Saint Andrews y Dunnottar Castle

Vamos ya con nuestra última entrada sobre Escocia, ya nos da penita no hablaros más sobre esta preciosa nación, pero no os preocupéis que os seguiremos dando la lata en las redes sociales poniéndoos los dientes largos con sus espectaculares paisajes, magníficos castillos y bellas ciudades.

Saint Andrews es una de esas paradas que se suelen hacer en cualquier viaje de Escocia, debido a su inmensa catedral en ruinas y Dunnotar Castle, aunque está a una hora era un "imprescindible" de Luismi y ya que él había cedido con todos los puntos de interés que escogí yo sola, era justo darle el capricho de desviarnos para admirar este castillo encaramado en lo alto de un acantilado del Mar del Norte y a escasa distancia de la ciudad de Aberdeen.

Aquí podréis encontrar el resto de posts sobre nuestro Escocia en 10 días:

QUÉ VER EN SAINT ANDREWS

 Aunque los dos lugares nos parecen muy acertados para una excursión de un día, dedicándole la mañana a Saint Andrews y la tarde al castillo de Dunnottar, la verdad es que nosotros dedicamos la tarde a la ciudad y la mañana siguiente al castillo. Dormimos a 15 min de Stonehaven, donde se encuentra Dunnottar, en uno de los mejores alojamientos que tuvimos en Escocia y en donde nos recomendaron un local para cenar a 2 km, que resultó ser también de los mejores en los que comimos. Por si os interesa, el alojamiento se llama Crawfield Grange.

 Pero sigamos, de momento, con la ciudad universitaria de Saint Andrews. Si la visitáis en agosto, podréis disfrutar del Lammas Fair, el mercado medieval más antiguo de Escocia, como recuerdo del próspero comercio en esta pequeña ciudad que durante la Edad Media fue un importante centro religioso y comercial, que hacía negocios sobre todo con los Países Bajos.

 Saint Andrews es también la sede de la primera universidad de Escocia y la capital del golf, ya que el primer testimonio escrito de este deporte está datado de 1553. Además, debido a que precisamente Saint Andrews es el patrón de Escocia, durante siglos fue la capital eclesiástica de Escocia hasta que en s. XVII empezó su declive.


Da gusto deambular por sus principales calles, en donde se levantan elegantes edificios, sobre todo en North Street, South Street y Market Street, que discurren paralelas entre sí y atravesadas por calles más estrechas que te permiten escabullirte del bullicio de las calles principales. Las 3 avenidas terminan en el recinto de la catedral.


Aunque nosotros visitamos el castillo, ya que estaba incluido en la Explorer Pass, no os recomendamos su visita, porque apenas se conserva nada de interés. Su origen se remonta al s. XIII, cuando fue construido como parte del palacio de los obispos y arzobispos de la ciudad. Actualmente se encuentra en ruinas y la parte más antigua es una torre del s. XIV, el resto se corresponde a remodelaciones posteriores. Se puede ver desde fuera sin tener que pagar la entrada.

Desde el castillo se puede bordear el mar hasta la catedral. Aquí también os recomendamos que no paguéis. La entrada al recinto es gratuito y lo único que tienes que pagar (si no dispones de la Explores Pass) es la entrada a un pequeño museo sin ningún tipo de interés y la subida a la torre, que ésto sí que os lo recomendamos por las vistas, pero la subida es un pelín dura y la escalera muy estrecha. Para subir a la torre os dan una "moneda" en taquilla para meter en el torno que hay justo en la puerta. Eso sí, según nos avisaron y como luego pudimos comprobar en primera persona, falla con bastante frecuencia. Así que mientras que yo estaba dentro de la Torre, Luismi tuvo que acercarse por una moneda nueva.




 La catedral de Saint Andrews fue la más grande del país y su construcción duró más de 200 años, hasta la primera década del s. XIV. En el s. XVI fue brutalmente saqueada y el edificio quedó en ruinas hasta comienzos del s. XIX cuando fue utilizado como cantera. Hoy queda poco en pie, parte de las fachadas occidental y oriental y fragmentos del muro. No os vayáis de Saint Andrews sin realizar una visita por su Universidad, bien por libre, bien siguiendo un recorrido guiado que comienza al lado de la Capilla de Saint Salvator.

 
VISITAR DUNNOTTAR CASTLE
Dunnottar Castle no está incluido en la Explorer Pass porque es propiedad privada y puede que llegues allí un día con algo de viento y te lo encuentres cerrado, pero es un riesgo que tienes que correr. Nosotros nos habíamos desviado de nuestra ruta a propósito para ver este castillo, así que nos habría fastidiado bastante habérnoslo encontrado cerrado. Por si acaso llevábamos un plan B bajo el brazo, que era visitar la cercana ciudad de Aberdeen.

Los que hayáis visto la peli de Hamlet, os sonará porque fue uno de los escenarios escogidos para rodarla


Como ocurre con una buena parte de los castillos escoceses, éste también se encuentra en ruinas, aunque si os apetece casaros allí, sabed que podéis hacerlo, no me parece un mal escenario para una ceremonia así. En la maqueta de abajo se puede observar el aspecto que tendría en sus años más prósperos.
 
Los restos de edificios que todavía quedan en pie corresponden a los s. XIV y XV, pero es probable que ya existiese una fortaleza en la misma ubicación desde varios siglos atrás. Debido a su estratégica posición jugó un papel importante en las rutas marítimas.

 Y con esta foto de Artabria en un lugar espectacular, damos por terminados los relatos de nuestro #deambulandoporEscocia y sabéis qué? Volveremos unas cuantas veces más a Escocia, para alejarnos de las ciudades y adentrarnos en su naturaleza, quizás subir algún munro y perdernos por sus bosques, montañas y lagos.


------------
NOTA:
Si la información aquí escrita te ha sido útil y necesitas reservar hotel, te pedimos que lo hagas a través de nuestra cuenta de afiliado de BOOKING. A tí no te supondrá ningún coste adicional y a nosotros nos ayudarás con el mantenimiento de este blog. GRACIAS!!

0 con algo que decir: