Día 7: Nueva York - Cambridge - Boston

Había llegado el día de abandonar Nueva York, un destino soñado desde siempre para Luismi y una agradable sorpresa para mí, a la que la gran manzana no llamaba demasiado y que acabó enamorada de la ciudad y con muchas ganas de volver.

Era un día triste pero alegre a la vez, ya que esa noche dormiríamos en Boston, uno de mis sueños viajeros desde que era niña. Por fin iba a estar en esa maravillosa ciudad!!

Si os acordáis del nuestro primer día en Nueva York, os contábamos cómo llegar desde el JFK al centro de Manhattan. En aquella ocasión utilizamos el Air Train para acercarnos a la estación de Jamaica en dónde cogeríamos el Long Island Rail Road, un tren que nos llevó bastante rápido a la estación de Pensilvania (nos llevó más o menos una hora llegar desde el hotel hasta el Federal Circle y el Air Train nos costó 6 $ por persona, 5$ por el trayecto y 1$ por la tarjeta en sí. Si tenéis la MetroCard prepago os ahorraréis ese dólar de la tarjeta)

Este día el recorrido era el mismo, pero a la inversa, aunque decidimos aprovechar la MetroCard y en vez de ir en tren hasta Jamaica Station, utilizamos el metro y desde allí el Air Train hasta el Federal Circle, en dónde se concentran las oficinas de alquiler de coches del aeropuerto. Nosotros reservamos con Hertz después de mirar varios precios  (290 euros, nos saldría más barato si lo hubiésemos reservado una semana, pero no nos quedó más remedio que hacerlo por una semana y unas horas). Ya os habíamos hablado de que en principio habíamos mirado para movernos en transporte público, pero finalmente decidimos hacerlo en coche para tener más libertad.

Escogimos el modelo más baratito (un Chevrolet Sonic, que creo que aquí es el Aveo) y emprendimos caminito de Boston.

En Estados Unidos todos los coches de alquiler son automáticos, yo no le veo mucho la gracia, ya que se pierde la esencia de la conducción, pero desde luego son bastantes cómodos. Entre que no tienes que pisar el embrague, ni cambiar de marcha y que tienen control de velocidad, parece que vas en el coche fantástico XD



Deciros, por si no lo sabéis, que tras poner el motor en marcha, tendréis que pisar el freno para poder ponerlo en modo de conducción. Por lo menos fue así en nuestro coche y nos llevó algunos minutos darnos cuenta del detalle, ya que si lo pensáis, que tengas que pisar el freno para poner el coche en marcha no tiene mucha lógica.

Todo el camino lo hicimos por Interestatales y vimos bastante presencia policial en las carreteras. Hay peaje y tienes dos maneras de pagar: uno con una especie de Vía T (podéis pedirla en la empresa de alquiler de coches previo pago) o pagar en CASH, sí, en CASH. Ni un sólo peaje pudimos pagarlo con tarjeta, así que si conducís por Estados Unidos acordar de llevar siempre dinero en efectivo. En peajes, ese día, gastamos 13,15 $.

Hay algunas cosillas en el tema de conducción que es un poco distinto, pero os las iremos contando en las siguientes entradas.

Algo que nos llamó la atención es que las áreas de servicio solía haber un McDonalds, Burger King, Starbucks......

Llegamos a media tarde a Cambridge, la preciosa ciudad universitaria que está pegada a Boston y tras caminar por su calle principal nos adentramos en el campus a través de una de sus majestuosas puertas. Cambridge y Boston están separadas por el Rio Charles. La afamada universidad de Harvard fue fundada en 1963. 
























Nos perdimos un ratito deambulando por sus calles y de vuelta al coche, que había sido un día muy largo.

En Cambridge fue en el primer sitio que usamos los famosos parquímetros estadounidenses y aunque a lo largo de los días vimos los más clásicos, esta vez pagamos en uno un poco más moderno y que hasta permitía tarjetas de crédito. Echas la moneda o pagas con la tarjeta la cantidad deseada y aparece el tiempo del que dispones en la pantallita del parquímetro.

Visita nuestro Press Kit y síguenos en:


------------
NOTA:
Si la información aquí escrita te ha sido útil y necesitas reservar hotel, te pedimos que lo hagas a través de nuestra cuenta de afiliado de BOOKING. A tí no te supondrá ningún coste adicional y a nosotros nos ayudarás con el mantenimiento de este blog. GRACIAS!!

2 con algo que decir:

Caliope dijo...

La próxima vez que vaya a los USA probablemente vaya a Boston y el resto de ciudades de la Costa Este que se visitan habitualmente, que por ahora siempre me he quedado en NY! ire anotanto todos tus apuntes. Cambridge tiene muy buena pinta! y además lo hemos visto tanto en las películas que también resulta muy familiar. Muy chulo el coche, aunque a mí eso de conducir un automático no me va, prefiero los manuales! Un abrazo guapa!!

Verónica Deambulando dijo...

Caliope, yo creo que Boston es imprescindible. Me gustó muchísimo y me gustaría poder volver con más tiempo para disfrutar de la ciudad :-)