Ingredientes

1 paquete de galletas María
80 gr de mantequilla
125 gr de azúcar
100 gr de leche condensada
4 yogures griegos naturales
1 sobre de gelatina neutra

Gelatina de mermelada

125 ml de agua
3 cucharadas de mermelada de fresa
Medio sobre de gelatina neutra

En esta receta no hubo suerte ni con la presentación ni con las fotos. Creo que le eché poco mermelada y no tapó toda la tarta. La próxima vez, igual pruebo a triturar unas cuantas fresas en vez de usar la mermelada.

Preparación

Triturar las galletas con la mantequilla derretida y forrar un molde. Se puede meter a la nevera o bien hornear unos 10 minutos a 180º para que quede más crujiente.
Calentar 100 ml de agua y disolver en ella la gelatina. Remover muy bien y dejar templar.
Poner en un bol la leche condensada, los yogures, el azúcar y batir bien hasta que esté todo bien mezclado. Incorporar el agua y la gelatina disuelta.
Batir la nata y agregar a esta mezcla, removiendo muy bien con una espátula.
Cuando esté fría (unas horas o de un día para otro en la nevera) preparamos la gelatina: calentar el agua, disolver la gelatina e incorporar la mermelada. Remover muy bien hasta que quede mezclado. Dejar templar, echar sobre la tarta, meter de nuevo un par de horas a la nevera y a comer.

Este hotel está situado en un polígono industrial a las afueras de Plasencia, pero en 5 minutos en coche estás allí. Es más tranquilo que estar en el centro, sin problemas de aparcamiento........

Por la mañana te dejan los periódicos en la puerta y cuando sales a desayunar, te los encuentras allí, todo un detalle.

Casi nunca duermo bien en los hoteles porque soy muy quisquillosa con las almohadas, si no es la mía, ya despierto contracturada, así que esta vez me llevé la mía. Y que bien dormí......!!!!

Más información, en la web del hotel.

Cuando empecé a buscar información para este viaje, un lugar se repetía entre todas las opiniones, un lugar del que no había oído hablar pero que quería visitar.
A nosotros nos decepcionó un poquito. El pueblo no es feo, pero creo que al ser la primera parada del viaje, fue también la primera parada en la que al bajar del coche notamos la excesiva temperatura y subir 10º en pocas horas, lo llevamos bastante mal.
Tiene un barrio judío bastante importante y una iglesia desde la que se divisa todo el pueblo.
No llevábamos mucha información y para colmo, la oficina de turismo cierra los lunes, con lo cual improvisamos sobre la marcha deambulando por sus calles.

Más información, en la web de turismo.
Antes de empezar con las fotos del viajecito, os contaré brevemente nuestro itinerario:

Día 1: Casita - Hervás- Plasencia (noche en Plasencia)
Día 2:  Plasencia (noche en Plasencia)
Día 3: Parque Nacional de Monfragüe y Trujillo (noche en Cáceres)
Día 4: Cáceres (noche en Cáceres)
Día 5: Badajoz (noche en Badajoz)
Día 6: Jerez de los Caballeros y Zafra (noche en Badajoz)
Día 7: Mérida (noche en Mérida)
Día 8: Ciudad Rodrigo y Zamora (noche en Zamora)
Día 9: Zamora-Casita

Tengo el blog super olvidado, me da una pereza horrible ponerme a recopilar fotos, jejejje. Supongo que será una etapa, porque normalmente me encanta hacerlo.

Ya tengo escogidas las fotos del viaje a Extremadura, pero me di cuenta que me faltaba por enseñaros el hotel de Coímbra. Se trata del hotel Oslo.

Está bastante bien situado y dispone de garaje incluido en el precio. Nosotros aparcamos el coche cuando llegamos y no lo movimos hasta que nos fuimos. Coimbra es una de esas ciudades que puedes visitar a pie.

Tenemos una anécdota de este hotel, ya que en observaciones pusimos que nos gustaría una habitación tranquila y con vistas. Así que cuando llegamos, el recepcionista nos dió las llaves de dos habitaciones distintas para que escogieramos, porque tenía que ser una cosa o la otra. Total, que nos metemos en el ascensor y nos dirigimos a la primera habitación. Nos acercamos a la ventana y vemos que da a una calle algo estrecha y enfrente hay un montón de edificios viejos deshabitados. Esa debía de ser la tranquila.
Nos dirijimos a la segunda y vemos que da a una especie de patio interior. Esa debía de ser la tranquila. Ay, no, que la tranquila ya la habíamos visto!!!

En fin, que así contado no hace mucha gracia, pero cuando nos dimos cuenta que a lo que ellos llamaban "vistas" eran unos edificios medio ruinosos, casi nos da algo, jejejeje.