Alemania en 12 días: Qué ver en Potsdam?

Potsdam es preciosa, sí y es una de la excursiones más demandadas desde Berlín, pero nosotros nos arrepentimos bastante de acercarnos a ella. 

 Estamos de acuerdo en que merece una visita, pero nosotros estábamos exhaustos y esos días la temperatura no bajaba de 35º. A Potsdam se puede ir en tren, pero como teníamos coche de alquiler, decidimos darle uso. Craso error  porque entre el cansacio, el calor y el atasco que nos pillamos para salir de ciudad hizo que llegásemos a Potsdam con muy mala leche.

Sabíamos que lo importante de esta pequeña ciudad estaba en el Parque Sanssouci, repleto de jardines, fuentes y palacios y de clara inspiración versallesca, pero no queríamos perdernos tampoco el centro histórico y empezamos por él.

Un poco más allá de su centro histórico se encuentra el barrio de Alexandrowka, construido entre los años 1826 y 1827 y que debe su nombre al zar Alejandro I, vencedor sobre Napoleón. Son 13 casas de estilo ruso construidas por los soldados del coro del ejército del zar, enviados por este como regalo al Kaiser. Ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

 De nuevo en el centro, nos encontramos con otro barrio, esta vez el Holländisches Viertel, que se remonta a los años 30 y 40 del s. XIX y construido para convecer a los arquitectos holandeses a mudarse a Potsdam. Y por qué a arquitectos holandeses? Porque eran expertos en constuir en terrenos con abundante agua, como los de esta zona de Alemania.
 Otra visita imprescindible en Potsdam es la plaza Am Alten Markt, en donde se encuentra la Nikolaikirche, casi completamente reconstruida entre 1955 y 1980, construida inspirándose en la catedral de St. Paul de Londres. Delante de ella se encuentra un obelisco de 16 m de alto. En esta plaza se encuentra también el Altes Rathaus (ayuntamiento viejo), de estilo neoclásico.




 En definitiva, aunque habíamos leído que Potsdam se puede ver en medio día, hemos de decir que no estamos para nada de acuerdo con esta afirmación. Nosotros estuvimos una mañana entera y sólo nos dió tiempo a ver el centro. Para ver el Parque Sansoucci nos haría falta todo lo que restaba de día.
Aunque nos encantó, nos arrepentimos un poco de haber ido, pero más que nada porque si nos quedábamos todo el día allí, nos habríamos perdido muchas cosas en Berlín y la capital alemana tenía preferencia en aquel momento.

4 con algo que decir:

Verónica Paz dijo...

A nosotros también nos quedó mucho por ver, y encima nos llovió así que no pudimos disfrutarlo bien la verdad :S

Verónica Deambulando con Artabria dijo...

A nosotros nos dió rabia no ver lo más importante, el parque Sansucci, pero también te digo que nos arrepentimos de haber gastado nuestro tiempo en ir hasta allí. Estábamos demasiado cansados y hacía mucho calor. Deberíamos habernos quedado en Berlín. De todas formas, lo que vimos nos gustó

Libreta Viajera dijo...

Que pena, porque Sansoucci es una joya, tanto los jardines como sus palacios. El centro es bonito pero si viajas por Alemania ves muchos cascos históricos parecidos. La joya de Potsdam son sus palacios.
Nosotros como Vero Paz tuvimos mala suerte porque nos llovió mucho, pero aun así recomendamos esta escapada desde Belín.
Tal vez en otra ocasión las circunstancias sean diferentes y lo podáis disfrutar más.
:)

Verónica Deambulando con Artabria dijo...

Mónica, sí, la joya es el parque y por eso habíamos decidido hacer esa excursión pero, a veces, en los viajes tienes el día del "no" y no hay manera de disfrutarlo