Qué ver en Cuzco?

Seguimos hablándoos de nuestro Perú en 15 días y hoy le toca el turno a la preciosa ciudad de Cusco. Llégabamos a la ciudad al mediodía, en bus, desde Puno, en dónde habíamos pasado dos noches visitando el Lago Titicaca.


Nuestro hotel estaba en la Plaza de Armas, así que no podía estar mejor ubicado. A él llegamos en taxi (10 soles), encontrándonos la plaza con los preparativos del Inti Raymi















Tras dejar nuestras maletas en el hotel y puesto que aún no tenían lista nuestra habitación, nos fuimos a dar una vuelta e intentar encontrar la oficina de Perú Rail para canjear la reserva por los billetes que nos llevarían de Ollantaytambo a Machu Picchu un par de días más tarde. 

De camino nos encontramos la Oficina de Turismo y puesto que queríamos comprar el Boleto Turístico (130 soles/persona), aprovechamos para hacerlo en ese momento. El Boleto Turístico te da acceso a algunos de los recintos arqueológicos más importantes de Cusco y el Valle Sagrado. Allí también preguntamos si sería posible ver la espectacular ceremonia del Inti Raymi desde Saqsayhuamán. Ahora no recuerdo lo que nos pedían, pero creo que sobre 200 dólares por persona. A pesar de que nos habría gustado verlo, el precio nos pareció exageradamente caro. El Inti Raymi es la celebración inca del solsticio de invierno, en honor al dios Sol, Inti.




Más tarde, paseando por la Plaza de Armas se nos acercó una chica de una agencia para ofrecernos ver la ceremonia por unos 30 €. Nos explicó que reservaban una parte del recinto para ello y que desde allí podríamos ver la ceremonia perfectamente. Tras pensarlo mucho decidimos no ir. Luego, hablando con los cusqueños nos enteramos que para ver la ceremonia tal y como nos proponía esa agencia, podíamos hacerlo gratis.

Se nos hacía muy tarde para comer y tras deambular un poco llegamos a la animada Plaza Regocijo y nos sentamos a comer en El Cuadro (62 soles). Justo cuando estábamos esperando a que nos sirvieran vimos que había una oficina de Perú Rail al lado y allí me fui a conseguir nuestros ansiados billetes de tren a Machu Picchu. Aprovechamos la tarde paseando sin rumbo y es que aunque al día siguiente nos iríamos temprano para el Valle Sagrado, volveríamos a Cusco con más tiempo para disfrutarla. Antes de volver al hotel hice acopio de biodramina. Allí no la conocen con ese nombre, pero les enseñé la tableta y me dieron unas con el mismo componente activo  (15 soles).







Ah! Y también cerca de la Plaza Regocijo, enfrente de la iglesia de La Merced, merandamos muy rico en La Valeriana (30 soles).

La visita a Cusco es imprescindible, no en vano, ostenta el sobrenombre de la capital arqueológica de América del Sur. La Plaza de Armas me pareció una auténtica maravilla, rodeada de edificios religiosos (si queréis entrar en las iglesias, tendréis que adquirir el Boleto Religioso) y edificios coloniales con preciosos soportales. Aparte de la Catedral, en ella se encuentra la iglesia de la Compañía de Jesús y en sus alrededores el Museo Inka y el templo y convento de La Merced. 
Coricancha, antiguamente templo inca y que hoy en día forma parte de la iglesia de Santo Domingo

Hay otras iglesias como la de San Francisco, Santa Clara o Santa Catalina, junto con Museos como el del chocolate o el de Arte Precolombino o recintos arqueológicos como Saqsayhuamán o Coricancha (iglesia de Santo Domingo) que pueden ser también visitas interesantes. En la Avenida del Sol encontraréis numerosos bancos y cajeros y en el barrio de San Blas, barrio de artistas, callejones estrechos, empinadas laderas y arquitectura colonial.
Cuesta en el barrio de San Blas

Piedra de los 12 ángulos, estos incas no se andaba con chiquitas. Esta piedrita pesa unas 150 toneladas




Como ya os habréis dado cuenta, no hemos hecho ningún recorrido establecido por la ciudad y es que en Cusco, lo mejor que puedes hacer, es perderse intencionadamente por sus calles, porque todas tienen alguna sorpresa bien escondida.






4 con algo que decir:

M. Carmen Cruz dijo...

Desde luego parece muy chulo Cuzco. ¿Cuántos días dedicasteis entre la primera y la segunda vez que fuistéis?

Verónica Deambulando con Artabria dijo...

Dos días: la tarde del primero, casi todo el segundo y la mañana del tercero 😉

Libreta Viajera dijo...

Preciosa ciudad y sus alrededores también merecen mucho la pena.
Me encantan las fotos, me han recordado mucho nuestra visita

Verónica Deambulando con Artabria dijo...

Ay, Mónica, me dió una penita irme. No era capaz de salir de la Plaza de Armas ☺