Qué ver en Alsacia (II): Kaysersberg, Riquewihr, Hunawihr y Ribeauvillé

Si en nuestro primer día en Alsacia habíamos visitado Mulhouse, Guebwiller, Eguisheim y Colmar, en nuestro segundo día le tocaría el turno a Kaysersberg, Riquewihr, Hunawihr y Ribeauvillé.

RIQUEWIHR

El pueblo de Riquewihr está protegido por un perímetro amurallado y rodeado de viñedos, ya que es también una parada obligada en la Ruta del vino de Alsacia. Posee numerosas viviendas con entramados vistos de vigas de madera y decoradas con esculturas, patios interiores con fuentes y pozos...vamos, un pequeño resumen de todo lo que podrás encontrarte en Alsacia.
Lo más visitado es su calle principal, la que va desde el Ayuntamiento hasta la Puerta Alta y llamada Rue du General de Gaulle. Tampoco te puedes perder algunas calles que salen de esta, como la Rue du Cerf  o la Place des 3 Eglises. Hay bastante sitio para aparcar, puedes hacerlo tanto en la Avenue Méquillet, como en la Place Fernand Zeyer o incluso a lo largo de su muralla, en la Rue dite Steckgraben.





Desde Riquewihr seguimos la carretera dirección Hunawihr, en donde no paramos y nos dedicamos a ver sus calles desde el coche. Es un pueblo muy chiquitín, bonito para ver de paso, pero sin mucho más.

RIBEAUVILLÉ
El nombre de Ribeauvillé viene porque en la Edad Media, este pueblo fue sede de la familia Ribeaupierre.
Ribeauvillé conserva las ruinas de 3 castillos de los señores de Ribeaupierre, que se pueden visitar  a través de un sendero que recorre la ladera de la colina. El más importante y también más antiguo es el castillo de St. Ulrich.

En la oficina de turismo te proporcionarán un plano con una ruta turística marcada, en la que te podrás hacer una buena idea de los encantos de Ribeauvillé. La calle más bonita y en la que se concentran el mayor número de atracciones turísticas es la Grand Rue, que te llevará a la Tour des Bouchers, una de las torres defensivas que fue reconstruida en el s. XVIII y llamada así porque eran los carniceros los encargados de defender la ciudad desde esta torre.
La Gran Rué te llevará también a numerosas plazas, como la Place de la Mairie o la Place de la Sinne.
KAYSERSBERG


Kaysersberg es un precioso pueblo con bellas casas a la rivera del río. Si buscáis info en internet no encontrarás demasiada, ni siquiera en las páginas oficiales de turismo de Francia y nosotros, por no encontrar, ni siquiera encontramos la oficina de Turismo. Así que le hicimos una foto a un plano que nos encontramos en el pueblo y nos dedicamos a deambular por sus calles empedradas.

Kaysersberg también tiene un castillo, algo bastante común en estos pueblos de la Ruta del vino de Alsacia, y a este se puede acceder dando un pequeño paseo de unos 10 minutos por un sendero que sale de la Plaza del Ayuntamiento.


Y así terminaba nuestro segundo día por Alsacia, aún nos quedaría para la siguiente jornada el impresionante castillo de Haut Koenigsburg y los preciosos pueblos de Barr y Obernai, antes de cerrar la primera etapa de este viaje en la capital de Alsacia, Estrasburgo.

2 con algo que decir:

Laura (Donde me lleven mis pasos) dijo...

Que recuerdos! Volvería ahora mismo a la Alsacia sin pensármelo. Además por lo que veo aún tenemos pendientes unos cuantos pueblos chulísimos por visitar. Un beso!

Verónica Deambulando con Artabria dijo...

Yo también volvería para poder disfrutar de las calles y plazas sin mercadillos navideños :-D