederle el caprichito jeje. Muchas gracias por el premio!!

M.C. Cruz dijo...

Madre mía qué caro el museo ese!!! :O Aunque la verdad es que tiene que estar interesante y debe ser genial poder ver un concorde tan de cerca!
Un abrazo

Carfot El Peregrino dijo...

El último día en una ciudad siempre tienes que descartar sitios para visitar así que lo bueno de Nueva York es regresar, ;).

Yo no visité el museo porque me pareció un poco caro y nos decantamos por la misa góspel pero por lo que contáis también es muy interesante, quizás la próxima vez.

Un abrazo !!!

Verónica Deambulando dijo...

M.C., es carísimo. Yo ya dije que su por mi fuese no habría ido, pero a veces hay que hacer concesiones, jeje.Es una visita muy interesante para los que les guste la aviación y la historia de la marina estadounidense. A mi me gustó estar dentro del submarino, del portaaviones y del Concorde, pero no por ese precio tan elevado.

Verónica Deambulando dijo...

Carfot, todos coincidimos en lo caro del museo, pero a veces hay que cambiar de planes sobre la marcha :-)

Antonio Ruiz dijo...

Vaya! adiós a NY! En una gran ciudad como NY con miles de atractivos siempre dejas por hacer muchas cosas, pues es imposible verlas todas. Motivo más que suficiente para regresar a esta hermosa y peculiar ciudad.

Esperamos impacientes tus lectores los siguientes relatos de otros viajes.

Un abrazo enorme!!!

Edu y Eri dijo...

Tus relatos sobre Nueva York han sido fantásticos, qué penita que se acaben :-(

El Intrepid Museum nos pareció bestial, uno de los museos en los que más hemos disfrutado hasta ahora ^^

Verónica Deambulando dijo...

Antonio Ruiz, tus mensajes siempre me dan un subidón ,jeje. Muchas gracias por tus palabras. Está claro que hay que volver a Nueva York ;-)

Verónica Deambulando dijo...

Edu y Eri, muchas gracias chicos!! A mi me encantó entrar en el portaaviones, el submarino y el Concorde, pero el que más disfrutó fue mi novio :-)