El año pasado cuando estuvimos por Francia y visitamos las playas del desembarco de Normandía, nos quedamos con las ganas de visitar el cementerio americano de Colleville sur Mer, el que aparece en la película de Salvar al soldado Ryan.

El día anterior ya teníamos que haberlo visitado, pero el tiempo se nos echó encima y no pudo ser. No me quería ir sin visitarlo, así que al día siguiente cambiamos nuestros planes y allá nos fuimos.

La entrada al cementerio es gratuita, pero tendrás que pagar el pagar el parking. Nosotros pagamos 3,50 $ por un par de horas.

Aparte de recorrer algunos de sus lugares más importantes, no queríamos perdernos el cambio de guardia ante la Tumba al Soldado desconocido. Suele ser cada hora, aunque a veces se hace también cada media. Nosotros llegamos justo a tiempo para verlo y aunque ninguno de los dos es muy de ceremonias de este tipo, llegó a conmovernos el orgullo que se ve en los soldados que rinden homenaje a sus compañeros caídos. Es una ceremonia muy lenta, con los pasos muy medidos y en que hay un silencio absoluto, sólo roto por el ruído de las botas de los soldados que participan y por el del fusible cuando lo cambian de posición.

En este cambio de guardia, el número 21 es el protagonista.  El "guardián de la tumba" da 21 pasos por la alfombra roja, se para 21 segundos y mira dirección este, vuelve a dar 21 pasos sobre la alfombra y repite el proceso y luego tras un movimiento entre hombro y mano, coloca su rifle entre los visitantes y la tumba, para proteger al sepulcro ante cualquier amenaza.

Los centinelas que cuidan de la Tumba al Soldado Desconocido( vigilada 365 días al año, 24 horas al día) son todos voluntarios y son considerados la élite del tercer regimiento de infantería.

Aunque no os gusten mucho estas cosas, creo que es un acto que vale la pena ver, aquí os dejo un vídeo que hice del cambio de guardia. Si se os hace muy largo, no os lo perdáis a partir del minuto 3:15
Al ir con el tiempo justo no pudimos ver mucho del cementerio, pero os dejo un plano para que vosotros podáis organizar la visita en función de vuestros intereses.

                                      
















Visita nuestro Press Kit y síguenos en:
Twitter, Google+, YouTube,Instagram, Linkedin

Últimamente hemos estado recibiendo preguntas y dudas de viajeros que irán próximamente a Estados Unidos, concretamente a la Costa Este, que es la zona en la que estuvimos hace menos de tres meses y que tan buenos recuerdos nos dejó.

Si preferís reservar todo con una agencia, hay muy buenas ofertas de  viajes a Nueva York que incluyen Washington o Philadelphhia  y hasta las cataratas del Niágara.

Este fue nuestro planning:

Día 1

A Coruña - Madrid - Nueva York (JFK)

Nos dió tiempo a descansar un rato en el hotel (podéis reservar el vuestro con Booking) y ver atardecer desde lo más alto del Empire State

Día 2

Nueva York: Paseamos por el Bajo Manhattan, nos acercamos en ferry a Staten Island y sobrevolamos el sur de la isla en helicóptero

Día 3

Nueva York: Excursión de contrastes (Queens, Bronx.....), Chinatown y Little Italy

Día 4

Nueva York: Midtown (el fabuloso Chrysler, las Naciones Unidas, la Biblioteca, el Rockefeller Center....fueron las visitas de este día)


Día 5

Nueva York: Nos fuimos de museos y a pasear por el enorme Central Park


Día 6

Nueva York: Para despedirnos de la ciudad nos acercamos al museo del Intrepid. Ese día entramos en un portaaviones, un submarino y en un Concorde y paseamos por el Higline Park

Día 7

Salimos de nuestro hotel y tras coger el coche de alquiler en el JFK no dirigimos hacia Boston, parando antes en la ciudad universitaria por excelencia, Cambridge

Día 8

Boston, este fue el día más agridulce del viaje. Por un lado estuve bastante mala debido a la alergia y por otro hice realidad un sueño de niña, conocer esta maravillosa ciudad que superó, las ya por si grandes , expectativas que tenía con ella.


Día 9

Abandonamos Boston para dirigirnos a Niagara Falls, pero haciendo noche en la región de los Finger Lakes

Día 10 

Cruzamos la frontera con Canadá, otro sello en nuestro pasaporte, y disfrutamos como niños de las majestuosas Cataratas del Niágara

Día 11

Abandonamos Canadá dirección Washington, a dónde llegamos a última hora de la tarde

Día 12

Visitamos la capital de los Estados Unidos y al día siguiente nos acercamos al cementerio de Arlington

Día 13

Salimos de Washington dirección Philadelphia, parando en el condado de Lancaster para conocer un poco más a los Amish. Llegamos a tiempo a Philly para posar con Rocky Balboa

Día 14

Nuestro último día, de momento, en Estados Unidos. Visitamos Philadelphia y a última hora de la tarde volamos de nuevo hacia España a donde llegamos a la mañana del día 15

Son adecuados los días que estuvimos en cada ciudad? Pues depende de que lo que queráis ver. En Nueva York hemos estado casi 6 días y nos ha dado tiempo a ver todo lo que queríamos, pero si os apetece entrar en el Metropolitan, en el Guggenheim...os harán falta 1 o 2 días más.

En Boston yo me quedaría dos días, como mínimo. Es una ciudad realmente bonita, que no tiene nada que envidiarle a otras más visitadas.

Las cataratas se ven perfectamente bien en un día y si no queréis ir de casinos y museos varios, os llegará el tiempo.

Aunque Washington nos decepcionó un poco, no me habría importando quedarme más de 1 día para ver barrios que no son tan conocidos pero que creo que tienen mucho que ofrecer. Si váis justos de tiempo, yo pasaría de alto esta ciudad y Philadelphia.

Eso sí, no me perdería visitar el condado de Lancaster para ver a los amish y aprender un poquito más de ellos.

Aquí os dejamos un índice con todas las entradas relacionadas con este viaje y el presupuesto desglosado.

Visita nuestro Press Kit y síguenos en:
Booking.com
Era hora de abandonar Niágara y volver a Estados Unidos para continuar nuestro road trip por la costa este, que como ya sabéis habíamos reservado un coche de alquiler, la mejor forma de conocer el país. La siguiente parada era Washington D.C.
Camino de Washington

El 11º día de viaje fue todo de carretera y al contrario que desde Boston a Niágara, esta vez no fue todo autopista, si no carreteras comarcales, pero se podía ir a una buena velocidad y pasamos por los típicos pueblos estadounidenses que nos encantaron. 

Después de conducir prácticamente todo el día llegamos a nuestro hotel que estaba en el estado de Virginia, pero cruzando el río Potomac y en 5 minutos ya estábamos en el Distrito de Columbia, al que pertenece la ciudad de Washington.

Nos llamó mucho la atención la entrada a la ciudad porque había un entramado de carreteras bastante complejo y muchos viales de alta ocupación, que en Madrid, Barcelona...habrá, pero nosotros nunca nos habíamos encontrado con ninguno. Durante un buen tramo vas por una carretera que está rodeada de árboles y hasta nos encontramos con el desvío de la CÍA, habría estado bien pasar a saludar a Carrie Mathison.

Nuestro hotel estaba justo al lado del Pentágono, pero de eso os hablaremos en otra entrada. Cuando llegamos estaba todo cerrado, ya que el hotel se encuentra en una zona residencial y como era de noche y no veíamos nada por las cercanías del hotel, acabamos comprando un par de bocatas en el Starbucks que había en recepción.

Como ya sabréis, Washington es la capital de Estados Unidos y forma por sí misma el Distrito de Columbia. Su nombre se eligió en honor al primer presidente, aunque el nombre del distrito fue por Cristóbal Colón. La ciudad fue proyectada por un arquitecto francés, Pierre Charles L´Enfant a finales del S. XVIII.

Creo que toda visita a esta ciudad debe empezar en el National Mall, una zona ajardinada entre el Monumento a Washington y el Capitolio, rodeada por los museos Smithsonianos. Aquí fue donde empezamos la nuestra y como el día estaba un poco pocho y caía algún que otro chaparrón fuimos paseando y entrando en museos según nos convenía.

Al ir únicamente un día tuvimos que priorizar y el elegido fue el National Air&Space Museum, aunque entramos en algún que otro, pero sólo para resguardarnos de la lluvia. Todos los museos son gratuitos!!
Museo de Historia Natural, con más de 120 millones de objetos


El Museo del Aire y del Espacio recibe a 12 millones de personas al año, por encima del Louvre y el Prado. Dispone de muchísimos aviones que harán la delicia de todos











Nos acercamos al Capitolio, aunque sólo lo vimos por fuera. Se dice que en su cúpula, en un punto imaginario, se cruzan las principales avenidas de la ciudad.  También pasamos por la Casa Blanca, justo en el momento en que llegaban varios coches oficiales, pero a la distancia a la que estábamos no pudimos ver si era el presi.
La Casa Blanca. En el White House Visitor Center, podeís ver un vídeo de una hora en dónde os cuenta la historia de tan afamada casa y se muestran muebles, recuerdos y diversas curiosidades


El Capitolio


Otros de los símbolos de esta ciudad son el Monumento a Washington y el Lincoln Memorial. En próximas entradas os hablaré del cementerio de Arlington, en Virginia.
El monumento a Lincoln, una impresionante estructura de mármol blanco compuesta por 36 columnas dóricas. En sus paredes se pueden leer el discurso que dió en Gettysburg

El Monumento a Washington estaba cerrado por los daños ocasionados por el Sandy. Este obelisco mide 70 metros y está rodeado por cincuenta banderas norteamericanas






Habíamos leído que desde el observatorio de la torre del Old Post Office Pavillion había las mejores vistas de la ciudad, pero a nosotros no nos pareció nada del otro mundo, pero sí que os recomendamos que entréis en el edificio porque es realmente bonito. Una especie de centro comercial antiguo que nos recordó mucho al que habíamos visto en Nantes.






Para terminar el día decidimos coger el metro y acercarnos al barrio de Dupont Circle, el barrio bohemio, en donde aprovechamos para cenar.
Nuestra cena en Panera Bread


Ya era de noche, así que tocaba volver al hotel, nos quedaron muchas cosas por ver, como Georgetown, más museos.....pero tampoco lo echamos en falta porque esta ciudad, aunque bonita, fue la pequeña decepción del viaje. Quizás teníamos demasiadas expectativas puestas en la capital del país. De todas formas, os recomiendo que la visitéis, mínimo, dos días. El primero para ver lo que vimos nosotros y el segundo para recorrer otros barrios menos conocidos pero que me parecen muy interesantes por todo lo que pudimos leer de esta ciudad o para entrar en las oficinas del F.B.I., el Capitolio o incluso en la Casa Blanca.
Las estaciones del metro son todas iguales y muy características con esa especie de rectángulos en sus paredes



Las oficinas del F.B.I, estaban cerradas, pero normalmente están abiertas al público, con visita guiada y varias exposiciones sobre casos famosos investigados por sus miembros



Visita nuestro Press Kit y síguenos en: