Hacía tiempo que no hacíamos una ruta de senderismo y como por unos problemillas médicos no sabíamos si aguantaríamos una más larga, nos decidimos por la PR-G70 "Sendeiro de Laxe a Punta Ínsua", que consta de algo más de 5 km. De esta manera, poníamos a prueba nuestro cuerpecito y aprovechábamos para volver a Laxe y descubrir un lugar cercano, el Monte Neme, del que os hablaremos en próximos artículos.

La ruta es circular en su mayoría, aunque también hay un pequeño tramo lineal. Comienza en la plaza Ramón Juega (43.221516, -9.005504), en las inmediaciones del Paseo Marítimo. Tras cruzar el arco de piedra ya veréis indicaciones de la ruta o, en su caso, del faro.
La primera parada es el Mirador de Ínsua, ahí podréis escoger ir a la izquierda y ver antes de nada la famosa Playa de los Cristales o, como hicimos nosotros, escoger la derecha hacia Punta Ínsua. 


El camino no reviste dificultad excepto una pequeñísima subida con bastante pendiente a través de las rocas, pero vale la pena porque caminamos pegados al mar, disfrutando de las vistas y la brisa marina.



Tras la llegada al faro, no subimos al aparcamiento del asfalto, si no que continuamos a través de los acantilados hasta llegar a la Pedra dos Namorados (una piedra en la que los "amantes" grababan sus nombres y que a mí, particularmente, me parece un horrible gesto hacia la naturaleza) y la Furna do Asno.










Desde allí ya sólo son unos minutos hasta una de las mejores paradas de esta pequeña ruta, la Playa de los Cristales (Praia dos Cristais) (43.226872, -9.009648). A esta famosa y pequeña cala se puede llegar a pie tanto realizando esta ruta como desde el centro de Laxe, ya que son unos pocos metros o incluso en coche, aparcando en el cementerio o en el Miradoiro da Ínsua del que os hablamos un poco más arriba. Y tened en cuenta que no se pueden extraer los cristales que nos encontremos.

El acceso a la Playa de los Cristales se hace a través de unos grandes escalones y de las rocas de la playa, así que tened cuidado con los niños y los mayores, porque un resbalón podría arruinaros el día.
Es un lugar bonito y muy fotogénico, pero no olvidéis que estos cristales fueron arrojados al mar hace años y devueltos a la costa pulidos por la fuerza del mar. Menos mal que ahora empezamos a estar un poco más concienciados con el maltrato a la naturaleza que cometen algunos.

Desde la Playa de los Cristales, la siguiente parada del sendero PR-G70 es la ermita de Santa Rosa. Nosotros llegamos a ella en coche, pero os recomendamos que lo hagáis a pie, ya que no es un camino sin salida y en días con algo de tráfico puede ser un auténtico caos. Lo que hicimos, antes de visitar la ermita fue volver al centro de Laxe para ver más de cerca la preciosa Iglesia de Santa María da Atalaia, llamada así por, como bien habréis supuesto, por su atalaya, construida para vigilar los barcos que se acercaban a la playa o incluso de ballenas.



Tras esto, cogimos el coche y nos acercamos a la ermita de Santa Rosa de Lima que, indudablemente, nos hizo recordar nuestro paso por Lima hace un par de años y concretamente al convento de Santo Domingo en donde se encuentras los restos de Santa Rosa de Lima, San Juan Macías y San Martín de Porres.





Era hora de dejar el centro de Laxe y comer. En esta ocasión decidimos llevarnos unos sandwiches y comer al aire libre. A pesar del frío y de la comida, comer con estas vistas no tiene precio. Este pequeño merendero está cerca del Faro en donde, por cierto, hay un merendero mucho más grande pero también más masificado. Nosotros tuvimos suerte y nos encontramos este a pocos metros y pudimos estar completamente solos.
 


Tras el breve receso para comer, pusimos rumbo a algunos miradores y lugares que no queríamos perdernos, como la Playa y la braña de Soesto (43.212833, -9.019753), por la que además pasa la ruta de senderismo PR-G114, Sendeiro Laxe . Traba, de 8 km sólo ida. Si la deseáis hacer ida y vuelta, para que os hagáis una idea, desde Soesto hay unos 6,2 km a Traba y 2,5 km a Laxe. Nosotros la guardamos en pendiente ahora que, tras unas semanas de movimiento, ya podemos caminar los 16 km sin problemas.


Y la última parada del día fue el Mirador de Monte da Lagoa (43.176797, -9.011206). Cuidado aquí porque los indicadores de la carretera están oxidados y son ilegibles y si lleváis GPS os intentará meter por un camino que no existe. Nosotros lo apagamos y seguimos las indicaciones de Google Maps. Y hasta aquí nuestro día en Laxe. Esperamos haberos resuelto la pregunta de qué ver en Laxe y alrededores 😊


Más artículos sobre Galicia, aquí y en nuestro artículo Qué ver y qué hacer en Galicia. Además, si estáis en Laxe haciendo una ruta por la Costa da Morte, no os perdáis nuestros artículos sobre: Ézaro, Fisterra y Muxía y Vimianzo y Cabana de Bergantiños.

Hoy os hablaremos un poquito de lo qué podéis ver en Noia, al sur de la provincia de A Coruña. También os hablaremos brevemente del Monasterio de Toxosoutos en Lousame (a 10 min de Noia) y de uno de mis castros favoritos, el Castro de Baroña, en Porto do Son (a 25 min del monasterio o a 30 min si os dirigís desde Noia)

QUÉ VER EN NOIA?

Noia es un lugar pequeño pero lleno de encanto, ya que tiene un poco de todo: arquitectura religiosa, civil, turismo industrial, espacios naturales...
Entre los edificios de arquitectura civil cabría destacar la Casa Dacosta, Pazo do Bispoo el Pazo do Tapal y entre la religosa, las iglesias de de Santa María A Nova, San Martiño y San Francisco.

Sin embargo, puede que lo más destacable de Noia sea la antigua fábrica de curtidos Cadarso y el barrio de Chaínza (42.779387, -8.894095). También en el centro nos podemos encontrar con unos molinos restaurados, los Molinos de Pedrachán (42.783346,-8.883134), totalmente restaurados y ganadores de varios premios debido, precisamente, a esta rehabilitación.
Si nos alejamos un poquito del centro, llegamos a la Central hidroeléctrica do Tambre y al Puente Colgante (42.835702, -8.849344), un paraje muy bello y desde el que salen algunas rutas de senderismo y con merenderos para llevarte la comida  y comer con unas vistas incomparables.











SAN XUSTO DE TOXOSOUTOS - LOUSAME

La siguiente parada es el monasterio de Toxosoutos y una pequeña cascada que está casi pegada (42.812744, -8.819606). No es por restarle importancia, pero hoy en día se trata más de una iglesia que de un monasterio, por lo que no esperéis ver algo majestuoso porque hoy en día ya no es así.
En Lousame, y para los que nos gusta el turismo industrial, se encuentran las Minas de San Finx (42.753227, -8.822195), sólo se puede visitar el exterior pero hay posibilidad de visitas guiadas por parte del ayuntamiento para un mínimo de 10 personas.

CASTRO BAROÑA - PORTO DO SON
Y la visita estrella de este día de excursión por Noia y alrededores sería el Castro de Baroña (42.694662, -9.024626). Supongo que su situación, en una playa con gran oleaje a mar abierto es una de las causas de su gran atractivo. Se cree que fue ocupado entre los siglos I.a.c. y el I d.c., poseía dos murallas a su alrededor y se conservan las estructuras de unas 20 edificaciones.


Si os gustan los castros, podéis leer más sobre algunos situados en Galicia, como el Castro de Viladonga, cerca de Lugo o el Castro de Borneiro en Cabana de Bergantiños.

Y si os quedáisteis con ganas de saber qué más se puede hacer o ver en Galicia, no os perdáis nuestro post recopilatorio pinchando AQUÍ MISMO😜