Gracias a los chicos de Callejeando por el mundo, hace unas semanas pudimos disfrutar de un finde en una casa de turismo rural de Valdés - Luarca. No sólo eso, si no que ejercieron de unos perfectos anfitriones y a parte de enseñarnos los lugares más bonitos de Luarca, decidieron acompañarnos por una ruta de senderismo de unos 15 km por las Hoces del Esva.

Nosotros teníamos pensando hacer la ruta AS-1, pero finalmente hicimos esa misma pero intercalándola con la AS-2. Fueron 15 km que nos llevaron algo menos de 6 horas, contando una pequeña pausa para comer unos bocadillos y algún que otro tramo algo más complicado que hizo que retrasáramos la marcha.

Esta ruta está clasificada como de dificultad media -alta y, la verdad, estoy totalmente de acuerdo. Hay tramos de sendero que se hacen sin problemas, pero sobre todo en la primera parte del recorrido hay muchas bajadas y subidas a través de escaleras bastante empinadas y en el último tramo el sendero desaparece para caminar, literalmente, entre piedras. Si a esto último, le sumamos que la noche anterior había llovido bastante y que estaban bastante resbaladizas, el último tramo fue algo complicado, con algún que otro resbalón. 

Dejamos el coche en el Centro de Interpretación de las Hoces del Esva en Paredes y empezamos nuestro recorrido, cruzando un pequeño puente y caminando por el asfalto durante unos metros mientras cruzábamos el pueblo. Después de la última casa, giramos a la izquierda y a los pocos metros nos desviamos para bajar hasta una antigua central hidroeléctrica abandonada.
Pingus, la mascota viajera de María y Rubén preparado para empezar la ruta

Hizo muy buenas migas con nuestra Artabria
 







Es una visita interesante, porque el lugar tiene un cierto encanto. Deshicimos nuestros pasos y continuamos con la ruta original.













En algunos tramos, el sendero era prácticamente inexistente. Aquí, Nostromo en plan explorador "abriéndonos el camino" XD







Es una ruta muy bonita, tanto la parte en la que bajas a nivel del río, como la parte más alta, caminando entre las montañas. Por tanto, una ruta totalmente recomendable, aunque muchos menos conocida que otras como la Ruta del Cares, la de los lagos de Saliencia....

Por último, haceros una pequeña recomendación: hay tramos en los que esta ruta está muy mal señalizada y si no preguntas o no llevas un gps con la ruta preestablecida, será un poco difícil no perderse.

Si pincháis en este enlace, os encontraréis con otras rutas de senderismo (las mencionadas en el párrafo anterior y alguna que otra más)

Recordaros que en la pestaña "redes sociales" podrás comprobar en cuáles estamos presentes y empezar a seguirnos en alguna o en todas ellas, si es que todavía no lo estáis haciendo ;-)
Betanzos es una ciudad a la que le otorgaron este título en 1467. Está a unos 30 km de Coruña, a 150 km de Vigo, a 60 km de Santiago y a unos 70 km de Lugo, por lo que véis está muy bien situada. En nuestro otro blog, Deambulando con Artabria, publicamos hace unos meses una entrada con algunas de las cosas que se pueden ver en esta pequeña ciudad.

Hoy os hablamos de uno de los italianos que hay en esta ciudad, el Alameda - La Piccola. Es un negocio familiar y eso se nota en el trato.





Al entrar hay unas cuantas mesas pero, sin duda, lo mejor es acceder al salón de la parte de atrás. La comida está muy rica y los postres todavía más. La relación calidad precio es más que aceptable, ya que por 15-20 euros puedes comer o cenar. Teníamos fotos de diversos platos que hemos disfrutado allí, pero no he sido capaz de localizarlas,por lo os dejo una pequeña muestra de los fabulosos risottos, pizzas y pasta de los que dispone. Si queréis ver la carta al completo, aquí os dejo su página web.


El planito para que no os perdáis:

Ver mapa más grande

Ya hace más de 3 años que estuvimos en esta preciosa isla y la verdad es que volveríamos hoy mismo porque nos quedaron muchísimas cosas por ver, aparte de la espinita de haber ido en octubre y no poder disfrutar de esas estupendas calas que la hacen famosa.
Sobrevolando Menorca
Nosotros nos alojamos en Cala Galdana, creo que es de las mejores zonas en las que alojarse, ya que está cerca de todos los lugares que querrás visitar, aunque Menorca no destaca precisamente por ser una gran isla, ya que desde Maó hasta Ciutadella hay menos de 50 km. Siempre os queda la posibilidad de buscar alojamiento en unos de los numerosos buscadores que existen para encontrar el hotel de Menorca que más se ajuste a vuestras exigencias, nosotros solemos usar Booking.

La mejor opción para conocer la isla, creo que es alquilando un coche, nosotros lo alquilamos un miércoles por la noche y lo devolvimos la mañana del lunes y pagamos 142,50 euros con seguro, kilometraje ilimitado y dos conductores.

Artabria y Nostromo desde su habitación con vistas

Cala Galdana

Queríamos aprovechar bien los pocos días que íbamos a estar, así que los dividimos por zonas.

Día 1: Santuario de Montetoro y Ciutadella (Oeste)

Día 2: Arenal d´En Castell, Es Mercadal, Son Parc y Fornells (Norte)

Día 3: Cala Porter, Es Castell, Maó, Es Grau - Albufera (Sureste)

Día 4: Sur de la isla y todo lo que no nos habría dado tiempo en los días anteriores

Por supuesto, sobre la marcha fuimos haciendo algún que otro cambio, pero en líneas generales esta fue la distribución de nuestro escaso tiempo.

ZONA OESTE

El Monte Toro es el punto más alto de la isla y dicen que en un día claro puedes llegar a ver Mallorca. Nosotros no disfrutamos de tanto alcance al haber bastante niebla ese día. Se encuentra cerca de Es Mercadal, a medio camino entre la antigua capital, Ciutadella, y la nueva, Maó o Mahón.



 Ciutadella dispone de un casco antiguo con calles estrechas y llenos de encanto. Su catedral es del s. XIV y tardó unos 50 años en terminarse. Fue capital de la isla hasta la dominación británica y sede episcopal. Sus puntos de interés, a parte de la mencionada catedral, son el antiguo convento dels Socors, la iglesia del Roser y la Plaza del Mercado. Tiene varias playas cercas, entre las que destacan, Son Saura, Cala ´n Turqueta y Maracarella.








De camino a Ciutadella se puede parar en la conocida Naveta des Tudons. Qué una naveta? Es un tipo de monumento funerario que sólo se encuentra en Menorca. Se construían a base de piedras encajadas sin mortero. En ella se hacían entierros colectivos. Su forma recuerda a una nave invertida. 


Otro punto de interés cerca de la Ciutadella son las Canteras de S´Hostal, rehabilitadas por la asociación Líthica. Se dividen en las canteras antiguas y las más modernas. En las primeras, podremos disfrutar de un jardín medieval y de un circuito botánico con plantas autóctonas.







Para terminar por esta zona, os recomendaría visitar la necrópolis de Cala Morell, un conjunto de 14 cuevas picadas artificialmente en la roca de un pequeño barranco. Estuvo en actividad como cementerio desde la época pretalayótica hasta el s. II d.C.

ZONA NORTE

En el precioso pueblo de Fornells, podremos visitar la torre del mismo nombre. Una torre de defensa costera construida por los ingleses a principios del s. XIX. Tiene forma troncocónica y fue construida con piedra y mortero con el exterior reforzado por bloques de arenisca. Nos pareció una visita muy interesante, ya que diversos paneles nos explican cómo era la vida cotidiana en la torre y sus características constructivas y defensivas.




Ya que estamos en el norte, creo que una visita imprescindible es el Faro de Cavallería. Se accede por una carretera estrecha y hay que bajarse del coche para abrir y cerrar portales, pero las vistas bien valen la pena.


El camino hacia el faro de Cavallería

ZONA SURESTE

En Maó, la capital, no es raro ver varios cruceros en su puerto. Es una ciudad pequeña, al igual que Ciutadella, pero con muchos rincones bonitos. La capital conserva un aire colonial. Las visitas imprescindibles son el ayuntamiento, la iglesia de Santa María, el puente de San Roque, los restos de las murallas medievales, la iglesia del Carmen y su antiguo convento, en cuyo edificio hay un mercado.



Cerca de la ciudad se puede visitar el Fuerte de Marlborough , la fortaleza de la Mola o de Isabel II y el castillo de Sant Felip. Nosotros sólo visitamos el primero por falta de tiempo. Se encuentra en la cala de Sant Esteve y fue construido por los ingleses entre 1710 y 1726.  Casi todo el fuerte está excavado en subsuelo rocoso, por lo que la visita transcurre por las galerías subterráneas y después por el foso y por el recinto superior. De este día, lo que recuerdo con más fuerza es que nos tocó un grupo de jubilados y que tuvimos que echarnos literalmente a un lado para que no nos aplastaran. Se ve que la visita no era mucho de su agrado e iban a carreras por el interior.



Muy cerquita de Maó, se encuentra el Talatí de Dalt, un poblado preshistórico que conserva un talayot, un santuario y varias edificaciones que se corresponderían a la parte privada del poblado. Se cree que comenzó su actividad alrededor del año 1300 a.c. y perduraron hasta bien entrada la época romana.


-----------

Si viajáis con niños y se aburren de tanta arqueología, disponéis de un Aquapark en Cala en Blanes, cerca de Ciutadella y de un zoo en Alaior, entre Es Mercadal y Maó.





Seguro que habéis oído hablar de alguna vez de la Cova d´en Xoroi. Se trata de una especie de pub en una cueva en la que se dice que se pueden observar los mejores atardeceres de Menorca. La entrada no es barata pero, sin duda, es un local al que vale la pena entrar.



Os dejamos los enlaces de las entradas escritas en su día y si también te interesa conocer Mallorca en 5 días, puedes leer nuestro artículo en donde os contamos un montón de cosillas.