Irlanda en 10 días (V): Rock of Cashel y Kilkenny

Después de la decepción de Cork, pusimos camino directamente hacia Rock of Cashel, que fue otra pequeña decepción. 

La entrada vale 7 euros y el aparacamiento 4,50. Como habíamos visto sitios libres en la calle, dimos la vuelta, con tan buena suerte que cuando íbamos al parquímetro nos interceptó un señor y nos dió su ticket que todavía valía para 2 horas más. Se pueden hacer visitas guiadas, pero como algunas veces no entendemos muy bien a los nativos, decidimos hacer la visita por libre. No tardamos más de 30 minutos y parte de la catedral estaba en obras. Ya podían habernos cobrado un poquito menos si no íbamos a poder disfrutar de todo en óptimas condiciones, no?






 Dentro del recinto de Rock of Cashel se puede ver la capilla de Cormac, la más antigua de estilo románico de Irlanda, la catedral, la torre circular  y un castillo.



 Esta cruz que podéis ver en la foto de abajo es la Cruz de San Patricio, labrada en una sola piedra y con una altura de 2,3 m. Hay bastante controversia en relación a esta cruz. Aunque es una cruz celta no sigue el estilo característico de estas cruces, faltándole el anillo central. En la parte inferior dispone de una base en la que eran coronados los reyes de Munster antes de la llegada del cristianismo.
Al salir de allí, aprovechamos para el segundo desayuno en una pastelería del centro y dirección a Kilkenny.
Kilkenny nos gustó más de lo que teníamos pensado. Si no entras en el castillo ni en las iglesias, en una hora habrás visto todo.
Tras pasar por el hotel, nuestra primera visita turística fue la Catedral anglicana de St. Canice. Al lado se encuentra una torre circular de 30 m de altura. Se puede subir para disfrutar de unas buenas panorámicas, pero estaba cerrada cuando llegamos.
Una visita interesante, aunque sólo se puede ver desde fuera, es la Abadía de St. Francis, en ruinas. En 1710, la familia Smitchwicks fundó la fábrica de cerveza que ocuparía el terreno de la abadía, dejando las ruinas de St. Francis dentro de la fábrica.  Allí veréis su torre rodeada de tanques de cervezas.


Otro punto de interés es la Black Abbey, fundada en 1225. Estuvo en ruinas varios siglos debido a los embate bélicos de Cromwell (culpable de varias ruinas y muertes en Irlanda), hasta que fue restaurada en el siglo pasado.

Pero, sin duda, la visita estrella de esta pequeña ciudad es su castillo, al que no pudimos acceder porque ya estaba cerrado. La entrada vale más de 6 euros, pero tiene unos jardines bastante extensos. Se trata de una fortaleza normanda del s. XII, aunque por su estado actual no nos lo parezca.


Para terminar la visita a Kilkenny, decidimos ir a tomarnos unas pintas a un pub en donde ofrecían música irlandesa en directo a partir de las 18 o 18.30 h.

Y para despedirnos oficialmente de la ciudad nos fuimos a cenar a otro pub bastante famoso, el Kyteler´s Inn. Famoso porque era propiedad de la Dama Alicia. Y quien era ella? La Dama Alicia estuvo casada varias veces y fue acusada de envenenarlos a todos ellos, además de ser acusada de brujería y herejía, pero Alicia tenía buenos amigos, que la ayudaron a huír a Inglaterra, en donde se le perdió su rastro. Peor suerte corrió su criada Petronilla, que fue quemada viva.

Somos conscientes de que Irlanda es uno de los destinos escogidos por los estudiantes para mejorar su nivel de inglés. Si visitáis el país por este motivo, hay aseguradoras que ofrecen algún tipo de seguro de viaje de estudiantes que incluyen coberturas de gastos médicos hasta 30.000 euros, repatriación sanitaria...

2 con algo que decir:

Verónica Paz dijo...

Pues vaya...ya se podía haber llevado también a Petronilla xD
El casrillo Normando tiene buena pinta, lástima que lo pillarais cerrado...

Verónica Deambulando con Artabria dijo...

Verónica, ya ves que lo de tener "amigos influyentes" viene de largo ;-)

Sí, una pena lo del castillo, pero la ciudad merece una visita