Tras nuestros encuentros con Eva y Diego de Una idea, un viaje y María y Rubén de Callejeando por el mundo, teníamos claro que haríamos alguna escapadita conjunta y la primera y última, de momento, la hicimos a mediados de noviembre. Los lugares escogidos fueron Las Médulas, Ponferrada y el Valle del Silencio, en la comarca del Bierzo, en León.
El equipo del #BierzoTrip casi al completo

Perrito, el tercer miembro de Una idea, un viaje, se portó como un auténtico campeón y se ganó el cariño de todos nosotros

Fue un fin de semana divertido, en el que volvimos a Las Médulas el mismo día que 6 años antes (en el 2007) en el que disfrutamos de la naturaleza, en el que hubo mil y una anécdotas para contar y ser contadas...

Vamos allá con nuestro primer día, en el que realizamos una ruta de senderismo por este"paisaje cultural" que fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997, entre otros reconocimientos.






Qué son Las Médulas? Las Médulas son los restos de un yacimiento de oro y "el resultado de la intervención romana en un territorio a lo largo de dos siglos y de los cambios experimentados en ese territorio hasta la actualidad. Su importancia, sin embargo, va más allá de los monumentales restos de la minería de oro romana, ya que es el producto de los cambios históricos de todo tipo que esa explotación y dominación implicaron".

Por qué fueron tan importantes Las Médulas? Fue la mayor mina de oro a cielo abierto de todo el Imperio Romano. Los canales por los que bajaba el agua son hoy en día son caminos utilizados por los habitantes del pueblo y se cree que el oro obtenido rondaría los 4.700 kg.





Hay varias rutas de senderismo para hacer en la zona y nosotros realizamos una mezcla de todas. Os recomendamos aparcar en el Aula Arqueológica, al principio del pueblo, ya que no encontraréis mucho más espacio para estacionar el coche. Nosotros no entramos (3 €), pero os dejo las coordenadas para que lleguéis sin problemas (42.460985, -6.768093). Continuamos hasta el Centro de Visitantes un poquito más adelante en donde nos entregaron un plano y nos comentaron que podíamos visualizar primero un vídeo explicativo y/o unirnos a una visita guiada consistente en un recorrido circular de 3 km y que dura unas dos horas y en dónde se llegará a La Cuevona y La Encantada. Desechamos esa opción y comenzamos nuestra propia ruta.












Salimos del centro de visitantes y nos dirigimos hacia La Cuevona y La Encantada por el camino que sale cerca del Bar Mari Fé. Desde allí seguimos por la Senda de las Valiñas hasta el cruce con el Camino del Mirador de Orellán. Al lado del mirador, hay una caseta en dónde adquirir las entradas para ver la Galería de Orellán (entre 2 y 3 €). Aquí nos llevamos una sorpresa al día siguiente cuando Diego nos envió las fotos sacadas en el interior y descubrimos a unos murciélagos. Deshicimos unos metros nuestro camino para a través de la Senda Perimetral encontrarnos con la Senda de Reirigo para ver las Médulas de Yeres. Bajamos de nuevo hasta la Senda Perimetral y nuestra última parada antes de terminar la ruta fue el Mirador de Pedrices.

Recomendaros que si váis a pasar el día, podéis parar a comer en el Mirador de Orellán o en la zona recreativa del Campo de Braña, en la Senda Perimetral.

El día no dió para más y es que hay que tener en cuenta que al ser noviembre y llegar allí desde Galicia y Asturias, nos encontramos a las 11 de la mañana y a las 18 ya es de noche. Nos quedó por ver algunas de las lagunas y el lago, pero en otra ocasión será. En la siguiente entrada os hablaremos de Ponferrada y el Valle del Silencio.


No te olvides de seguirnos en las redes sociales!
Bueno, aquí estoy. Casi después de tres meses sin escribir nada nuevo para el blog, aquí me tenéis sentada enfrente de la pantalla, esperando a que las palabras surjan para ser escritas.

Hemos pasado muchas veces por Luarca, pero únicamente hemos parado en dos ocasiones. La primera fue en mayo del 2007, en nuestro primer viaje juntos, así que le guardamos un rinconcito especial en nuestros recuerdos, que abarca también a toda Asturias, por ser tan bonita como es y por ofrecernos siempre buenos momentos para el recuerdo. Antes de seguir, os dejamos el enlace al artículo publicado en el 2009 sobre este pueblo pesquero del noroeste de Asturias, aunque sólo encontrareis alguna fotillo, ya que en aquella época, este blog sólo lo utilizábamos para subir fotos y, como mucho, contar alguna anécdota del viaje en cuestión.

Esta vez, pudimos disfrutar de unos anfitriones de lujo, María y Rubén de Callejeando por el mundo, por lo que nos llevaron a todos los lugares bonitos de la zona y, por primera vez en nuestros viajes, nos dejamos guíar, sin mirar siquiera el "dossier" que llevamos a todas nuestras escapadas y viajes con info de la zona, monumentos, museos....

El primer día hicimos una ruta de senderismo por las Hoces del Esva y vimos atardecer desde uno de los miradores de la ciudad y el segundo día nos llevaron a otros miradores, como el de Cabo Busto (desde el que también se puede hacer una ruta a pie que te lleva por toda la costa luarquesa). 





Después visitamos algunas de las casas de indianos que todavía se conservan, algunas mejor que otras, y pasamos por la casa de la familia de Severo Ochoa.



Por falta de tiempo, no pudimos visitar el Aula del Mar - CEPESMA, considerada como una de las más importantes del mundo y en dónde podemos encontrarnos con varios ejemplares de calamares gigantes.


 En la foto de abajo, podéis ver la Mesa de Mareantes. Parece ser que cuando había mala mar y había discusiones sobre si era bueno o no salir a pescar, se situaban alrededor de una mesa, en la que había una casa y una lancha (cada uno en un extremo). En el lado en el que estaba la casa se colocaban los partidarios de dejar la flota amarrada y en el lado de la lancha los que creían que no corrían peligro saliendo a faenar.
 El cementerio de Luarca nos recordó mucho al de San Amaro, en Coruña, por estar situado tan cerca del mar y servirnos a la vez de mirador excepcional.

 La calle que trascurre a lo largo del todo puerto nos ofrece unas maravillosas vistas, con toda la flota de alegres colores.




Sabíais que Luarca está hermandada con Microsoft Office? Nosotros no, y nos llamó mucho la atención, hasta el punto de hacer la foto friki del cartel.
Y para terminar, una recomendación, probad la sangría de sidra ;-)