Esta ha sido, de momento, la ruta más larga que hemos hecho. Son unos 20 km que hicimos en unas 7 horas, tomándonoslo con mucha calma y parando para comer un buen rato al lado del río. Deciros que en esta ruta no nos encontramos absolutamente a nadie y eso que son muchos quilómetros para no coincidir y lo hicimos el primer finde de mayo.

La ruta empieza en el Parque do Eume, en As Pontes de García Rodríguez y termina en el mismo punto. Dejamos este puente a la derecha y seguimos el sendero marcado dentro del parque. Este mismo puente lo cruzaremos a la vuelta, dando por finalizada la jornada.


Como os decía, nunca habíamos caminado tanto, pero es una de las rutas más bonitas que hemos hecho. Excepto unos metros, toda la ruta discurre por tramos no urbanos, entre la ribera del río Eume y unos frondosos bosques.


 Después de abandonar el Parque do Eume, seguimos la senda peatonal al lado del río hasta llegar al Embalse da Ribeira Nova.






Vamos dejando el embalse y nos adentramos en los montes. A lo largo del camino nos encontraremos con varios regatos.El más bonito es el Rego do Inferno.
Como ya os hemos contado varias veces, una "fraga" es un bosque gallego virgen, envueltos en un clima húmedo y freso y con mucha influencia atlántica.

Los lugares por los que discurre están catalogados como Lugares de Interés Comunitario (LIC) de la Sierra del Xistral y el Parque Natural de As Fragas do Eume.










En las dos fotos anteriores podéis ver el fantástico lugar que encontramos para comer. A la ribera del río, con un paisaje impresionante y con arbolitos para cobijarse del sol. Deciros que no encontramos otro lugar que nos gustase tanto y se acomodase para poder comer tranquilos.




Hay tramos de diversa dificultad, con una subida de varios quilómetros casi llegando al final, por lo que nos la recomendaríamos si no os gusta caminar o no disponéis de la suficiente movilidad. Yo soy totalmente sedentaria y al principio me costó un poco, sobre todo al pensar que nos quedaban muchos quilómetros por delante. Pero, aunque cansada, llegué al final. Por cierto, en la mayor parte del tramo, no hay cobertura.





En este punto, Vilarbó se encuentra aproximadamente el punto medio de esta ruta PR-G 147.
Aunque el portal está cerrado, la ruta continúa pasando por uno de sus laterales. Estad atentos porque podéis ver varias especies animales. Nosotros tuvimos la suerte de ver un corzo




El tramo que pasa por el parque eólico es quizás la parte más fea. En mi opinión, eliminaría este tramo que nos hace perder un poco la esencia de la ruta.
Antes de bajar, de nuevo, al pueblo de As Pontes, podremos divisarlo desde lo alto y observar las enormes dimensiones de su lago artificial, creado para cubrir una antigua mina a cielo abierto de lignito.
Cruzando el río Eume sobre el puente que vimos en la primera foto se termina esta maravillosa ruta.
Este restaurante nos lo enseñaron Eva y Diego de Una idea, un viaje un día que fuimos a comer con ellos en Santiago. Tanto nos gustó el local que repetimos meses más tarde con los amigos de Callejeando por el Planeta, Adela y Raúl.

La comida está rica, es barato y su principal encanto radica en que puedes comer en su jardín interior, en un ambiente totalmente tranquilo y como si estuvieses en el jardín de tu propia casa.


 En esta ocasión, pedimos todos los platos para compartir. Los escogidos fueron una ensalada muy completita con lechuga, aceitunas, tomate, atún, maíz, zanahoria, tomates....; una parrillada de verduras con maíz, tomate, bereneja, setas, espárragos trigueros y pimientos:


 Continuamos con un imprescindible, el pulpo "á feira" y terminamos con un buen plato de zorza.

 Tras comer bastante bien, ya que las raciones eran bastante completitas, decidimos no tomar postre y a cambio nos fuimos a tomar el café a un local que se parece mucho a Casa Felisa, ya que también dispone de jardín privado muy tranquilo. Además de cafetería es un hotel residencia y se llama Costa Vella.


Aquí os dejamos la localización de ambos locales: