Como muchos de vosotros sabéis, una vez al año nos llevamos a nuestros sobrinos de viaje. Empezamos hace unos años con el Oporto con niños, seguimos con el Cantabria con niños, al año siguiente fue el Madrid con niños y el año pasado nos fuimos a Asturias y Cantabria con niños

Este año volvimos a Burgos, un destino en el que ya habíamos estado. Creímos que la ciudad y sus alrededores serían un buen destino para ir con los sobris, ya que disponen de una ruta de dinosaurios, el yacimiento de Atapuerca, el Museo de la Evolución Humana y, lo que más les gustó, un safari prehistórico. Además, como llevábamos a la abuela, estábamos seguros de que le iba a encantar la maravillosa catedral y las vistas desde el castillo.
 Nuestro viaje duró tres días y el primer día llegamos al mediodía a Burgos y, después de comer, continuamos hacia la Ruta de los Dinosaurios.  Aunque teníamos la intención de visitar tres yacimientos con huellas de dinosaurios, tras la decepción del primero, los niños decidieron no ver los otros dos. Cambiamos de planning y nos acercamos hasta el desfiladero de la Yecla para más tarde acabar en el museo de los dinosaurios de Salas de los Infantes (42.023095, -3.286664).
 El yacimiento que visitamos fue el de la Pedraja, en Mambrillas de Lara (42.097364, -3.454043), a continuación nos habríamos dirigido al de Costalomo, en Salas de los Infantes (41.995675, -3.259616. Estas coordenadas son de una intersección. A partir de aquí sabíamos que teníamos que dirigirnos por una pista hasta un alto, pero no logramos localizar las coordenadas exactas). La ruta habría acabado en el yacimiento del Frontal, en Regumiel de la Sierra.
Como os decíamos más arriba, la decepción de los niños hizo que cambiásemos nuestra ruta para acercarnos al desfiladero de la Yecla (41.949665, -3.442476), muy cerca de Santo Domingo de Silos, famoso por su monasterio. Es una ruta que no te llevará más de 15 minutos por una pasarela construida entre las inmensas rocas y con buitres sobrevolándonos. Es un paisaje espectacular! Cuando llegas al final de la pasarela puedes dar la vuelta y hacer el mismo camino o volver por la carretera general.
El Museo de los dinosaurios de Salas de los Infantes es pequeñito, pero tiene cosillas bastante interesante. Y, aunque a nuestros sobrinos les decepcionaron los yacimientos con huellas de estos grandes animales prehistóricos, creo que a algunos niños más pequeños sí que puede gustarles.
 Al día siguiente teníamos reserva para ver Atapuerca a las 11 de la mañana. Puedes reservar conjuntamente con el Museo de la Evolución Humana, pero nosotros decidimos hacer las visitas por separado porque no sabíamos si nos iba a dar tiempo a hacerlas juntas. Nuestro punto de encuentro fue el Centro de Arqueología Experimental, el CAREX (42.378592, -3.497233), en Atapuerca. Te llevan hasta los yacimiento en bus y la visita dura sobre 1h30min. A los niños se les hizo un poco largo pero cuando, más tarde, empezaron a hablar de todo lo que había dicho el guía, nos dimos cuenta de que les había gustado más de lo que parecía y que habían estado super atentos. 
 Comimos en un restaurante a poco más de 1 km del CAREX llamado El Palomar. La comida estaba muy buena y los camareros fueron super amables. Al ser festivo, el menú del día nos costó 15 euros, pero su precio entre semana es de 12 euros. Para los niños nos dejaron pedir medio menú y nos cobraron 6 euros por plato, así que otro punto más a su favor.
 Desde Atapuerca nos dirigimos a la cantina de Salgüero de Juarros (42.293950, -3.489852), en donde nos iba a recoger el 4x4 para el Safari Prehistórico. El safari está gestionado por la misma empresa que lleva la mina La Esperanza, que aunque nos pareció interesante, no pudimos verla por falta de tiempo.
 Este safari lleva en funcionamiento desde el pasado verano y les va tan bien que tienen planes para el futuro, tanto para aumentar el número de animales como para traer otras razas. Aunque la visita estaba programada para que durase 2h30 min, lo cierto es que fueron 2 h escasas y faltaron algunas actividades que decían que iban a llevar a cabo, como la explicación de las pinturas rupestres. De todas formas, es una experiencia que vale mucho la pena.


Las especies que tienen ahora mismo son tarpanes, caballos prezwalski, uros y bisontes europeos. He de decir que nuestra primera opción era una reserva, también de bisontes europeos, situada en San Cebrián de Mudá, en Palencia. Teníamos hasta la reserva hecha, pero teníamos miedo que nos nevase y una semana antes descubrimos este que nos tenía muy buena pinta y podemos deciros que no nos equivocamos.
  



 En un momento de la ruta te bajas del 4x4, con capacidad para 12 personas, para ver un pequeño poblado que tienen montando y en el que te explican cómo hacer fuego, flechas...

  El tercer y último día empezó con la visita al Museo de la Evolución Humana, que les encantó. En la entrada les dieron unos mapas del tesoro y eso hizo que prestaran muchísima atención en todo lo que veían y leían. Además, al haber estado el día anterior en Atapuerca había muchísimas cosas que ya sabían y fue realmente emocionante ver cómo habían aprendido el día anterior.

Después de terminar la visita al Museo de la Evolución Humana, visitamos la catedral y ya después de comer hicimos una pequeña rutita por la ciudad y nos subimos al tren chu chu, terminando nuestro viaje en el Castillo de Burgos y en su mirador, desde el que obtienes una buena panorámica de la ciudad y desde el que parece que puedes rozar los campanarios de la catedral.

Francia es un país que nos encanta y seguro que muchos de vosotros estaréis de acuerdo con esta afirmación. Hemos estado en algunas de las zonas más conocidas y nos tarda volver para descubrir zonas nuevas. En el último viaje hemos estado recorriendo Alsacia y Lorena. Encontraréis varios artículos sobre Alsacia en nuestro blog pero si lo que queréis es un buen resumen, os recomendamos el de las cinco visitas imprescindibles en Alsacia y el de qué ver en Lorena.

Hace unos años estuvimos recorriendo Francia en 12 días, llegamos al puerto de Saint Nazaré desde Gijón, en el ferry que solía ofrecer ese servicios y recorrimos el Valle del Loira, la Bretaña francesa en dos días, las playas del Desembarco de Normandía y el Mont Saint Michel. Por supuesto, la capital no pudo faltar, vimos París en tres días y medio y hasta tuvimos tiempo de acercarnos al Palacio de Versalles.

Hoy os vamos a resumir algunos de los lugares que no os podéis perder en el Valle del Loira. Somos conscientes de los muchos chateaux que hay por la zona y de la difícil elección si sólo disponéis de poco más de dos días como nosotros y queréis ver lo más representativo.

QUÉ VER EN EL VALLE DEL LOIRA EN 2 DÍAS?

1.- Chateau de Chenonceau

Es el Monumento Histórico privado más visitado de Francia. Tiene numerosas estancias que todavía conservan su mobiliario y diversas pinturas de pintores de renombre. Las estancias que más me gustaron fueron las cocinas. Siempre disfruto viendo cómo eran las cocinas de los castillos y vivendas antiguas. Me parecen fascinantes. Además, disfrutaréis de sus extensos jardines.

2.- Tours

Dicen de esta pequeña ciudad que es la más bonita del Loira y de que en ella se habla el francés más puro del país. Luis XI estableció en Tours la capital de su reino, lo que hizo que viviese una gran época de crecimiento y expansión, sobre todo debido al cultivo del gusano de seda.

3.- Amboise

En Amboise se encuentra el Castillo de Clos Lucé, en donde Leonardo da Vinci vivió los últimos tres años de vida. Os recomendamos su visita, ya que podréis ver maquetas de algunos de sus inventos y hasta probarlos.

Cerca de Amboise se encuentra el Parc de Mini Chateaux, en él podréis ver maquetas a escalas 1/25  de casi cincuenta castillos del Loira.

4.- Blois

Aparte de ser una bonita ciudad en la que poder dar un agradable paseo, aquí se encuentra la Maison de la Magie, un museo dedicado a la magia y a unos de sus más conocidos magos, Houdini.

5.- Orleans

Orleans es la ciudad de Juana de Arco, cada esquina nos recordará a ella. Vale le pena la visita a la catedral, ya que en sus vidrieras están retratadas algunas de las escenas más representativas de su vida. 




Ya estamos a mediados de marzo y todavía no hemos hecho ningún viaje este año. Tenemos varios pendientes para los próximos meses, pero se está haciendo duro. Y es que para viajar, hay que ahorrar primero :-(

El último viaje que hicimos fue a principios de diciembre cuando estuvimos por la preciosa zona de Alsacia, pasando también algo de tiempo en las vecinas Lorena, Luxemburgo y Basilea.

Nosotros estuvimos una semana por aquellos lares pero, muchas veces, a Alsacia se le dedica un fin de semana, así que aquí os vamos a contar nuestro Top Five para que no os perdáis lo más bonito de esta pequeña región francesa.


No podría falta su capital. Su precioso casco histórico, su terraza panorámica en la presa Vauban, el barrio alemán y el más  famoso todavía Petit France, su reloj astronómico, su preciosa catedral...son razones más que evidentes por las que Estrasburgo no podría faltar en este pequeño listado. 


A una altura de 755 m, y en un importante cruce de rutas comerciales, este castillo tuvo su época de esplendor por el s. XII. Se pueden hacer visitas guiadas o por libre y disfrutar de algunas de sus estancias interiores y de sus patios. No os perdáis las vistas desde lo más alto. Lástima que a nosotros nos tocó un día de niebla, pero vale la pena igualmente asomarse.


Con más de 400 vehículos en exposición que recorren la historia de la automoción hará que paséis un buen rato, tanto si os gustan los coches como si no. Y es una buena visita para descansar de tanta casa con entramado de madera y tantos pueblitos encantadores.


Un pequeño recorrido circular, siguiendo el tramo de su doble fortificación, os dejará una buena imagen de este precioso pueblo. No os perdáis dos de sus plazas más bellas: la del Mercado y la del Castillo.

5.- Colmar

Su Petite Venice y, exactamente, el Muelle de la Pescadería es la estampa más famosa de la región de Alsacia. Nosotros llegamos por la tarde y con los mercadillos navideños en pleno auge y atestados de gente. Menos mal que al día siguiente pudimos pegarnos un madrugón y visitarla sin apenas gente en sus calles.

Hasta aquí nuestro Top Five de Alsacia, pero si disponéis de más tiempo, siempre podéis hacer hueco para visitar lugares como Riquewihr o Riveaubillé.

Si queréis conocer el itinerario completo para ver Alsacia y Lorena en una semana, aquí os dejamos más info.

Y si os preguntáis qué ver en Lorena, también os dejamos más info de sus dos ciudades más importantes: Metz y Nancy



A veces tenemos muy claro nuestro siguiente viaje y hay otras que somos un mar de dudas y no sabemos para dónde tirar. Aquí os dejamos 5 destinos a los que podéis viajar si disponéis de 4-5 días, perfectos para viajar en un puente o para viajar en Semana Santa.

A DÓNDE VIAJAR SI SÓLO DISPONEMOS DE 4 DÍAS?

1.- Ciudades europeas

Cualquier ciudad europea puede ser una buena ocasión para un viaje de Semana Santa, dada su cercanía y las "buenas" conexiones que hay desde España. Todavía nos faltan muchas por visitar pero, desde nuestra experiencia, os podemos recomendar algunas: Lisboa, Oporto, Amsterdam, Milán, Roma, Florencia, Londres, Dublín, Berlín o  París tienen mucho que ofrecer a los viajeros que la visiten.



2.- Baleares

Cualquiera de las islas son perfectas para una escapada de 4-5 días. Por nuestra experiencia, Menorca y Mallorca son ideales para recorrerlas en coche, para perderse por sus calas, realizar rutas de senderismo...

3.- Algo de naturaleza

En nuestro blog podrás encontrar varias rutas de senderismo por distintas comunidades, pero la ruta que tenemos por los miradores de las Arribes del Duero es nuestro artículo más leído. En él podrás encontrar hasta las coordenadas GPS de cada mirador y es una zona realmente bonita.


4.- Mini circuitos por Francia o Alemania

Por su cercanía, Francia es uno de los destinos perfectos para nosotros en estas épocas. Nosotros hemos estado en varias zonas del país galo y, sin duda, un pequeño recorrido por la Bretaña, por Normandía, por el Valle del Loira o incluso por Alsacia y Lorena os encantarán. Castillos de ensueño, buen vino, buena gastronomía, casas con entramados de madera...

Y si os apetece iros un poquito más lejos, Baviera y Selva Negra, en Alemania, harán las delicias de muchos de vosotros.

5.- GALICIA

Que sí, venga, hoy tiramos para casa. Galicia lleva muchos años teniendo un número de visitantes muy alto y aquí podrás encontrar naturaleza en estado puro, ciudades con mucho encanto, pueblos pesqueros y una gastronomía que saca el hipo. Puede que la dieta mediterránea sea la más conocida, pero una a base de pulpo, marisco, pescadito, empanada...hará las delicias de más de uno.

Si queréis saber qué más se puede ver y hacer en Galicia, os recomendamos este artículo en donde recopilamos nuestras excursiones por Galicia.
Todas estas recomendaciones están basadas en nuestra experiencia personal, así que si tenéis alguna pregunta, intentaremos responderlas todo lo mejor que podamos.
Siguiendo nuestras recomendaciones para merendar en Coruña y alrededores, hoy os hablamos de Barbazul, en Miño.



Es un local pequeño pero con unas buenas vistas a la playa pequeña de Miño y decorado muy al estilo de cualquier local hipster que se precie. 
 La carta no es muy amplia de momento pero, por lo que nos han comentado allí mismo, tienen pensado ir ampliándola poco a poco.


 Nosotros nos tomamos sólo un par de batidos, pero tienen muffins y alguna tosta para los que prefería lo salado a lo dulce. Y, además, varias cervezas artesanas gallegas.
Hace unas semanas estuvimos pasando el día en Ribadeo y a la hora de comer nos encontramos que todos los locales estaban a reventar. Después de dar unas cuantas vueltas nos encontramos con el asador La Quinta.




La comida estaba muy buena y el servicio fue muy atento. La relación calidad-precio es más que aceptable. Éramos 4 personas y el precio por 4 platos, 3 platos y 3 cafés fue de 74,90 euros.
Pedimos los 4 platos para compartir: un pulpo a la brasa (14 €), una ensalada (8,50 €), unas rabas de sepia con ali oli (9,50 €) y unos chipirones encebollados (13,00 €).

Aunque las opiniones en Tripadvisor ponían a los chipirones encebollados como el gran descubrimiento de este asador, a nosotros fue el plato que menos nos gustó.
De postre, un helado (2 €), tarta de queso (4,00 €) y tarta de almendra y chocolate (4,00 €)