Este año que acaba hoy no ha sido muy bueno en casi ningún aspecto y el de los viajes no iba a ser menos. Aunque viajamos más de lo que pensábamos en diciembre del 2013 no ha sido tanto como en años anteriores.

Desde nuestra última escapada en noviembre del 2013 a Ponferrada y el Valle del Silencio hasta principios de mayo que asistimos al TBM Gijón 2014 estuvimos en el dique seco, pero hicimos alguna que otra ruta de senderismo por la zona en la que vivimos:

- Costa da Égoa, ruta por los molinos de Carral

También tuvimos tiempo para algunos museos:

- Museo Nacional de Ciencia y Tecnología - MUNCYT

Entre tanto y después de varios meses de charlas y reniones, nacía GaliciaTB. Primero fueron BCNTB y MADTB y luego llegamos los gallegos. La Asociación de Bloggers de Viajes de Galicia nacía el 05/04/2014 y fui escogida presidenta, nada más y nada menos. Cargo que todavía sigo ostentando, de momento.

En julio llegaba una escapada familiar de 3 días por Cantabria y Asturias, en compañía de Luismi, uno de mis sobrinos y mi madre recorrimos:


En agosto nos íbamos una semana a Amsterdam y Bélgica, en donde visitaríamos:

- Amsterdan (I) y (II)

Y el útimo viaje del año llegaría en octubre, cuando pasamos otra semana de ruta por la Selva Negra y Baviera:

- Baviera en 3 días
- Selva Negra en 3 días

Y este fue nuestro año en cuanto a viajes se refiere (20 noches). Hace poco más de un mes tuve que comprarme un coche, así que este año que llega también tocará quedarse en casa. Aún así, ya tenemos en mente un viaje para la primera quincena de abril, con la inestimable ayuda de Viajes Callejeando por el mundo.

Otros viajes que nos gustaría hacer en este próximo año:

- La vuelta a España en nuestro nuevo coche
- Estambul
- Irlanda y Escocia
- Eslovenia y Croacia
- Argentina (a puntito estuvimos de irnos en abril, pero el destino será otro)
- etc etc (la lista es demasiado grande jiji)
Antes de nada comentar que ningún hotel del que os hablamos en este blog nos ha hecho ningún descuento. Es más, NUNCA decimos que tenemos un blog cuando estamos de viaje. Dicho esto, empezamos.

En este viaje por la Selva Negra y Baviera nos hemos alojado en 6 hoteles distintos: 2 noches en Frankfurt Hahn (la primera y última noche), 1 en Baden Baden, 1 en Friburgo, 1 en Füssen, 2 en Munich, 1 en Rothenburg ob der Tauber

HOTEL B&B FRANKFURT HAHN AIRPORT

Aquí. como os decía más arriba, pasamos la primera y última noche. La primera noche con desayuno (74 euros) y la última sin él porque nos teníamos que levantar a las 4 de la mañana (59 €).

Está en el recinto del aeropuerto, sales de la terminal y ya te encuentras con la recepción. Del estilo de los ETAP, lo justo para dormir y asearte. La recepción está cerrada por la noche pero puedes hacer el checking en la máquina de la entrada.


 GASTHAUS LINDE - STEINBACH (BADEN BADEN)

Está un poco alejado de Baden Baden, pero si tienes coche, no hay problema. El pueblito está rodeado de viñedos y bosques. Es una casa grande convertida en hotel. No tiene ascensor y la familia que lo regenta vive en la planta de arriba. Cuando llegamos por la tarde había una bandeja en el suelo, delante de la puerta de recepción, con un listado con la habitación que te tocaba y la llave correspondiente.

Aunque íbamos dos personas nos dieron una habitación cúadruple. La wifi sólo funcionaba si te sentabas al lado de la puerta. 
 El desayuno es bastante completo. El precio del alojamiento con el desayuno fue de 70,80 euros.


 HOTEL IBIS BUDGET FREIBURG SUED
 Qué se puede decir de los Ibis Budget? Los antes ETAP son igual en todas partes. Precio de alojamiento y desayuno, 65,10 euros.

PENSIÓN CARINA - FÜSSEN
 La habitación enorme, el desayuno y la cena estupendos, la cama comodísima y una terrazita que no pudimos probar por el frío que hacía. Precio con desayuno, 92,40 euros.





 HOTEL IBIS MUNICH CITY NORTE
 Pues al igual que con los Budget, qué se puede decir de los Ibis? Desayuno buffet completísimo, pero a 20 euros por persona, que acabamos pagando porque no había mucho dónde escoger cerca de allí. Camas cómodas. Si llevas coche no hay problema de aparcamiento y está bien situado porque tienes una parada de metro a 5 minutos y en 10 estás en el centro. Precio de 2 noches, 150,30 € + desayunos



 HOTEL GASTHOF ZUR LINDE - ROTHENBURG OB DER TAUBER
 Bien situado pero muy antiguo. Las habitaciones daban un poco de yuyu y ni siquiera estaban del todo limpias. El desayuno muy pobre, pero la cena típica alemana (al igual que en el de Füssen muy rica y bien de precio). El precio de la noche con desayuno, 65 euros.

En general, hemos estado cómodos en todos los hoteles de este viaje. Eso sí, en los que no son cadenas hoteleras te encontrará la "cama sin hacer", con el nórdico doblado encima de la cama y unso cojines inmensos que te tendrás que colocar bien para que puedas meterte en la cama y no tener que dormir con los pies de fuera.
Y llegó el último día de nuestro viaje por tierras alemanas! 

La última visita antes de dirigirnos hacia el aeropuerto de Frankfurt Hahn era Frankfurt am Main. Disponíamos de medio día aproximadamente para visitarla y eso, unido a que anochecía a las 17 de la tarde, nos hizo pensarnos seriamente si parar a visitarla. Menos mal que lo hicimos, porque nos encantó. 

Es cierto que se ve sin problemas en unas horas, pero nos habría gustado (como siempre) dedicarle un poquito más de tiempo.

Escogimos un buen parking para nuestro coche de alquiler porque nada más salir de él nos encontramos con esta preciosa plaza, la Römerberg.






En ella encontramos las elegantes casas con fachadas con entramado de madera. Además, también se encuentra en ella el Römer (ayuntamiento, abajo en la foto), una antigua casas con tres gabletes escalonados datada de 1405.
Estando en Frankfurt, no podíamos comer otra cosas que salchichas y  beber cerveza o sidra, muy típica en la ciudad.
Si queréis obtener unas buenas vistas y apreciar el gran contraste de las edificaciones de Frankfurt podéis subir a la torre de la Catedral Imperial, Kaiserdom. 
Consagrada a San Bartolomé en 1239, se conviritó en 1356 en la sede oficial de la coronación de los reyes del Sacro Imperio Romano. De 1562 a 1792 fue el escenario de 10 coronaciones imperiales.




Al descender de la torre nos dirigimos hacia el río Main para cruzarlo por el puente Eisernersteg.






Volvimos a cruzar para acercarnos al distrito financiero en donde nos encontramos con un símbolo muy conocido para todos nosotros.
Paseamos entre rascacielos y subimos a uno de ellos, la Main Tower. El único con un mirador abierto al público y a una altura de 200 m. La entrada no es barata, pero puede que las vistas valgan el precio que cobran.



Continuamos nuestro paseo hasta llegar a la Bolsa, pero ya era de noche y las fotos no salieron bien. Nos puede recordar un poco a Wall Street porque también hay una escultura de un gran toro. Descubrimos la zona de compras, una zona peatonal llena de tiendas y restaurantes, la Fressgass, la Alte Oper (la Ópera) y hasta una antigua cárcel convertida desde 1904 en una cafería, la Hauptwache, construida entre 1671 y renovada en 1728.

Más artículos de Alemania:

Alemania Norte en 12 días

Valle del Rin y del Mosela

Baviera y Selva Negra



Habíamos llegado la tarde anterior a Munich y sólo nos había dado tiempo a coger el metro cerca del hotel para acercarnos a Marienplatz, dar un pequeño paseo y cenar, por lo que el único día entero que íbamos a pasar en Munich tendríamos que aprovecharlo bien.

Nos levantamos temprano y, en vez de coger el metro como el día anterior, nos fuimos andando hacia el centro pero parando en los lugares que habíamos escogido.

La primera parada fue el Siegestor, la Puerta de la Victoria, cuya inspiración fue el arco de Constantino de Roma. Fue construido en honor al ejército bávaro que derrotó a Napoleón. Durante la II Guerra Mundial resultó gravemente dañado y se convirtió en un monumento a la paz. Su inscripción lo dice todo: "Dedicado a la victoria, destruido por la guerra, exhortando a la paz".

Muy cerca del Siegestor nos encontramos con una de las entradas del gran Englischer Garten, el Jardín Inglés.

Aparte de una gran extensión de campo y senderos, podemos encontrarnos un pequeño templo griego, el Monopteros, una casa de té (Japanisches Teehaus) y una torre china (Chinesicher Turm). Al lado de esta última edificación, se encuentra la cervecería al aire libre más antigua de Munich.



Otra de las grandes atracciones del Jardín Inglés es la ola. En el extremo sur del parque, en la Prinzregententrasse, nos encontramos con la ola artificial del Eisbach, tomada por varios surferos.

Continuamos hacia los jardines de Hofgarten, con su templo dedicado a Diana, y de allí a la Odeonsplatz, que marca el inicio del barrio del Maxvorstadt.
Muy cerca, nos encontramos la impresionante Residenz, aunque nosotros no hicimos la visita interior por falta de tiempo. Es el palacio donde la familia real Wittelsbach vivió entre 1385 y 1918.


Después de un buen rato, nos encontramos en la plaza central de la ciudad, la Marientplatz, con el antiguo y nuevo ayuntamiento (Altes y Neus Rathaus) y la iglesia de St. Peterskirche, desde donde obtendrás la mejores vistas de la ciudad después de subir sus 306 escalones.
 Es la iglesia más antigua de la ciudad y la torre, de 92 metros, es conocida como Alter Peter (viejo Pedro)





Tras recuperar fuerzas en un restaurante cercano en donde disfrutamos, una vez más, de la cerveza alemana y de un estupendo Apfelstrudel nos dirigimos hacia el Dom, la catedral de Nuestra Señora, Frauenkirche. Fue construida entre 1468 y 1488. Es la iglesia más alta de la ciudad, con sus dos torres gemelas de 99 metros.

Una curiosidad sobre esta iglesia es que ella se encuentra La pisada del diablo (según la leyenda el diablo la dejó cuando curioseaba mofándose de la iglesia sin ventanas que Halsbach había construido. Según otra versión de la leyenda el diablo hizo un trato con el constructor para que no hubiera ventanas en la iglesia. Pero el demonio fue engañado por el inteligente constructor, que dispuso las columnas de manera que no se viera ninguna ventana desde cierto lugar a la entrada del templo. Cuando el demonio descubrió que había sido engañado la iglesia ya había sido consagrada. Pero dejó la pisada a la entrada donde estuvo - Wikipedia)

La Karlsplatz y la Karlstor medieval constituyen una de las entradas al Altstadt (casco histórico). En ella, en invierno, podrás usar la pista de patinaje que ponen para la ocasión.
Nuestro recorrido por Munich estaba llegando a su fin y lo haría en la Köninsplatz. La inspiración de esta plaza proviene de la Acrópolis de Atenas. Está presidida por un prolpileo de columnas dóricas y dos museos con forma de templo. Los nazis añadieron unos cuantos edificios más y la utilizaron para sus desfiles.



A la mañana siguiente partíamos hacia nuestra pequeña ruta por Baviera, pero antes teníamos una visita obligada a media hora de Munich, el campo de concentración de Dachau.

Dachau fue el primer campo de concentración construido por los nazis en 1933. Se cree que en él murieron alrededor de 43000 personas. La entrada es gratis pero os recomendamos que alquiléis una audioguía que os ayude a entender mejor el lugar.
Nada más entrar nos encontramos esta inscripción: Arbeit macht frei (El trabajo libera). Como curiosidad, contaros que a la semana siguiente de haber estado allí, esta inscripción desapareció. Desconozco si ha sigo encontrada ya por las autoridades competentes.

Este monumento, situado en la plaza central en donde se pasaba revista a los prisioneros contiene la inscripción "Nunca más" en inglés, francés, yidis, alemán y ruso.
La visita al museo es sobrecogedora, al igual que los barracones, con sus baños, literas..., por no hablar del crematorio y la cámara de gas, camuflada como ducha.








Es una visita dura. Nada más entrar y ver las dimensiones del recinto e imaginártelo lleno de prisioneros se te encoje el alma. Necesité unos minutos para serenarme y no ponerme a llorar pensando en el sufrimiento de todos aquellos hombres. La situación empeoró cuando entramos en la cámara de gas. Cuesta imaginarse que pueda haber tanta maldad en el mundo. Allí sí que no pude contener la emoción y las lágrimas empezaron a brotar. Tuve que salir de allí corriendo, pero aún así os recomiendo la visita. Es un recordatorio de algo horrible que jamás puede volver a ocurrir.

Más artículos de Alemania:

Alemania Norte en 12 días

Valle del Rin y del Mosela

Baviera y Selva Negra