Hacía mucho tiempo que Nostromo y yo queríamos ir a las Cíes, pero al ser únicamente posible en los meses de verano, siempre nos surgía algo que nos lo impedía. Al final pudimos ir a finales de septiembre y la verdad es que no tuvimos demasiada suerte con la climatología. Es verdad que no nos llovió y que no hizo calor, pero el viento soplaba con fuerza y lo pasamos bastante mal con la arena que se nos metía por todos lados. Por no hablar que en la subida al faro, sin ningún sitio donde guarecernos, estuve a punto de ser arrastrada por alguna que otra ráfaga. La próxima vez tendré que meterme piedras en los bolsillos, jeje.

Las Islas Cíes pertenecen al ayuntamiento de Vigo, estando a unos 15 km de la costa. A ellas sólo se puede acceder por barco, bien privado o público. Esta es, evidentemente, la opción más elegida. Hay varias navieras que hacen el trayecto, pero la más conocida es Naviera de Ons y esta fue la escogida por nosotros. Se recomienda reservar por internet para evitar que llegues al embarcadero y te quedes en tierra. Tened en cuenta que sólo se pueden visitar en verano y la afluencia es bastante elevada. El trayecto de ida y vuelta para adulto es de 16 €. Al hacer la reserva en la web te proporcionan un número de localizador que tendrás que teclear en una máquina expendedora ya en las oficinas del muelle, en la Estación Marítima de Vigo, en el Paseo de las Avenidas.

Para aparcar gratis es un poco difícil, pero nosotros al ser sábado aparcamos sin problemas muy cerquita. Si no tenéis esta suerte, hay varios aparcamientos de pago en las cercanías. Uno mismo justo debajo de la Estación Marítima, pero ojo porque es automatizado. También disponéis de uno en el cercano Centro Comercial A Laxe y en la Praza da Estrela.

La retirada de billetes se puede hacer como muy tarde 30 minutos antes de la salida del barco y el embarque unos 15 minutos antes. Depende de si queréis aprovechar para ir a la playa o sólo para senderismo, tendréis que hacer cálculos con el tiempo que os puede hacer falta. Nosotros nos íbamos a bañarnos ni a tomar el sol, así que reservamos para salir a las 12 de Vigo y volver a las 18.15 desde las islas.

Hay un par de restaurantes y por lo que pudimos ver, no demasiados caros, aunque nosotros preferimos llevarnos unos bocatas y comer en una de las numerosas mesas de piedra esparcidas por toda la isla.

El único sitio para dormir es el camping y no encontraréis papeleras, por lo que os recomiendo que llevéis una bolsa de plástica para recoger la basura que generéis en vuestra estancia :-)

Los únicos baños que encontramos, a parte de los de los restaurantes, fue en la ruta del Monte Faro.

Las islas Cíes están formadas por cuatro islotes: Boeiro o Agoeiro, Isla Sur o de San Martiño, Isla del Medio o del Faro y la Isla Norte o de Monteagudo. Las dos últimas están unidas por la playa de Rodas y por un puente de piedra al lado del lago y son las que se pueden visitar. Fueron declaradas Parque Natural en 1980 y están incluídas en el Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia en el 2002.

Las rutas de senderismo son, principalmente, cuatro:
- Ruta de Monte Faro o Faro de Cíes
- Ruta de Faro da Porta
- Ruta del Alto del Príncipe
- Ruta de Monteagudo o Faro do Peito



Nosotros hicimos la de Monte Faro y la del Alto del Príncipe. No son complicadas, pero sí que hay cierto desnivel, 175 m en Monte Faro y 111 en el Alto del Príncipe, aunque el mayor es de 182 m en la de Monteaguado. El punto más alto en toda la isla es de 197 m, en el conocido como Alto de las Cíes. 


























Baños en la ruta del Monte Faro









"La Campana"









Seguro que la mayoría de vosotros habéis oído hablar alguna vez del Pazo de Meirás. Este Pazo fue y sigue siendo el lugar de veraneo de la familia Franco. Desde el 2008 es Bien de Interés Cultural, pero esta idea no le gustó a la familia y recurrieron, por lo no que fue hasta el 2011 cuando empezaron las visitas guiadas. 

Dejando atrás la polémica de si debe ser devuelto al pueblo o abierto en su totalidad al público, vamos a haceros un pequeño resumen de la historia que le rodea.

Está situado en el lugar de Piñeiro, parroquia de Meirás, del concello de Sada, un pueblo muy cerca de Coruña. Recordad que Franco nació en Ferrol (a secas, nada del Caudillo ni de artículos, que cada vez que oigo El Ferrol del Caudillo se me ponen los pelos como escarpias XD). Las coordenadas GPS son N 43º27'31.104'' W 8º17'49.43''.
Está construido sobre una antigua fortificación del siglo XVI y destruido por las tropas francesas en la Guerra de la Independencia en 1809. La edificación actual data de 1893 y fue propiedad de la familia de la escritora gallega Emilia Pardo Bazán, hasta que en 1938 empezó a formar parte de los bienes inmuebles propiedad de los Franco.

A pesar de que la historia oficial nos cuenta que fue donado, al igual que las tierras, por los vecinos de Meirás, la realidad es otra muy distinta, ya que fueron obligados a ceder sus tierras gratuitamente al dictador, de ahí la polémica de que debe ser devuelto al pueblo, ya que no fue un regalo si no una imposición. 

Las visitadas son siempre guiadas y hay que solicitarlas a través del correo electrónico visitas.pazomeiras@prosegur.com. No sé si sigue habiendo tanta demanda como hace unos meses, pero para que os hagáis una idea, nosotros la solicitamos en junio del 2011 y nos la dieron para abril de 2012. Esta dirección de correo electrónica es automática, por lo que no esperéis que os contesten dudas ni nada por el estilo.

Dura más o menos 1 hora, de la que aproximadamente 40-45 minutos son con una guía y los restantes son de libre disposición para recorrer sus jardines.

La visita es muy interesante, ya que recorre un poquito de la historia desde los tiempos de Pardo Bazán hasta anécdotas de los Franco. En el interior es visitable la capilla, el hall, uno de los salones y el despacho de Francisco Franco.