Este mes de marzo es especial para nosotros, ya que cumpliremos #10añosdeambulandojuntos y hacía algunos meses ya que le estábamos dando vueltas a una posible escapada. Tras mirar varias alternativas, optamos por Grecia en una semana, pero los tiros iban, al principio, por una escapada de menos días y más cercana.

Malta era uno de esos destinos, lástima que cuando vayamos no podamos disfrutar de la estampa mítica de la Ventana Azul.

Los otros destinos que barajábamos iban encaminados a aprovechar los vuelos directos desde Santiago. Y es que a dónde se puede viajar desde Santiago en vuelo directo? Pues entre otros destinos, a Bérgamo (en donde habríamos aprovechado para conocer Turín y las Cinque Terre) y a algunas de las Islas Canarias. Nos quedamos con las ganas de ver el Teide, en Tenerife, las Dunas de Maspalomas, en Gran Canaria, o el Timanfaya, en Lanzarote. Lo bueno, que ya tenemos las rutas para estos lugares para cuando surja la oportunidad de visitarlos.

Poco a poco os iremos hablando de estas rutas que ya teníamos preparadas, pero hoy le toca el turno a Inglaterra en 4 días.

Qué ver en Inglaterra en 4 días??

Aquí nos costó un poquito más ponernos de acuerdo y cerrar un planning, ya que le tenemos muchas ganas al Distrito de los Lagos y a otras muchas zonas pero, finalmente, habíamos llegado a un consenso para conocer Stonehenge y la Campiña Inglesa.

Y qué pasa con Londres, os preguntaréis. Pues aunque también habíamos pensado en la posibilidad de pasar varios días en Londres y visitar algunos de los puntos menos turísticos, pero no por ello menos interesantes, creimos que era mejor conocer una zona nueva y dejar la segunda visita a la capital para más adelante.

Este habría sido el planning para estos 4 días: 


Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 1

Desde el aeropuerto de Stansted, al que habríamos llegado a media mañana, nos habríamos dirigido hacia la ciudad universitaria de Cambridge, a unos 40 minutos y pasaríamos la tarde paseando por esa encantadora ciudad.

Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 2

Por la mañana habríamos empezado con nuestra ruta por la Campiña Inglesa, también conocida como los Cotswolds, visitando los siguientes pueblos: Stratford-upon-Avon, Bourton-on-the-water, Bilbury, Castle Combe y Lacock.

Para dormir, teníamos dos opciones en mente, bien Salisbury, bien la ciudad balneario de Bath.


Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 3

Dependiendo de la decisión tomada el día anterior, habríamos optado por visitar Stonehenge y Salisbury o Stonehenge y Bath.


Qué ver en Inglaterra en 4 días? - Día 4
Este día teníamos previsto hacer, en coche, la Ruta por la costa jurásica, visitando Durdle Door, Stair Hole y Old Harry Rocks.

A estas alturas, de haber visitado, ya con anterioridad, Bath, nos habríamos dirigido a Southampton, en donde haríamos noche para, al día siguiente, dirigirnos al aeropuerto, al que hay una distancia aproximada de 2 horas.

NOTA: las fotos que ilustran este post fueron descargadas de Pixabay, si hacéis click en "propiedades", encontraréis información sobre su autor.
Estados Unidos es un país lleno de contrastes, nos encantan sus ciudades y no menos sus espectaculares viajes. Mientras que llevamos ya unos meses dándole vueltas a nuestra tercera vez por el país, nos tendremos que conformar con recordar nuestros 15 días por la Costa Este o nuestros 14 días por la Costa Oeste.

Hoy os queremos contar qué ver en Nueva York en 5 días. Nosotros pasamos 6 noches en la ciudad y tuvimos la suerte que el primer día, nada más llegar al hotel, pudimos subir a lo alto del Empire Estate, por lo que nuestra primera actividad en la ciudad de los rascacielos fue subir a uno de los más famosos. 

QUÉ VER EN NUEVA YORK EN 5 DÍAS?

Sin duda, una de las visitas imprescindibles es la subida al Empire State. Nosotros teníamos el hotel a unos 5 minutos andando, por lo que al llegar por la tarde al hotel, dejamos las maletas y nos pusimos en marcha con la intención de ver atardecer desde lo más alto de tan emblemático edificio. De no poder hacerlo tal y como nosotros hicimos, intentad acercaros cualquier atardecer después de haber pateado la ciudad durante todo el día, no hay nada más gratificante.



Una buena idea para el primer día en la ciudad es dedicárselo a la excursión de contrastes, ya que te permite hacerte una muy buena idea de lo grande y variada que es Nueva York. La empresa con la que la contratamos no disponía de excursión este día, por lo que se lo dedicamos al Dowtown y al Lower Manhattan.

Aunque Nueva York es inmensa, yo trataría de caminar lo más posible en detrimento del metro y otros medios de transporte públicos. Únicamente así podrás disfrutar de la ciudad.



Nuestra primera parada fue la Washington Square con su famoso arco y nacimiento de la 5ª Avenida y desde allí no perdimos por el Greenwich Village en busca de la casa de Rachel y Monica. Tras saciar nuestro espíritu friki nos dirigimos hacia los jardines de Battery Park.

Muy cerca de allí están los embarcaderos hacia la Estatua de la Libertad, nosotros en vez de contratar la típica excursión, ya que además no podíamos subir a Miss Liberty por estar cerrada tras el huracán Sandy, cogimos el ferry gratuito que une Manhattan con Staten Island.





Tras volver de Staten Island y de una dura negociación con el comercial de las compañías de helicóptero, decidimos darnos un caprichito y sobrevolar la ciudad. Una experiencia increíble!!

Estábamos aprovechando muy bien el día y todavía nos dió tiempo de acercarnos a Wall Street, ver su famoso toro rodeado de japoneses sacándose fotos  y acabar viendo atardecer desde Brooklyn, después de haber cruzado a pie su famoso puente.

En esta zona podéis visitar el National September 11 Memorial and Museum.


En el segundo día en Nueva York, hicimos la excursión de Contrastes y ya que teminó al mediodía en Little Italy, aprovechamos las últimas horas del día para ver este barrio y Chinatown.

Esta excursión vale muchísimo la pena porque de otra manera no llegarías a disfrutar de algunos de los rincones de la ciudad. Comienzan a primera hora desde Times Square y a pesar de ser muy temprano, te darás cuenta de que, efectivamente, es la ciudad que nunca duerme.




La primera parada es en el Bronx, allí te enseñarán el estadio de los Yankees y alguna comisaría de policía. Luego nos dirigimos a Queens y paramos en Flushing Meadows-Corona Park y en su Museo de Arte, cuya visita vale ya la pena sólo por ver la inmensa maqueta que tienen de Nueva York.

La última visita de la excursión de contrastes de Nueva York es en el barrio de Brooklyn para conocer un poquito mejor a los judíos ortodoxos que ocupan una buen parte del barrio. De camino a nuestro hotel, una breve parada para conocer otro edificio conocidísimo de Nueva York, el Flatiron.

Y cómo podíamos despedir otro día más en Nueva York tras ver atardecer desde el Empire State y desde Brooklyn? Pues viendo atardecer desde otro mítico rascacielos, el Top of the Rock.


Este día se los dedicamos al Midtown Manhattan.  La primera visita del día fue a la New York a Public Library y la segunda al mítico Chrysler, aunque no es un edificio abierto al turismo, sí que se puede entar en el vestíbulo.

Otra visita obligada en el Midtown es la Gran Estación Central. Es imposible decir en cuántas películas y series ha salido esta estación y me encanta!!!



Desde allí al edificio de Naciones Unidas y la catedral de San Patricio. Muy cerca de allí, está el teleférico de la Isla Roosvelt, que también os recomendamos.

A la vuelta nos dirigimos hacia el Rockefeller Center y pasamos el rato entrando en varias tiendas frikis, para terminar el día cenando en un clásico de Nueva York, el Ellen´s Stardust Diner.


Este día lo dedicamos a recorrer el Central Park y visitar algún museo. Si queréis visitar más de un museo en Nueva York os harán falta muchísimos más días. Nuestro tiempo era poco en la ciudad para pasarlo en museos y preferimos darle prioridad al callejeo puro y duro.

El día empezó en los Apartamentos Dakota, lugar en donde asesinaron a John Lennon. A su altura y dentro del parque nos encontramos con el Strawberry Fields, un pequeño homenaje al músico de The Beatles.

Los museos que están en esta zona son el de Historia Natural, el Metropolitan y el Guggenheim


Este día lo teníamos pensando para ir por la mañana a Harlem, a una misa Gospel, pero cambiamos de opinión y decidimos dedicarle la mañana al Intrepid Sea, Air and Space Museum.



 Después de esta visita nos dedicamos a deambular por Nueva York para terminar el el Higline Park. Y de esta manera terminaba nuestros 5 días y medio por Nueva York. A la mañana siguiente, nada más despertarnos nos dirigiríamos a por nuestro coche de alquiler para comenzar nuestro roadtrip por la Costa Este de Estados Unidos, visitando Boston, Washington, Philadelphia y el condado de Lancaster e incluso poniendo un pie en Canadá para disfrutar de las cataratas del Niagara.




Y si estáis pensando en visitar otra país de América, qué os parece un Perú en 15 días? ;-)

Hace algunas semanas publicábamos la primera parte de "Las ciudades más bonitas de España". Sabíamos que iba a ser imposible enumerarlas todas en un sólo artículo, por lo que les pedimos, de nuevo, a algunos de nuestros amigos bloggers que nos hablaran de ese rinconcito especial que tanto les gusta y, de ahí, salió la segunda parte de las ciudades más bonitas de España.


1) Madrid por Trucos Viajeros

De entre todas las ciudades de España, si tengo que escoger una, mi corazón se va siempre a Madrid. No es que sea estrictamente “bonita”, aunque tiene su punto, sino que siempre es una ciudad “interesante” y a mí siempre me ha atraído más la gente interesante :)

Dicen los chicos de LonelyPlanet que no existe otra ciudad en el mundo más viva que Madrid. Coincido. La ciudad crece y evoluciona con el paso del tiempo y hace que la vuelva a visitar con ilusión cada vez. Y precisamente ahí radica su atractivo.

Además, ofrece opciones infinitas, amoldándose a cada tipo de viajero: Pasear por Austrias rememorando a Lope y Cervantes (¿Sabías que puedes visitar la Imprenta de donde salió el Quijote?), tomarse unas cañas post-Rastro en la Latina (el Rastro es toda una experiencia en sí), irse de #ponzaning y descubrir prácticamente un restaurante nuevo cada mes (o probar cocina de casi cualquier parte del mundo)…  son solo algunos ejemplos ¿Cómo no incluirla en la lista?

2) Ronda por La próxima parada

"Ciudad señorial como pocas, Ronda es un bello municipio de la provincia de Málaga y capital de la comarca de la serranía homónima. Conocida en todo el mundo gracias a su famoso Tajo que divide el municipio separando la parte nueva y la parte histórica.

Uno de esos enclaves por los que pasaron íberos, visigodos, romanos y musulmanes entre otras civilizaciones. Todos ellos dejaron su huella en una ciudad abierta al turismo y totalmente cosmopolita.

Su clima mediterráneo destaca por veranos cálidos e inviernos con temperaturas sensiblemente más bajas que el litoral costero. Eso se debe a su maravilloso entorno formando parte del Parque Natural de la Sierra de las Nieves y del Parque Natural Sierra de Grazalema. Ambos de gran riqueza natural y con especies vegetales casi únicas como el pinsapo o el quejigo de montaña. Naturaleza, cultura y buena gastronomía nos esperan en esta ciudad andaluza de obligada visita."

3) Burgos por Palabras de viaje

Si a un español le preguntas si conoce Burgos, seguramente en su descripción de la ciudad, mencione tres conceptos: la catedral, el frío y la morcilla. Este resumen no irá desencaminado. La catedral es el principal atractivo turístico de la ciudad;  a excepción de un par de meses al año, esta región no disfruta de temperaturas cálidas y durante el invierno, los termómetros se encuentran en cifras negativas; y la morcilla es la reina de aperitivos, tapas y platos principales de la mayoría de los restaurantes.

No obstante, ¿qué más esconde Burgos? Principalmente, un gran vínculo con el pasado. En primer lugar, con la historia y la leyenda del Cid: estatuas en la ciudad, las tumbas de Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa, Doña Jimena, en la catedral y el cercano monasterio de San Pedro de Cardeña, donde fueron enterrados inicialmente. Pero también con unas raíces de nuestra historia aún más anteriores, de miles de años de antigüedad, gracias a los hallazgos realizados en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca, donde cada verano se sigue trabajando, de antecesores como el homo heidelbergensis o el homo antecessor, cuyos restos solo han sido encontrados aquí.

4) Gijón por 2 mochilas y ganas

Gijón está bañada por el mar Cantábrico, y situada en el centro de Asturias.

Para mi lo más bonito que tiene Gijón es ir caminando por el puerto deportivo hasta Cimadevilla, que es la parte más antigua de la ciudad, y allí recorrer sus antiguas y empedradas calles un domingo a la hora del vermut para tomar unos culinos de sidra con unos tortos con picadillo, que delicia.

Desde allí llegarás a la antigua muralla y el cerro de Santa Catalina.

Otro lugar perfecto es la Iglesia de San Lorenzo situada a la orilla del mar y desde donde descubrir su playa, que en Verano está bien concurrida, y en  invierno algún que otro surfista se deja ver por allí.

Tras recorrer su paseo marítimo llegarás al parque Isabel la Católica donde podrás llegar a ver ocas, cisnes o incluso pavos reales.

Y ahí se encuentra algo muy querido para los Sportinguistas, El Molinón, si te pasas algún día de partido habrá bastante afición.

Pero sin duda una de las mejores cosas que tiene Gijón es poder admirarlo desde las alturas, para ello tendrás que llegar hasta la Universidad Laboral, en Cabueñes y subir a su torre.

5) Sevilla por Somos 2 de viaje

No sé si será porque somos del Norte, porque se nota la diferencia con el Sur, porque allí viven unos de nuestros mejores amigos… No sé exactamente el porqué,  pero eso de que “Sevilla tiene un color especial” (¿recordáis la canción?) es totalmente cierto. 

Cada vez que tenemos la posibilidad de hacer una visita a la capital hispalense, es una gozada y un privilegio.


Pasear por el Barrio de Santa Cruz sin rumbo y darte de bruces con pequeñas plazas llenas de naranjos; llegar a la Catedral y estar a los pies de la maravillosa Giralda; cruzar el Puente de Triana y  bordear el río por la calle Betis; alejarte un poco del mundo en el Parque Mª Luisa y visitar la grandiosa Plaza de España; y, cómo no, tomarte unas tapitas con una cerveza bien fresquita en uno de los cientos de bares donde los camareros tienen un arte “que quita el sentío”…

Por todo esto y mucho más, Sevilla es para nosotros una de las ciudades más bonitas de España. 

6) Málaga por Dinkyviajeros

Hasta hace no mucho, Málaga era sinónimo de sol y playa. Y sí, en Málaga hay sol y playa todo el año. Sin embargo, cualquiera que haya visitado la ciudad en los últimos tiempos sabe que Málaga es bonita por mucho más…

Málaga es cultura. No en vano, con más de 30 museos, Málaga se ha convertido en una verdadera Ciudad de los Museos. Entre los más destacados se encuentran algunos de gran renombre, como el Museo Picasso, el Centre Pompidou, la Colección del Museo Ruso de San Petersburgo o el Museo Carmen Thyssen.

Málaga es arte. Algo especial tendrá esta tierra para que tantos artistas nazcan en ella. Desde humoristas a cantantes, pasando por deportistas, toreros, presentadores, actores, pintores o escritores reconocidos internacionalmente. Todos vuelven a Málaga, a casa, ya sea para disfrutar de su Semana Santa, la Feria de Agosto o el Festival de Cine Español. 

Málaga es gastronomía. Y es que comer en Málaga es una delicia. No sólo por el rico sabor de los espetos, la porra antequerana, el ajoblanco o los borrachuelos, sino porque comer a la orilla del mar tanto en verano como en invierno es un lujo para los sentidos.

En definitiva, la ciudad bien merece su apodo, Málaga La Bella. 

7) Arcos de la Frontera por Viajes y vivencias

Cuando Verónica me propuso participar en el post colaborativo “Las ciudades más bonitas de España” no me lo pensé ni un segundo, me pareció una magnífica idea para conmemorar sus 8 años de blog, ¡ENHORABUENA!.

Elegir una ciudad bonita es tarea difícil porque las hay a montones en nuestro país, así que decidir barrer para casa y hablaros un poco del sitio que me vio nacer: Arcos de la Frontera, un pueblo encaramado a una peña de arenisca y de gran belleza que aparece en las obras literarias de Azorín, Pío Baroja, Jorge Guillén, Dámaso Alonso, etc.

Desde el punto de vista turístico es el primer pueblo de la conocida Ruta de los Pueblos Blancos, formada por una serie de municipios serranos caracterizados por su arquitectura popular, trazado urbano y sus calles encaladas, que junto a la riqueza del paisaje de sierra lo convierte en un destino muy atractivo.

El nombre de Arcos procede del término latino Arx-arcis, que significa “fortaleza en altura” en referencia a su privilegiada ubicación, en lo alto de la llamada Peña, un cerro de 100 metros de altura, situado entre la campiña jerezana y la sierra gaditana y rodeado por el río Guadalete. Su centro histórico fue declarado Conjunto Monumental Artístico en 1962 y está formado por estrechas y empinadas calles blanqueadas con cal, herencia de su pasado medieval, con las esquinas protegidas por guardacantones, que son columnas de antiguas construcciones reaprovechadas para este menester.

Destacan la Basílica Menor de Santa María de la Asunción, la iglesia de San Pedro, el Palacio del Mayorazgo, el Castillo, la fachada del Palacio de los Condes del Águila, los miradores de la Peña y de San Pedro. Recomendamos sobre todo pasear por sus calles y admirar la belleza de sus calles y rincones y por supuesto tapear en alguno de los bares del centro histórico. 


Pasamos unos días en Cáceres y no podíamos regresar a Madrid sin antes haber visitado Mérida. El trayecto en tren desde Cáceres fue de una hora, aproximadamente.

Me gustó tanto la ciudad, que estoy deseando volver para disfrutarla sin límite de tiempo. Para poneros en antecedentes, Mérida es una ciudad asentada sobre un yacimiento arqueológico, fruto de la ocupación de un solar durante más de dos mil años (…) . En el año 25 a.C., el emperador Octavio Augusto mandó fundar Augusta Emerita y, gracias a los cambios en las funciones administrativas de la ciudad, llegó a alcanzar gran esplendor. Mérida fue capital de la provincia Lusitana y, posteriormente, de la Diócesis Hispaniarum.

¿QUÉ SE PUEDE VISITAR EN UNA TARDE?

- El Anfiteatro y el Teatro
- La Cripta de Santa Eulalia
- La necrópolis
- El Museo Nacional de Arte Romano

La entrada al teatro y al anfiteatro incluye la visita a la Cripta de Santa Eulalia (patrona de la ciudad), la zona arqueológica de la Morería, la Alcazaba y la casa Mitreo/Culumbarios. Por otro lado, ir al Museo Nacional de Arte Romano es una visita obligada. En su interior se se encuentra la zona suburbana descubierta antes de la construcción del museo; esta cripta estaba delimitado por una calzada, compuesta por ruinas de casas y enterramientos correspondientes a una necrópolis.

Más información sobre la visita: www.dondefinalizaelnorte.com/2014/02/25/518/

9) Combarro por Saltando por mi mundo

Combarro es un pequeño pueblo de Galicia que se encuentran en las Rías Baixas y a escasos 6 kilómetros de Pontevedra.

Dicen que es uno de los pueblos más bonitos de Galicia. Pero no es muy difícil comprobarlo cuando paseas por sus calles empedradas y te vas encontrando con diferentes hórreos. ¡Y es que Combarro tiene más de 60!

El amor llega a primera vista en cuanto pones un pie en este bonito pueblo, pero te va conquistando cada vez más a cada paso que des.

Mi consejo pasear entre las barcas cuando baje la marea y si coincide con la puesta de sol ni te imaginas las emociones que te hará sentir.

Si tras el paseo te entra hambre, no dudes en probar la gastronomía local pues no te defraudará: Marisco, pulpo,empanada…. Aunque no nos engañemos, ¿Dónde se come mal en Galicia?
Tampoco puede faltar una ruta para probar la crema de  orujo. Te sorprenderá la cantidad de sabores que hay y querrás probarlos todos.

Si aún no lo conoces te invito a conocerlo. Yo volveré una y cien veces porque me ha robado el corazón.

10) A Coruña por Deambulando con Artabria

La ciudad en la que ha crecido el 50% de Deambulando con Artabria no podía faltar en este listado. Es el hogar del faro romano en funcionamiento más antiguo del mundo y que fue declarado hace unos años Patrimonio de la Humanidad, la Torre de Hércules.

La "Ciudad Vieja" es perfecta para callejear, y el gran Paseo Marítimo es una gozada para disfrutar del mar sin salir de la ciudad.

Mi zona favorita es "La Marina", repleta de las galerías que le dan el nombre de "la ciudad de cristal" a Coruña, pero el mejor mirador es el Monte de San Pedro, allí descubrirás exactamente la orografía de la ciudad herculina. Y para ver atardecer, nada mejor que hacerlos desde la "Ventana al Atlántico" en O Portiño.
Una publicación compartida de Deambulando con Artabria (@deambulando_con_artabria) el
No dejes de visitar Coruña, la "ciudad en la que nadie es forastero". Con ese calificativo, cómo podrías resistirte? ;-)