Qué Ver En La Costa Da Morte En 1 Día (II)

Hace unos meses os dábamos ideas para recorrer la Costa da Morte en un día. Algún tiempo después volvimos por aquella zona para ver lugares distintos a los de la primera. Si en aquel momento os hablábamos de qué visitar en Ézaro, Fisterra o Muxía, hoy os contaremos qué ver en Vimianzo, Cabana de Bergantiños y volveremos a Muxía para visitar las Caldeiras do río Castro.

Entre unas visitas y otras os quedará una ruta chula para ver la Costa da Morte en dos días.

QUÉ VER EN LA COSTA DA MORTE: VIMIANZO

Empezamos el día en Vimianzo, en donde encontramos el conjunto etnográfico de los Molinos y el batán de Mosquetín (43.154087, -8.986413). Este conjunto del Mosquetín está formado por siete molinos y tres batanes. 




 Los batanes son unas máquinas hidráulicos que son empleados para mazar el lino y la lana. Los siete molinos son harineros, que es el más frecuente en Galicia. Para los días que acompañe el tiempo, la zona cuenta con mesas y sillas de piedra para comer allí, al lado del río.


Desde los molinos del Mosquetín, nos dirigimos al centro de Vimianzo, para visitar el Castillo. Se cree que data de finales del s. XII o principios del s. XII, aunque fue derribado en 1467 durante las Guerras Irmandiñas. En 1880 se reconstruye, aunque con la lllegada de la República es expropiado  y más tarde recuperado por los franquistas. En 1965 se incendia y es donado a la iglesia. En 1973 la Diputación Provincial lo compra y lo restaura a lo largo de los años 80.

La visita es gratuita y hay varias estancias a las que se puede acceder, aparte del Patio de Armas y las Torres del Este y del Homenaje. En su interior podemos ver cómo se hacen distintos trabajos de artesanía, como encaje de bolillos, réplicas de embarcaciones...


Cuando el castillo de Vimianzo deja de ser escenario de las más variadas batallas, su interior deja paso a dependencias más típicas de un pazo que de una fortaleza.


No os perdáis las viviendas que hay a los pies del castillo porque son realmente bonitas.



QUÉ VER EN LA COSTA DA MORTE: CALDEIRAS DO RÍO CASTRO

Las Caldeiras do Río Castro (43.025005, -9.158286) se encuentran en el ayuntamiento de Muxía. En sus inmediaciones hay una capilla y un área recreativa para hacer unos buenos picnics. Se aparca cerca de la capilla y tendremos que andar menos de diez minutos para llegar a las caldeiras.
Las Caldeiras do río Castro son una especie de piscinas naturales que forman las pequeñas cascadas del río. Es un lugar ideal para pasar un caluroso día de verano.

QUÉ VER EN LA COSTA DA MORTE: CABANA DE BERGANTIÑOS

Para llegar al Castro de Borneiro, tendremos que aparcar en un pequeño parking a orillas de la carretera (43.196037, -8.952822) y caminar unos 10 minutos. La entrada al castro es espectacular, por el mismo lugar por el que accedían los castrexos.

Este castro estuvo habitado durante los s. IV y I a.c. y no se encontraron signos de romanización durante las excavaciones. Fue descubierto en 1924 y algunos de los objetos encontrados en él se encuentran expuestos en el Museo Arqueológico de A Coruña

A poca distancia del Castro de Borneiro nos encontramos con el Dolmen de Dombate (43.190266, -8.968010). Hasta hace relativamente poco se encontraba a la intemperie, pero el grave deterioro al que era sometido hizo que la Diputación construyese un edificio para alojarlo y ponerlo a salvo de las inclemencias meteorológicas. La entrada es gratuita y guiada. Previamente podemos ver un vídeo donde nos explican un poco más lo que es un dolmen y nos muestran otros yacimientos arqueológicos de la época que se encuentra en Galicia.
En realidad, en Dombate hay dos dolmenes, uno más antiguo y pequeño que el otro, albergados en una mámoa de 24 m de diámetro e 1,8 m de altura. El dolmen más reciente fue construido alrededor del año 3700 a.c. y estuvo en uso hasta el 2700 a.c. Los dolmenes eran el lugar donde entrerraban a los muertos más pudientes. El dolmen más antiguo data de finales del V milenio. Estaban recubiertos con pinturas con motivos geométricos y líneas en zigzag.
Si estáis interesados, existe la Ruta de los Dólmenes, en donde se visitan 9, algunos en mejor estado de conservación que otros. Un viaje en el tiempo hasta el neolítico gallego.

0 con algo que decir: