Ruta por los acantilados de Loiba

Más de un mes después de la última entrada, volvemos a la carga para contaros una de las numerosas excursiones que podéis hacer en Galicia y que os dejará una buena serie de instantáneas grabadas en vuestras retinas. Ya sabéis que si váis a nuestra sección "Galicia", encontraréis muchas ideas para disfrutar de nuestra comunidad. Esta ruta, en concreto, es una buena opción para continuar aquella que os contábamos ya hace algunos meses por los Miradores desde Cedeira a Cabo Ortegal para conocer los acantilados más altos de la Europa continental, en la zona de San Andrés de Teixido y Garita da Herbeira. Otra opción sería la Ruta de la Construcción Naval de Ferrol.

La idea original era hace una ruta de senderismo de unos 15 kilómetros, pero debido a unos problemillas médicos optamos por hacer una ruta en coche por los acantilados de Loiba.
Nuestra primera parada fue Estaca de Bares (43.786014, -7.684387), el cabo más septentrional que podemos encontrar en la península ibérica. 

A menos de 500 metros nos encontramos con las ruinas de la estación LORAN (abreviatura de las palabras inglesas Long Range Navigation) que es un sistema de navegación de largo alcance. Es un sistema que se desarrolló durante la Segunda Guerra Mundial para dar apoyo a la aviación de los aliados. Esta base entró en servicio en 1961 y los últimos militares se fueron 30 años después. Se hablaron de varias alternativas para rehabilitar los edificios ya abandonados, pero a día de hoy creo que todavía no se ha encontrado una solución que satisfaga a todas las partes implicadas.

Pegado a las ruinas de esta estación militar, tenemos también las ruinas de varios molinos y una estación ornitológica.






Desde allí nos dirigimos al hotel Semáforo de Bares (43.777642, -7.668892) para contemplar las vistas desde uno de los puntos más altos de la zona.
Luego bajamos hasta el Porto de Bares /43.772383, -7.669561) donde su playa nos trasladó por un instante a playas con más renombre con sus aguas cristalinas.
Y desde allí a otro puerto, el Porto do Barqueiro (43.736944, -7.701317). Un puerto muy pequeñito (al igual que el de Bares) pero con mucho encanto.
Dejamos el Porto do Barqueiro para acercarnos al Mirador de Punta Vilardeira, muy cerquita de la playa de Esteiro (43.749493, -7.726400) y desde allí, a unos 5 minutos en coche, nos encontraremos con el "banco más bonito del mundo".




El banco más bonito del mundo (43.744282, -7.752161) es noticia muchas veces porque hay cola para sentarse en él!!. Nosotros "tuvimos suerte" y no encontramos demasiada gente. Eso sí, olvidaros de poder sentaros a disfrutar de las vistas porque os echarán de allí para sacarse fotos.
En las inmediaciones podemos ver el Mirador de O Coitelo y el segundo banco más bonito del mundo. Mucho menos masificado y con unas vistas que nos desmerecen a las que podemos contemplar sentados en el primero.
El banco más bonito del mundo




El segundo banco más bonito del mundo

Acabamos nuestro día en el Puerto de Espasante (43.721563, -7.813690) en donde comimos en A Trapela con una buena relación calidad-precio.






Si todavía os queda tiempo, hay otros miradores en la zona como el de Cadaval (en la playa de Fábrega) o la Pena Furada (en la playa de O Carro)

4 con algo que decir:

M. Carmen Cruz dijo...

Bonita ruta! Por cierto, qué playa la de Porto de Bares!! Parece una del Caribe!! Y lo del banco no me extraña que haya cola para hacerse fotos porque es verdad que hace poco salió en las noticias!

Verónica Deambulando con Artabria dijo...

Mari Carmen, por aquí tenemos playas muy bonitas, el problema es la temperatura del agua :-D

Helena Botella dijo...

Desde luego, no se puede decir que no eres una abanderada en toda regla de tu tierra. Tienes rutas para todos los gustos y colores... ésta, al ser en coche (llámame vaga) me ha gustado especialmente, jejeje
Un saludote

Laura (Donde me lleven mis pasos) dijo...

Que paisajes! Me encanta! Las vistas desde el banco tienen que ser preciosas, lo he visto mil veces en la televisión y la fama debe ser merecida... Aunque no sé yo si el ser tan conocido le quitará algo de encanto al sitio...